nav
Miércoles 13 de Diciembre de 2017

Prohíben a anciano leer su Biblia en una acera pública en Estados Unidos

Paul Johnson fue impedido por la policía de leer su Biblia y afirmó estar sorprendido por la acción de las autoridades.

  • Iglesia/Estado    
  • 17 nov 2017   

¿Qué sientes con esta noticia?

EE.UU.- Un hombre en Tennessee (EEUU) fue impedido de leer su Biblia en una acera pública debido a un orden de la ciudad. Paul Johnson, que está siendo apoyado por el First Liberty Institute y el Center for Religious Expression, argumentó que la reglamentación viola sus derechos de libertad religiosa.

CBN News informa que las entidades que están dando soporte a Paul enviaron una carta a las autoridades de la ciudad de Sweetwater, Tennessee.

El propio anciano expresó sus pensamientos sobre la situación: “Me sorprendió que una ciudad tenía una ley que prohibía a cualquiera de leer la Biblia en una acera pública, por no tener el permiso de la ciudad”, lo colocó.

“Todo lo que quiero hacer es contar a la gente sobre el amor de Jesús leyendo mi Biblia, pero me preocupó el riesgo de ser arrestado por hacer eso”, subrayó. La carta enviada a los funcionarios de la ciudad solicita que la orden sea revocada porque es “excesiva e inconstitucional”, además de “desactualizada”.

“Porque no puede entrar en el campo misionero e ir por el mundo para predicar el Evangelio, Paul lo hace en cualquier lugar que sea cercano donde vive”, dijo Chelsey Youman, consejera de First Liberty, en una entrevista con CBN News.

La carta también informa a los funcionarios de la ciudad de que Johnson intentó obtener una autorización para predicar y leer la Biblia en público, pero su pedido le fue negado. La carta concluye exigiendo que Johnson se le conceda el permiso “para compartir pacíficamente sus creencias religiosas en eventos futuros sin imponer el requisito de permiso inconstitucional”.

Chelsey Youman dijo que en agosto, Paul quería compartir el Evangelio. “Pero cuando llegó y estaba en una acera pública, donde realmente no incomodaba a nadie, la policía apareció y dijo que él no tenía permiso para expresar cualquier opinión, además de sus puntos de vista”.

“Entonces, después de eso, él fue a buscar una licencia de la oficina de la ciudad, y ellos se la negaron”, continuó. “Entonces, esencialmente, la ciudad de Sweetwater, Tennessee, prohíbe toda expresión pública en cualquiera de sus aceras, lo que es inconstitucional”. La carta de demanda afirma que Johnson decidió obtener ese permiso para hablar en un festival, que se celebraría un mes después.

[ Fuente: CBN News ]