nav
Domingo 04 de Diciembre de 2016

Mayoría de estadounidenses apoyan prohibición del aborto después de 20 semanas de embarazo

Mientras las legislaturas estatales debaten nuevas normas sobre el acceso al aborto, un sondeo recientemente publicado, ha demostrado que la mayoría de los estadounidenses apoyan el aumento de las restricciones sobre el acceso al aborto. Una encuesta de HuffPost / …

  • Sociedad    
  • 15 jul 2013   

¿Qué sientes con esta noticia?

Mientras las legislaturas estatales debaten nuevas normas sobre el acceso al aborto, un sondeo recientemente publicado, ha demostrado que la mayoría de los estadounidenses apoyan el aumento de las restricciones sobre el acceso al aborto.

Una encuesta de HuffPost / YouGov, mostró que el 59 por ciento de los estadounidenses apoya la idea de una ley federal que prohíba abortos después de 20 semanas de embarazo, en comparación con 30 por ciento que se oponen.

La encuesta fue realizada del 27 al 28 de junio con una muestra de 1.000 adultos seleccionados a través de YouGov para representar las características demográficas de la población de Estados Unidos. Emily Swanson y Mark Blumenthal del Huffington Post, escribió acerca de los resultados de la encuesta el jueves, e incluyó otras conclusiones sobre los puntos de vista norteamericanos acerca del aborto.

“Quienes respondieron a la encuesta HuffPost / YouGov dividieron sus opiniones acerca de si el aborto debe normalmente ser legal o ilegal, con un gran número de cae en algún lugar en el centro – un resultado que concuerda con otros estudios”, escribieron Swanson y Blumenthal.

“Diecinueve por ciento dijo que piensa que el aborto debe ser siempre legal, mientras que el 27 por ciento dijo que debería ser legal en general, pero con algunas restricciones.

Otro 17 por ciento dijo que el aborto debe ser siempre ilegal, mientras que el 30 por ciento dijo que debería ser por lo general ilegal, excepto en circunstancias especiales”.

La encuesta influyó

Cabe destacar que el viernes pasado el Senado de Texas aprobó la ley que prohíbe abortar después de las 20 semanas de gestación, la obligación de las clínicas de contar con quirófanos –misma higiene y equipamientos que los hospitales-, la limitación de dónde y cuándo las mujeres pueden tomar pastillas para inducir el aborto –medida que va en contra de la ley federal que ahora permite la venta del medicamento para todas las edades sin receta- y el requerimiento a los doctores de contar con privilegios para utilizar un hospital que esté situado, como mucho, a 40 kilómetros de distancia de la clínica que ofrece el servicio –con el fin de que su licencia sea válida y para casos de emergencia-.

Para los más críticos, esta regulación provocará que la mayoría de los centros sanitarios abortivos de Texas tengan que cerrar -lo que negará el acceso a mucha gente del entorno rural- y “hará que las mujeres busquen segundas vías más peligrosas para llevar a cabo el aborto”.

Solo cinco de las 42 clínicas de interrupción voluntaria del embarazo cumplen las exigencias de la norma aprobada el viernes. Mientras, entre aquellos que respaldaban la ley son muchos los que argumentan que se está defendiendo “el bienestar de la mujer”.
Los representantes demócratas intentaron incluir varias cláusulas en la ley (por ejemplo para que se tuviera en cuenta los casos de violación e incesto y la mujer pudiera abortar pasadas las 20 semanas), pero los republicanos las rechazaron.

En EE UU, unas 15 mujeres de cada 1.000 irrumpen el embarazo al año. Una de cada tres se someterá a un aborto antes de cumplir los 45 años, según datos del Centro de Prevención y Control de Enfermedades.

Texas se convierte así el séptimo Estado en aprobar una ley de aborto restrictiva en Estados Unidos. Lo acompañan en la lucha en contra de la interrupción del embarazo Misisipi, Ohio, Oklahoma, Kansas, Wisconsin y Arizona.

Traducido y adaptado por NoticiaCristiana.com con información de El País.