nav
Viernes 24 de Noviembre de 2017

Anciana de 77 años durante 15 años ahorró dinero para poder lapidar a Satanás en La Meca

Aisha gastó todos sus ahorros para realizar el hadj, uno de los cinco pilares del islam que todo fiel debe cumplir al menos una vez en la vida, si tiene los medios necesarios para ello.

  • Cultura    
  • 29 oct 2012   

¿Qué sientes con esta noticia?

Arabia Saudí.- Aisha Mohamad, una afgana de 77 años, ahorro dinero durante 15 años para participar en un ritual conocido como “La Lapidación de Satanás” que marca el fin del peregrinaje (hadj) en el valle de Mina, cerca de La Meca (Arabia Saudí).

“Desde mi infancia soñé con subir al Monte Arafat”, dice Aisha donde se reagrupan los fieles. Como muchos peregrinos, Aisha gastó todos sus ahorros para realizar el hadj, uno de los cinco pilares del islam que todo fiel debe cumplir al menos una vez en la vida, si tiene los medios necesarios para ello.

“El viaje me costó todo el dinero que tenía”, dice ella. “Ahorré durante más de 15 años y finalmente vendí todas mis joyas para venir aquí”.

Este ritual se realizó el fin de semana (sábado 27) donde más de tres millones de fieles musulmanes de 189 nacionalidades lapidaban tres estelas que simbolizan a Satán cerca de La Meca, los peregrinos gritaban: “Alá Akbar” (Alá es el más grande) y tirando piedras contra ellas.
El ritual simboliza la lapidación que Abraham hizo de los tres lugares en los que el diablo se le habría aparecido, según la tradición, para intentar disuadirle de que ofreciera a su hijo Isaac a Dios como sacrificio.

Después del ritual, los fieles deben volver a La Meca para rodear una última vez la Kaaba, una construcción en forma de cubo situada en el centro de la Gran Mezquita, antes de comenzar a deambular entre Safa y Marwa.

Según cifras oficiales, 3,16 millones de peregrinos, de los cuales más de 2,7 millones proceden del extranjero, cumplen este año con este peregrinaje, que supone la mayor reunión humana.

Sin embargo, algunos rezaban en voz alta y otros hacían fotos con sus teléfonos móviles, lo que irritó a las fuerzas de seguridad desplegadas en el lugar para garantizar el desarrollo de este rito dentro de la calma. “¿Cómo podéis al mismo tiempo lapidar a Satán y hacer fotos?”, repetían los miembros de las fuerzas de seguridad a través de los megáfonos.

Abdalah Jad, es otro egipcio de 63 años, que también ahorró durante cuatro años para poder realizar el peregrinaje, pero el agente de viaje que organizó su desplazamiento le exigió pagar por adelantado y resultó ser un estafador.

“Pagué 4.000 dólares y me aseguraron que todo estaría listo a mi llegada, el alojamiento, el transporte… Pero descubrí que fui víctima de una estafa. Duermo en la Gran Mezquita y casi no tengo qué comer”, dice con la voz temblorosa antes de desaparecer entre la marea de peregrinos.

En total, según las autoridades, unos 168.000 agentes de policía y de la defensa civil fueron movilizados en los Lugares Santos para garantizar el buen desarrollo del hadj que finalizó ayer domingo 28. “El hadj se desarrolla de forma normal y de buena manera”, según ha declarado el portavoz del ministerio del Interior, Mansur al-Turki, a la agencia AFP.

Fuente: AFP