Policía dice que Dios lo usó para salvar la vida de un niño

“Yo no iba a renunciar a ese niño”, dijo Shurtliff. “Miré a su madre y le pregunté:”? ¿Usted cree en Dios, en Jesús y su Salvador?, le preguntó el policía a lo que la madre contestó con un: “Sí, yo creo”.

  • Sociedad    
  • 17 ago 2016   

¿Qué sientes con esta noticia?

CALIFORNIA, EE.UU.- Un oficial de policía de la ciudad de Clovis, California (EE.UU.), informó que fue usado por Dios para salvar la vida de un niño que acababa de sufrir un ahogamiento ocurrido la semana pasada.

Curtis Shurtliff estaba disfrutando de un viaje familiar con un campamento en Dinkey Creek en el Condado de Fresno, California. Incluso al estar fuera de servicio, él no dudó en utilizar su formación y conocimientos para salvar la vida de este niño.

Él oyó gritos cerca de su campamento, y cuando llegó para ver de dónde provenían los gritos pudo comprobar lo que estaba pasando, pue vio a un niño de cinco años de edad que acababa de ser sacado del agua.

Shurtliff y familia del niño, se dieron cuenta que el pequeño no respiraba. “Le tomé el pulso. No había ninguno”, dijo Shurtliff al sitio ‘KMPH’. “Revisé las pupilas del niño. Estaban fijas y dilatadas”.

Shurtliff, que es un ex paramédico y veterano de la marina de guerra, llevó a cabo los procedimientos de primeros auxilios durante 30 minutos, pero no estaba funcionando. Fue en ese momento cuando le preguntó a la madre del niño sobre su fe.

“Yo no iba a renunciar a ese niño”, dijo Shurtliff. “Miré a su madre y le pregunté:”? ¿Usted cree en Dios, en Jesús y su Salvador?, le preguntó el policía a lo que la madre contestó con un: “Sí, yo creo”.

Ellos decidieron que lo mejor que podían hacer por el niño era orar por él. Después de las oraciones, el niño comenzó a mostrar los primeros signos de vida. “Tan pronto como terminaron, le dije, ‘En el nombre de Jesús oro’ y empecé a sentir el pulso”, dijo Shurtliff.

Cuando los equipos de emergencia, finalmente, llegaron al campamento, el niño ya estaba respirando de nuevo. El niño fue llevado al hospital. Shurtliff visitó al niño, el fin de semana, pero no hay detalles sobre su condición física actualmente.

La familia expresó su agradecimiento por la ayuda de Shurtliff, pero dijo que Dios es digno de toda la gratitud y gloria. “Yo no he escrito este libro. Fue Dios quien lo hizo. Ni siquiera estábamos pensando en ir por allí”, dijo el oficial.