nav
Viernes 22 de Septiembre de 2017

Justo Lamas: El Argentino más influyente entre los jóvenes de EE.UU

El artista argentino, que hace parte del selecto staff de Grupo CanZion, al punto de considerarlo como una de las figuras de mayor influencia entre los jóvenes que transitan en lo que el “País Gaucho” se conoce como secundaria.

  • Música Cristiana    
  • 18 nov 2008   

¿Qué sientes con esta noticia?

Gracias al trabajo periodístico de Guillermina Ríos Ereñú, se ha dado a conocer el trabajo de este artista argentino, que hace parte del selecto staff de Grupo CanZion, al punto de considerarlo como una de las figuras de mayor influencia entre los jóvenes que transitan en lo que el “País Gaucho” se conoce como secundaria.
Después de haber sido galardonado el mes pasado por la Asociación de Profesores de Lenguas Extranjeras del Estado de Nueva York (NYSAFLT), por ser la persona que mejor ha difundido el mensaje de los idiomas y las culturas por medio de las artes en el ámbito estudiantil de ese estado norteamericano, los medios de su nación, han dado un lugar especial para la obra social de este cantautor gaucho, radicado en los Estados Unidos.


Dado que no es tan convencional que un medio de la corriente principal dedique espacio a lo que sucede en el ámbito cristiano, vale la pena realizar la transcripción de lo que la comunicadora argentina, ha escrito en la líneas de este importante medio…
“Su aspecto, algo aniñado, bordeado por una cabellera rubia y ojos celestes, podría ponerlo en la lista de aspirantes al relanzamiento de los Back Street Boys.

Pero no. Si bien Justo es músico lleva otro compromiso a sus conciertos: La palabra del Cristianismo, la difusión de la cultura argentina y el idioma español y la necesidad, dice, de que los chicos vean que hay caminos alternativos a las drogas y la violencia. Un problema grave entre los norteamericanos.
Lamas nació en Quilmes y está radicado en los Estados Unidos desde 1996. Aquí muy pocos saben de él, pero en el país que ahora gobierna George Bush está considerado como uno de los latinos con mayor influencia en los jóvenes de ese país. La semana pasada, sin ir más lejos, la Asociación de Lenguas Extranjeras de Nueva York lo premió por las tareas realizadas en distintos establecimientos educativos difundiendo su idioma y la cultura de su origen a través de las artes.
Ignoto para cualquier hijo de vecino, Lamas ya realizó más de mil conciertos en las escuelas de todo los EE.UU. y da cerca de un centenar de shows por año. Tiene libros de textos que utilizan siete millones de maestros y varios CDs.
Al otro lado del teléfono le juró a Criticadigital que su único objetivo es seguir la utopía de ayudar a los adolescentes sin esperanzas, sin rumbo. Cuenta que él fue uno de esos durante su niñez y que, entre otras cosas salvó a su mamá esquizofrénica de la muerte tras descolgarla de lugar donde se iba a ahorcar.
¿Qué significa para vos este premio?
Es sumamente importante, maravilloso y emocionante. Después de estar 10 años viajando por casi todo el país, por 45 estados, animando a jóvenes americanos a que se transformen a ciudadanos bilingües, a que se animen a conocer otras lenguas y así ampliar sus horizontes, esto es un regalo único. Ellos se preguntan siempre por qué aprender otra lengua si somos potencia y mi trabajo es hacerles ver lo bueno que es saber sobre otras culturas. Que el estado de Nueva York me haya premiado es algo lindo, es como un mimo, es un reconocimiento a tanto trabajo.
¿Quiénes son los que adjudican el premio y qué intenta destacar?
Son maestros asociados que galardonan a todas aquellas personalidades que vean que por su trabajo están realizando algún tipo de aporte a la cultura en adolescentes. Ellos proponen a los postulantes y luego votan.
¿En qué consiste tu aporte a la educación de los jóvenes estadounidenses?
Promuevo el idioma español y nuestra cultura de la Argentina. Llevo mis costumbres y la bandera argentina a cada concierto que doy.
Y estás considerado como uno de los latinos con mayor influencia en los jóvenes de estadounidenses…
Si, es el fruto de mucho trabajo. Es algo que me anima a seguir llevando este mensaje a los jóvenes. Esto es algo que digo siempre le digo a los chicos en mis conciertos: Yo no tuve una vida fácil, no es que estoy acá porque mi papá tuvo plata y me pagó un viaje a los Estados Unidos. Yo vengo de una familia de clase media, con muchos impedimentos. Mi mamá sufría de una esquizofrenia, a los 5 años evité un suicidio de mi mamá que estaba colgada con una soga en su cuello. Era super tímido, tartamudo, con el autoestima por el suelo. Es decir, ante los ojos del mundo parecía el menos indicado para estar parado sobre un escenario tratando de promover sueños y esperanzas. Y esto es lo que quiero transmitir, que realmente uno puede salir de la situación que la vida le jugó. Si uno tiene sueños, estos no tienen fronteras, y te amplían los horizontes.
Justo suspira. Sus 30 años de vida aún no impiden que todavía la tiemble la voz al recordar su infancia. Una infancia protagonizada no solo por una madre enferma y un padre dedicado, sino también por tías que se cansaron de reprocharle su decisión de ser músico en vez de abogado.
Retrógradas, cerradas, envidiosas, quién sabe, lo cierto es que esas tías no supieron ver que frente a ellas se paraba, tímido, un potencial fenómeno, la respuesta a centenares de angustias adolescentes. No vieron que, años más tarde, la cara de su sobrino inundaría remeras que la juventud estadounidense luciría con orgullo.

