nav
Jueves 23 de Noviembre de 2017

Deberán ofrecer Biblias en hoteles chinos durante las Olimpiadas del 2008

La capital china debe ofrecer la Biblia en los grandes hoteles de Beijing donde los extranjeros van a alojarse durante los Juegos Olímpicos de 2008, dijo un asesor político chino.

  • Sociedad    
  • 12 mar 2007   

¿Qué sientes con esta noticia?

Muchos atletas y turistas extranjeros llegarán a Beijing durante el evento, y la mayoría de ellos tiene creencias religiosas, por lo que la Biblia será necesaria, indicó Liu Bainian, vicepresidente de la Asociación Patriótica Católica de China, en el marco de la presente sesión anual del Comité Nacional de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino (CCPPCh), máximo cuerpo asesor del país.

La sugerencia también ayudará a esclarecer los malentendidos de los extranjeros sobre la política religiosa china, señaló Liu, también miembro del Comité Nacional de la CCPPCh, añadiendo que la Biblia es imprescindible en las habitaciones de hoteles de países extranjeros, especialmente los europeos.

Beijing recibirá entre 500.000 y 550.000 visitantes foráneos durante los 29ª OOJJ, que tiene previsto celebrarse entre el 8 y el 24 de agosto de 2008, según una estimación del buró municipal del turismo.

De acuerdo con las ideas de Liu, las autoridades pueden alentar a los creyentes locales para que prestan sus Biblias temporalmente.

Beijing cuenta actualmente con más de 700 hoteles de diversas estrellas, número que alcanzará los 800 con 130.

000 habitaciones antes de la inauguración de los juegos, según afirmaron las autoridades turísticas locales.

La petición no tardó en ser recogida por la única casa editorial del país autorizada a imprimir el texto bíblico, cuyo subsecretario, Zhang Liwei, mostró su disposición a “responder lo mejor posible a la demanda”.

Dentro de su lavado de cara ante los JJOO, Pekín quiere acabar con las críticas generalizadas sobre la falta de libertad religiosa en el país y no se ha cansado de repetir que este derecho está recogido en la Constitución siembre que no se violen las leyes y que trate de creencias aprobadas por el Gobierno.

El Gobierno comunista de China es conocido por su estricto control de las prácticas religiosas y por permitir la oración y el culto tan sólo en las Iglesias, mezquitas y templos regidos por grupos controlados por las Autoridades.

En su visita a China el año pasado, el relator de la ONU sobre la Tortura, Manfred Nowak, aseguró que fieles de minorías religiosas como cristianos y musulmanes, así como practicantes del movimiento Falung Gong (considerado una secta por Pekín) siguen siendo víctimas de severas sanciones.

Según datos oficiales, en China hay 100 millones de fieles de diversas creencias, más de 100.000 centros de reunión religiosos y unos 300.000 clérigos o monjes de distintos credos.

Agencias