Tribunal suizo falla a favor de que se predique en lugares públicos de Ginebra

La Ciudad de Calvino prohibió las actividades religiosas en las calles en septiembre del 2014 ahora un juzgado condena al consejo que tomó la “decisión desproporcionada”.

  • Evangelismo    
  • 17 abr 2015   

¿Qué sientes con esta noticia?

En septiembre de 2014, la Ciudad de Ginebra había decidido tomar una posición fuerte contra el “proselitismo” y dejó de dar más autorizaciones para actividades religiosas en su suelo público.

“Como consecuencia, los stands cristianos que habían estado en las calles de manera regular durante años para compartir el evangelio, de manera respetuosa pasaron a estar prohibidos”, explicó el Réseau Evangelique Suisse (RES, la francófona Alianza Evangélica de Suiza) en un comunicado.

Los evangélicos fueron “sorprendidos” por la decisión política y por lo que tuvieron que reaccionar. “Varios grupos fueron afectos así que decidieron impugnar esta decisión ante los tribunales. Una primera sentencia fue pronunciada por un tribunal local y condenó a la Ciudad por su decisión desproporcionada”.

Los jueces dijeron que la decisión política del Consejo de la Ciudad de Ginebra se oponía al artículo 15 de la Constitución suiza, la cual garantiza la libertad de religión.

“Una actitud más tolerante hacia la religión” “La Alianza Evangélica de Suiza, que apoya varias de las organizaciones afectadas, se alivia de esta resolución judicial y lo ve como una importante victoria para la libertad de conciencia”, explicó Michael Mutzner portavoz de RES.

Pero la batalla legal aún no ha terminado: “La ciudad de Ginebra todavía puede apelar contra la decisión del tribunal”. Los evangélicos suizos están orando para que el testimonio cristiano público no sea prohibido “en la Ciudad de Calvino”.

Michael Mutzner pidió a otros creyentes europeos a participar: “Gracias por sus oraciones por esta ciudad. Esperamos que se adopte una actitud más tolerante hacia la religión en el futuro y encontremos formas más constructivas para manejar su temor de ver a los grupos extremistas que abusan de esos derechos”.