¿Por qué crees que tu filosofía tuvo tanto impacto entre esta actual generación?

Yo creo que todo el mundo quiere y necesita escuchar un mensaje positivo. Y por eso es que intento poner mi vida como ejemplo. Porque uno puede decir muchas cosas, pero si no sufriste, realmente no podes hablar mucho. En este caso, yo me abro, desnudo mi alma y la intimidad de mi familia, y a ellos no le molesta porque saben que es por una causa. Y la causa es transmitirle a los chicos que uno puede salir adelante. Si yo pude vencer mi timidez, mi tartamudez, si superé haber vivido un intento de suicidio en vivo y en directo y pude salir adelante, el mensaje positivo no se siente tan lejano. En la página web, por ejemplo, está el testimonio de una maestra que cuenta que después de uno de mis conciertos, en su colegio la discriminación disminuyó. Para mí no hay nada más gratificante que enterarme de esas cosas.
¿Es cierto que ya visitaste más de 1.000 escuelas allá?

Si, es cierto. Es una lástima que no hayamos seguido de cerca el conteo, pero son más de mil las que visitamos. Desde el año 1996 vengo realizando estos conciertos que son más de 100 por año, así que rondamos esa cifra.
Dicen que después de tu primer concierto en Nueva York, año tras año son más los jóvenes americanos que deciden tomar el español como segunda lengua, ¿Qué sentís?
El impacto es aún mayor por el boca en boca. Nuestra página web tiene muchas visitas y además una compañía de libros, una de las más importante de los Estados Unidos, me editó un libro de textos en español que ya lo usan más de siete millones de maestros que a su vez tienen 150 alumnos, imaginate entonces cómo se propagó. Creo que es maravilloso que los jóvenes aprendan una segunda lengua, que se abran a la comunidad hispana y no que se sientan invadidos. Y esto va más allá del rédito económico o profesional, yo tengo mis ideales y una causa especial: luchar por los jóvenes. Creo que muchos jóvenes, no sólo de acá y de la Argentina sino de todo el mundo, perdieron la capacidad de soñar. Y eso es tremendo. Los sueños son el motor, la energía. Más que nada se lo quiero transmitir a los jóvenes más necesitados, con condiciones paupérrimas. Si ellos quieren pueden salir adelante, siempre y cuando encuentren sus sueños.
Habla e hipnotiza. Habla y es imposible no escucharlo, no prestarle atención. Tiene un hablar pausado, pacífico pero seguro, convincente. Es que así es él, desde chiquito, cuando enfrentó lo que dictaba el mandato familiar y optó por estudiar canto, expresión corporal y baile. Gracias a ello, en 1993, el representante del cantante Luis Miguel lo eligió para apadrinarlo y lanzarlo a nivel mundial. Justo Lamas encimaba sus primeros ladrillos. Tres años más tarde, el sello BMG Argentina lo contrató para grabar su primer CD “Siempre por Siempre” y pronto llegaron los éxitos, los conciertos, y el reconocimiento.
