nav
Sábado 18 de Noviembre de 2017

Gebel instó a uruguayos a definirse: “Dormirán una noche más con las ranas o cambiarán para avanzar”

pastores de diferentes congregaciones, “patearon” hacia el público presente, diecinueve pelotas (balones), que representan a los departamentos (provincias) del Uruguay.

  • Música Cristiana    
  • 12 ene 2006   

¿Qué sientes con esta noticia?

La convocatoria del pasado sábado 7 de enero en el Estadio Centenario de Montevideo, Uruguay, no convocó a multitudes detrás de un partido de fútbol. Por tercer año consecutivo en la primera semana del año, miles de cristianos evangélicos se congregaron bajo la consigna “Unidos por Uruguay, Sí se puede”.

El punto de inflexión de la jornada lo marcó la removedora palabra de Dios a cargo del líder evangelístico juvenil argentino, Dante Gebel, quien, basado en los versículos del Capítulo 8 del Libro de Éxodo, convocó a los uruguayos a reflexionar sobre si continuarán durmiendo una noche más con las ranas, o clamarán a Dios y llevarán a cabo las acciones que permitan el avance personal y del pueblo cristiano en el país.

Gebel interrumpió sus vacaciones para participar por primera vez en dichas jornadas organizadas en el máximo coliseo deportivo. Las cinco etapas que Gebel consideró que son necesarias superar para permitir individualmente y colectivamente el avivamiento en dicho país, son las siguientes: Indecisión; Perfeccionismo, Temor, Enojo, y Pereza. “Hay cinco razones que nos llevan a pasar una noche más con las ranas: Indecisión (Santiago 1:8); Perfeccionismo (Eclesiastés 11:4); Temor (Proverbios 25:25); Enojo (Proverbios 18:9); Pereza.

Por tanto, sostuvo el carismático líder, “todo esto impide que seas ungido y que avances”, y minutos después estimó que “Dios bendice al que entrena y no el que intenta”.

Globos rojos y amarillos, camisetas celestes, identificatorias de la selección nacional de fútbol, y pancartas, conformaron parte del color de esta fiesta en la que se exaltó al Rey de Reyes, se oró por el país, las autoridades, y la iglesia cristiana. De enorme importancia fue uno de los cometidos de la actividad, en donde se juntaron miles de kilos de alimentos destinados al Plan de Emergencia que impulsa el gobierno nacional.

Como hecho peculiar durante el evento, en un escenario y un país con fuerte costumbre futbolística, en forma simbólica, pastores de diferentes congregaciones, “patearon” hacia el público presente, diecinueve pelotas (balones), que representan a los departamentos (provincias) del Uruguay.

Como contrapartida, la persona que recibía la pelota, la congregación a la que pertenecía se comprometía a estar orando y trabajando por dicha zona del país. En tanto, un balón Nº 20 fue dirigido a la multitud, y Dante Gebel fue el encargado de patearlo, y el objetivo era elevar la oración hacia la diáspora uruguaya que en gran número se encuentra en todo el mundo.

Por: Marcelo Márquez
Corresponsal en Uruguay