nav
Domingo 19 de Noviembre de 2017

“Jesus Camp” el polémico documental que muestra la fervorosa vida de 3 niños de familias evangélicas

Un perturbador documental que muestra como los niños del interior de Estados Unidos son adoctrinados por las iglesias evangélicas, no sólo en materia religiosa sino política.

  • Sociedad    
  • 3 oct 2006   

¿Qué sientes con esta noticia?

Jesus Camp tuvo su estreno limitado el 15 de septiembre en varias ciudades, y se irá ampliando cada semana hasta mediados de diciembre.

Estados Unidos vuelve a nacer

El documental comienza con la voz de un locutor de radio sobre imágenes de carreteras y pueblos estadounidenses. Después de un rato le vemos la cara: se trata de Mike Papantonio, un comentarista que critica el modo en que los evangélicos reclutan a los niños en el país, de cómo no se respeta la división entre Iglesia y Estado, tal como la Constitución lo establece y así por el estilo, en apariciones intermitentes.

Del otro lado de la moneda, está Becky Fischer, una pastora evangélica que lleva a niños a un campamento de verano “Kids on Fire Summer Camp”. Niños que hablan como adultos, niños cuyas referencias son casi todas religiosas, niños que salen a la calle a regalar panfletos a la gente, niños que entran en trance cuando los predicadores proclaman a gritos la verdad cristiana.

Parte del discurso de Becky Fischer y otros predicadores va más allá de lo estrictamente religioso, que de por sí parece estar restándole un ingrediente a lo que significa ser niño, forzando una maduración prematura de estas criaturas.

Lo más pasmoso es que les hablan como “soldados de Cristo”, haciendo énfasis en la frase “estamos en guerra”. Claro, una guerra que los fundamentalistas musulmanes están ganando. Un choque de civilizaciones.

Cierto es que declaran que “no somos como ellos, que salen armados o matan inocentes” y educan a sus niños en Palestina, enseñándoles a convertirse en terroristas suicidas. Pero poco les falta para venerar al actual presidente, George W. Bush, quien no es evangélico sino metodista. La implicación es que estos niños están siendo preparados para ocupar el lugar de los soldados que hoy son enviados a Irak y Afganistán, por ejemplo. Una peligrosa intromisión de la religión en la política, sin duda. Por cierto, no tienen ningún problema en admitir que son fundamentalistas. Los fundamentalistas de acá, habría que aclarar.

También hay una entrevista con una madre de familia que decidió educar a sus hijos en casa. La buena señora les enseña a sus hijos que el calentamiento global no existe, sino que es una patraña política. Y por supuesto se denuncia la teoría de la evolución como una herejía. De rato en rato se escuchan informaciones sobre el nombramiento del juez Samuel Alito a la Corte Suprema.

Lo más impresionante es ver a estos niños llorar y temblar en las masivas asambleas, elevando los brazos al cielo y entrando en una especie de éxtasis, en la que hasta parecen hablar distintos idiomas. Para ilustrar la maldad del aborto, los pastores muestran muñequitos de fetos en distintas etapas de desarrollo.

La inevitable confrontación entre Becky Fischer y Mike Papantonio llega al final del documental, con una llamada telefónica de la radio. Pero el final no se cuenta… Jesus Camp fue dirigido por Heidi Ewing y Rachel Grady. Clasificado PG-13, por algunas discusiones sobre temas maduros.

Extraído desde Univisión.com

Univisión