Como si el destino lo hubiera querido así, una profesora de español escuchó uno de sus CDs y decidió comenzar a enseñar acompañada de ese material. Acto seguido, realizó una colecta general en su colegio y le pagó un pasaje para que viajara a los Estados Unidos e hiciera lo mismo pero, esta vez, allá.
¿Cómo está conformada tu familia y cómo es tu vida cotidiana?
Estoy casado con Evangelina, y tengo dos hijos chiquitos, Camila y Emanuel. Desde el punto de vista laboral, amo mi trabajo. Viajo mucho, por ejemplo ahora estoy armando mi tour “Abriendo Caminos”. Es un trabajo al que le dedico la mayor parte del día, cuando no viajo estoy armando la gira, o preparando los temas, los mensajes. Mi vida diaria es trabajar muchísimo y pasar tiempo con mis hijos y mi esposa.

¿Lo hacés solo o ya formaste algún discípulo?
Trabajo con una compañía, United. Si bien me acompaña mucha gente, quiero incluir más cantantes o motivadores que propaguen conmigo estos ideales.
¿Cómo ves a la juventud estadounidense?
Primero veo mucha soledad. Los padres trabajan todo el día y los chicos se crían solos, justo en una etapa en la que están experimentando, buscándose a sí mismos, intentando pertenecer a un grupo. Básicamente la problemática que veo es la soledad, la depresión.
¿Recordás algún caso en especial?
Sí, el de una chica en un concierto de Pensilvania el anteaño pasado. Yo estaba firmando autógrafos. Cuando ella extiende su brazo, estaba todo cortajeado desde la muñeca al codo, hasta el punto que yo dudé de un suicidio y pensé que algún animal la había arañado. Me quedé paralizado, y eso que viví muchas cosas con otros jóvenes. En ese concierto se me hizo una nube, y me focalicé sólo en esa chica. Me paré, la miré a los ojos y le di un abrazo. A veces una mirada vale más que mil palabras, y puede salvar una vida. Después me puse en contacto con ella, me confesó su intento y juntos intentamos encontrar su misión en la vida.
¿Cómo hacés para tener esa llegada a los adolescentes?
Es poco el tiempo que tengo después de los conciertos. Pero el poco tiempo me quedo hablando con ellos. Hago dos cosas, en el escenario doy un mensaje de 15 minutos, sobre valorar la vida en sí, que todos estamos en la Tierra por algo, y también tengo una casilla de e-mail donde ellos me cuentan sus cosas y busco la vuelta para ayudarlos a resolverlas.
¿Cuándo fue la última vez que estuviste en la Argentina?
En junio. Vengo 3 veces por año. Ahora vuelvo en Diciembre.

¿Y cómo ves a la juventud de acá?
Completamente sin esperanzas. La cuestión de la inestabilidad política se juntó con el descreimiento hacia las autoridades, a una entidad, a un cura, un pastor. Y esto es porque nos han engañado muchas veces. Y si no crees en nada estás como en el aire. A una juventud sin un motivo para vivir la espera un futuro sin rumbo. El tema está en encontrar ese motivo y animarnos.