nav
Miércoles 20 de Septiembre de 2017

Hombre muere por sobredosis de medicamentos pero resucita tras oración de sus padres

“Estoy convencido de que me maté y Jesús me resucitó, a través de las oraciones y profecías liberadas por mis padres”, dijo Brandon.

  • Sociedad    
  • 5 sep 2017   

¿Qué sientes con esta noticia?

EE.UU.- Después de pasar días tomando 30 píldoras de oxicodona, un potente remedio con efecto analgésico, Brandon Henderson percibió que sus piernas estaban dormidas y su cuerpo estaba azulado. En ese momento, experimentó una sobredosis que estuvo a punto de destruir su vida.

“Estoy convencido de que me maté y Jesús me resucitó, a través de las oraciones y profecías liberadas por mis padres”, dijo Brandon al sitio Charisma News.

Hijo de pastores, Brandon fue criado en la iglesia y creció aprendiendo las verdades del Evangelio. Sin embargo, pasó a consumir marihuana en la adolescencia y complementó su vicio en 2008 con algunos analgésicos, prescritos por el médico para aliviar un dolor de espalda.

Después de dejar la casa de sus padres, Brandon se mudó a Miami, Estados Unidos, y construyó estante de medicamentos en su casa. Cuando el convenio de medicamentos se agotaba, consumía heroína, porque era más barato y fácil de encontrar en las calles.

Un día, bajo el efecto de drogas, Brandou clamó a Dios, pero sintió que el Señor estaba distante. Después de inyectarse más una dosis de heroína, el joven llamó a su padre.

“Mi padre dijo: ‘Usted va a vivir y no va a morir.

“Usted se pone de pie y declara las obras del Señor”, recuerda Brandon. “Él me llamaba y me llamaba ‘hombre de Dios’. Yo pensaba: ‘Sólo puedes estar jugando conmigo. ¿Sabes lo que ya he hecho? Pero mi corazón ansiaba ser lo que mi padre decía”.

Brandon cree que estas palabras proféticas salvaron su vida el día en que él colapsó por la sobredosis y vio la muerte de cerca. “Después de reconocer mi vicio, pasé por una fase de curación interior y percibí que Dios estaba allí, dándome fuerzas para continuar. Incluso en mi peor momento, incluso cuando yo cuestionaba a Dios, Él me oyó”, cuenta.

Vicio sutil

El joven cree que hay muchos adictos a las medicinas y sentados en los bancos de las iglesias, sin siquiera saberlo. “Porque el vicio en opiáceos – analgésicos narcóticos- es tan fuerte, que ellos se han formulado para tornarnos dependientes de ellos. La gente se vuelve adicta sin querer”, dijo Brandon.

Según el pastor Lesa Henderson, la epidemia de adictos a los medicamentos revela un movimiento espiritual. “Es brujería. Sabemos que la palabra ‘farmacia’ viene de la palabra griega ‘pharmakeia’, que significa ‘brujería’. Sabemos que la brujería es un estado que altera la mente, así como la droga “, evalúa.

Hace cinco años que Brandon fue libre de la adicción y  ahora dirige el ministerio de sanación interior y adoración en la iglesia de sus padres. “Hay esperanza para aquellos que no tienen esperanza. Yo creía que nunca sería nadie, pero buscando a Dios y tomando la decisión correcta, viví la restauración y experimenté su fidelidad.

[ Fuente: Charisma News ]