Más de 30 mil evangélicos y católicos marchan contra despenalización del aborto en Bolivia

“Aborto es el crimen más cruel de los seres humanos, lo que hace que sea un crimen, es porque es la muerte de un ser indefenso”, dijo Ruth Montaño, portavoz de la Comisión para la Familia de la Iglesia Evangélica de Bolivia.

  • Iglesia/Estado    
  • 3 sep 2013   

¿Qué sientes con esta noticia?

Miles de evangélicos y católicos, salieron a las calles de Cochabamba, Bolivia a principios de esta semana, en solidaridad contra la posible despenalización del aborto, por lo que es la marcha de la mayor manifestación pro-vida de la nación sudamericana.

La comunidad cristiana marchó contra las últimas llamadas realizadas por el tribunal constitucional de las leyes de aborto en el país, afirmando que les permitiría a las mujeres bolivianas abortar y que no habría más sanciones penales al respecto.

“Aborto es el crimen más cruel de los seres humanos, lo que hace que sea un crimen, es porque es la muerte de un ser indefenso”, dijo Ruth Montaño, portavoz de la Comisión para la Familia de la Iglesia Evangélica de Bolivia.

En Bolivia, el aborto es un delito, salvo en casos de violación, incesto y cuando la vida de la madre está en riesgo y solo se puede realizar sólo con el permiso de un juez.

Según los organizadores de la manifestación, la marcha también tiene como objetivo crear conciencia sobre las leyes a favor del aborto en otros países que están “establecidos para el control de la población”, con la esperanza de que Bolivia pueda permanecer conservadora y no seguir los mismos pasos.

En el 2011, alrededor de 67.000 abortos ilegales e inseguros se han realizado en Bolivia, según el Ministerio de Salud de Bolivia. Estos embarazos fueron a causa de la violación en la mayoría de los casos, lo que se ha convertido una epidemia en Bolivia.

En la actualidad, el país tiene la segunda tasa más alta de violencia sexual en América Latina, después de Haití y de acuerdo con Marie Stopes International, una organización sin ánimo de lucro especializada en el campo de la salud sexual y reproductiva, siete de cada 10 mujeres bolivianas son víctimas de la violencia sexual, y la mayoría de los crímenes cometidos por un hombre miembro de la familia.

Miguel Manzanera, un vicario judicial de la Arquidiócesis de Cochabamba, dijo que la Iglesia Católica, tiene como objetivo ayudar a las víctimas de violación, no ser “tentados a pensar que el aborto va a resolver el problema”, señalando que tienen opciones y apoyo dentro de los grupos y recursos que pueden proporcionar de apoyo psicológico y moral.

La marcha en Cochabamba fue una de muchas marchas que han sucedido en varias ciudades en los últimos días.

Christopher Bialasik, obispo de la Diócesis de Oruro, dijo: “Esta marcha es para los grupos que promueven la cultura de la muerte que pueden cambiar su actitud, para que todos podamos proteger la vida de cada ser humano en Bolivia”.

Traducido y adaptado por NoticiaCristiana.com de Christian Post