nav
Viernes 02 de Diciembre de 2016

Padres pierden custodia de sus hijos por enseñarles el cristianismo

A pesar de que no existe ninguna evidencia que respalde los supuestos abusos, los padres perdieron su apelación en el tribunal regional.

  • Familia    
  • 7 dic 2015   

¿Qué sientes con esta noticia?

NORUEGA.- Una controversia en Noruega está llamando la atención por lo inusual que es. El matrimonio formado por el rumano Marius Bodnariu, y la noruega Ruth, quienes tienen cinco hijos, tres niños y dos niñas. Una de ellas es aún un bebé de pecho. Sin embargo, debido a una denuncia interpuesta en el servicio social del país este le quitó a los padres la custodia de sus hijos, alegando que era por “la radicalización y el adoctrinamiento cristiano”.

El 16 de noviembre, llegaron a la escuela los asistentes sociales y tomaron bajo custodia a los dos hijos mayores sin el conocimiento de sus padres. Luego estos llegaron con policías a la casa de la familia y se llevaron a los otros dos. Sólo le dejaron el bebé. Al día siguiente, después de haber intentado, sin éxito, resolver la situación en la estación de la policía local, la pareja se vio obligada a desistir.

Sin embargo, una petición en línea está pidiendo el regreso de los niños con sus padres, más de 29.000 personas han firmado la petición. El caso llamó la atención porque Europa está siendo testigo de diferentes protestas de personas que no quieren inmigrantes musulmanes en el país, ya que esto podría conducir a la imposición de reglas jihadistas.

El discurso de la corrección política prevalece, diciendo que se debe respetar las diferencias culturales.

En la página que pide al gobierno devolverle los niños a sus padres, el hermano de Marius es el pastor de la iglesia pentecostal a la que pertenece la familia. El texto de la petición dice: “Ellos son una familia cristiana normal. ¡Tratan de criar a sus hijos en el conocimiento de Dios! ¡No hay ningún tipo de abuso documentado en esta familia!”.

La parte final pide a los cristianos orar por la situación, ya que son acusaciones sin fundamento. Al parecer, los niños recibieron una formación rígida, aprendiendo sobre el pecado y el castigo divino. Es posible que esto llegara al conocimiento de la escuela donde estudian los niños mayores. Una denuncia fue hecha, con sospecha de abuso, una vez que ellos eran corregidos por sus padres. Sin embargo, a pesar de que no existe ninguna evidencia que respalde los supuestos abusos, los padres perdieron su apelación en el tribunal regional.

En su defensa, Marius y Ruth afirman que todos sus hijos tienen un buen rendimiento académico y entienden que ellos enseñan valores. Por ahora, la pareja sólo puede visitar a su hijo de tres meses de edad, dos veces a la semana durante dos horas, así como a sus hijos. Por ahora, no tendrá acceso a sus hijas, que fueron colocados en un lugar diferente de sus hermanos.