nav
Sábado 03 de Diciembre de 2016

Benjamin Netanyahu: “No vamos a darle un metro cuadrado a los palestinos”

Sin una solución de dos Estados, Kerry afirmó, que Israel se vería obligado a asumir una “posición insostenible de ocupación perpetua, que sería rechazado por la mayoría, y por toda la comunidad internacional”.

  • Israel    
  • 8 dic 2015   

¿Qué sientes con esta noticia?

ISRAEL.- Esta semana los judíos de todo el mundo están celebrando El Janucá, fiesta religiosa que recuerda la victoria contra el poderoso ejército de Antíoco en el año 164 a.C. donde fueron dirigidos por Judas Macabeo (que significa martillo).

En el momento los judíos retomaron y purificaron el templo que había sido profanado por el sacrificio de cerdos. Un nuevo altar fue construido, así como nuevos objetos utilizados en el culto judío.

Esta historia está en el libro de los Macabeos.

Alrededor de esta época del año, pero en 2015, el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu está endureciendo su discurso contra sus antiguos aliados norteamericanos, la Unión Europea y los palestinos.

En primer lugar, él respondió de manera contundente a las medidas propuestas por la Unión Europea para calmar las tensiones en la región. “No habrá transferencia de territorio a los palestinos, ni 40.000 metros cuadrados, o 10.000, o un metro cuadrado”, resaltó Netanyahu la semana pasada.

El Estado judío está experimentando una ola de violencia que lleva más de cien muertes en el lado de los palestinos y 19 israelíes. Está siendo llamada la tercera Intifada (levantamiento popular palestino), o “intifada de cuchillos”, ya que este es el tipo de ataque más común.

Los Estados Unidos, representados por el secretario de Estado, John Kerry, están tratando de resolver el asunto, al mismo tiempo tratando con Netanyahu y el líder palestino Mahmoud Abbas en reuniones constantes.

Ahora, se presenta un conjunto de medidas, entre ellas la exigencia de que Israel entregue algunas áreas de Cisjordania a la jurisdicción palestina. En la práctica esto significa reducir el tamaño de Israel. El objetivo claro, es la regulación de un Estado palestino.

El pasado domingo 6, Kerry instó a ambas partes a regresar a la mesa de negociaciones, lamentando que “el nivel de desconfianza entre ellos nunca fue más profundo”. Agregó que los líderes israelíes no deberían permitir que “la Autoridad Palestina se desintegre”.

Sin una solución de dos Estados, Kerry afirmó, que Israel se vería obligado a asumir una “posición insostenible de ocupación perpetua, que sería rechazado por la mayoría, y por toda la comunidad internacional”.

Kerry llamó a los Estados Unidos a apoyar una solución de dos Estados, esto sería el “pegamento” que mantendría la estrategia global de Washington para Oriente Medio. Los analistas creen que esto es una amenaza velada a Netanyahu, que ha mostrado la proximidad a la Rusia de Putin, que está en contra de los intereses estadounidenses.

La diplomacia de los Estados Unidos, trata de ofrecer una solución diplomática al conflicto de décadas. Sin embargo, el gobierno de Obama está claramente en contra de Israel.

La respuesta de Netanyahu fue casi inmediata. “Israel no es un Estado binacional. Con el fin de tener paz, el otro lado también debe decidir que desea la paz”, respondió el primer ministro a Kerry el pasado domingo (6).