Indígenas guatemaltecos exigen reconocimiento a lugares sagrados mayas

“En Guatemala católicos y evangélicos tienen sus propias iglesias para venerar a su Dios, pero nosotros los mayas no tenemos lugares sagrados”, lamenta el indígena Oxlaj, quien es guía espiritual del actual presidente del país, Álvaro Colom.

  • Sociedad    
  • 12 abr 2010   

¿Qué sientes con esta noticia?

Líderes indígenas guatemaltecos exigen al Congreso la aprobación de una ley que reconozca los lugares sagrados de los mayas y sus ancestros, para responsabilizarse de la conservación, administración y acceso a estos sitios que en su mayoría son destinos turísticos.

Cirilo Pérez Oxlaj, embajador itinerante de los Pueblos Indígenas, cuestionó que tanto los evangélicos como los católicos tienen derecho a adorar a su Dios porqué ellos no pueden poseer un lugar sagrado para venerar a sus dioses.

“En Guatemala católicos y evangélicos tienen sus propias iglesias para venerar a su Dios según sus creencias, pero nosotros los mayas no tenemos lugares sagrados”, lamenta el indígena Oxlaj, quien es guía espiritual del actual presidente del país, Álvaro Colom.

El Congreso guatemalteco tras haber recibido dictamen favorable en comisión, donde los pueblos autóctonos tengan su propio espacio para “darle gracias al Creador por la vida, por el agua, para que no nos falte el sol, el aire y por la madre tierra”, enfatizó Oxlaj quien consideró un insulto a las creencias de los indígenas porque el Gobierno utiliza las ciudades antiguas mayas de para promocionar el turismo.

Al aprobarse la ley no se impediría el libre acceso de los visitantes a los sitios sagrados, pero tendrán que hacerlo con respeto a los antepasados mayas.

El dirigente indígena alegó que la ley está fundamentada en la Constitución Política, en el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo y en la Convención para la Protección del Patrimonio Cultural y Natural.

“El Estado nos ha desconocido, los mayas estamos abandonados, solo se recuerdan de nosotros para las elecciones. Los sitios sagrados están abandonados y han sido saqueadas sus riquezas para ser vendidas en el extranjero”, reveló Oxlaj.

Además, promovería la preservación de los recursos naturales de los pueblos indígenas ante los efectos del cambio climático, aclaró.
Los pueblos nativos representan el 42% de los 13 millones de guatemaltecos. En ellos también está concentrada la pobreza, que afecta al 51% de la población. De aprobarse la ley, también tendrían sus propios lugares sagrados los otros dos pueblos indígenas que conviven en este país: los xincas, en el este, y los garífunas, del Caribe (noreste).

Fuente: AFP