Evangélicos piden a Corte Constitucional de Colombia no avalar matrimonio gay

El concejal de la Familia y el presidente de CEDECOL, pastor Édgar Castaño, le solicitaron a la Corte Constitucional que no avale como matrimonio la unión homosexual y que respete el artículo 42 de la Constitución, por cuanto el matrimonio está constituido por un hombre y una mujer, únicamente.

  • Moralidad    
  • 28 jul 2015   

¿Qué sientes con esta noticia?

La Sala Plena de la Corte Constitucional llevará a cabo este jueves 30 de julio la audiencia pública sobre matrimonio entre parejas del mismo sexo. Con ocasión de este debate, el concejal de Bogotá Marco Fidel Ramírez y CEDECOL (Confederación Consejo Evangélico de Colombia) radicaron ante dicho tribunal un manifiesto en representación de la cristiandad evangélica del país.

De acuerdo con el manifiesto, “la orientación sexual de las personas es una libre elección que debe ser garantizada, así como también debe ser garantizada la libertad de quienes siguen a Jesucristo, sin ser discriminados, ni tampoco señalados con calificativos peyorativos por declarar la conveniencia del matrimonio heterosexual”.

En este sentido, el concejal Ramírez señala que “los nueve honorables magistrados no han sido elegidos popularmente y por tanto no deben caer en el activismo judicial, afectando a 45 millones de personas con una imposición mediante sentencias que no honran la moral mayoritaria de los colombianos”.

El concejal de la Familia y el presidente de CEDECOL, pastor Édgar Castaño, le solicitaron a la Corte Constitucional que no avale como matrimonio la unión homosexual y que respete el artículo 42 de la Constitución, por cuanto el matrimonio está constituido por un hombre y una mujer, únicamente.

Es decir, que las uniones gays se protocolicen sin recibir la categoría de matrimonio.

Hace un mes la Corte Constitucional le hizo un fuerte llamado de atención al procurador General, Alejandro Ordóñez Maldonado, al advertirle que no puede imponerle su visión sobre el matrimonio homosexual a los jueces y notarios que tienen que definir las solicitudes de matrimonio presentadas por parte de parejas gays, con base en la sentencia C-577 de 2011, que reconoció que una pareja homosexual podía ser considerada una familia.

Así lo hizo en un fallo de 57 páginas, conocido por El Espectador, en el que el alto tribunal le advierte al jefe del Ministerio Público que se “abstenga de imponer por vía general una determinada lectura de la manera en que notarios y jueces deben cumplir con lo ordenado en la sentencia C-577 de 2011, a fin de evitar que se coarte el margen de autonomía que la Constitución y la ley atribuye a estos funcionarios para interpretar y aplicar el derecho”.

Por su parte, la ONG Colombia Diversa, que lucha por los derechos de la comunidad LGBTI, pidió a la Corte Constitucional decidir definitivamente sobre el matrimonio igualitario y la invitó a que siga “el digno ejemplo de la Corte de los Estados Unidos y proteja definitivamente a las familias del mismo sexo”.