Étnia Huichol expulsa a 19 adultos y 11 niños por ser evangélicos

“La primera vez que nos citaron, nos dijeron que si íbamos a regresar a nuestros usos y costumbres; que los pensáramos y nos dieron tres meses para pensarlo”, dice el pastor José de la Cruz.

  • Persecuciones    
  • 15 mar 2016   

¿Qué sientes con esta noticia?

MEXICO.- Tras varios años de constantes amenazas, 19 adultos y 11 niños fueron expulsados de su pequeña comunidad en Jalisco. Estas personas debieron abandonar sus tierras por el simple hecho de ser cristianos.

El origen de la étnia Huichol es incierto. Asentados en el pacífico mexicano, son una de las pocas tribus en Norteamérica que aún viven tal y como lo hacían en tiempos pre-colombinos.

Ellos practican una espiritualidad tradicional que incluye el consumo ritual del peyote, un cactus que posee efectos alucinógenos.

De ésta forma ellos afirman poder comunicarse con sus antepasados.

Tras varios intentos misioneros, el evangelio entró a ésta Tuxpan de Bolaños en 2003. Desde entonces, José de la Cruz y su familia afirmaron su fe en Jesucristo. Sin embargo, en 2008 la intolerancia hacia los cristianos comenzó.

“La primera vez que nos citaron, nos dijeron que si íbamos a regresar a nuestros usos y costumbres; que los pensáramos y nos dieron tres meses para pensarlo”, dice el pastor José de la Cruz.

En esa ocasión la Convención Bautista de Guadalajara en coordinación con la de Estados Unidos, lograron detener la expulsión por medios legales.

En 2012, un nuevo liderazgo se levantó en la región y volvió a intentar expulsar a todo aquel que hubiera cambiado su religión. Tal y como lo explica el abogado defensor del caso, Isaí Torres.

En pocos años, el Cristianismo creció y se requirió de atención externa y la preparación de un pastor. Así lo cuenta el misionero Arturo Rivadeneira. “Cuando llegué aquí, el hermano que ahora es pastor en este lugar, sintió el llamado siendo huichol y ahora le predica a su gente en Huichol. Tenía dos cuartitos de 3×2. Hoy gracias a Dios tenemos una nave de 150 mts donde los hermanos están teniendo ya sus cultos”, relata Rivadeneira.

Con el florecer de una nueva fe, las tradiciones ancestrales se vieron cuestionadas. “Aquí el hombre por lo regular no trabaja, tienen varias mujeres; las mujeres son las que van y trabajan por él. La bigamia aquí es algo natural; tanto en el hombre como en la mujer. Al cambiar éstas cosas que en Dios no es permitido, pues no ha sido fácil. A Dios gracias con el grupo cristiano, tenemos ya matrimonios civiles”, indica Rivadeneira.

Con apoyo de las iglesias extranjeras se construyeron baños, duchas, purificaron agua y abrieron una panadería en el pueblo. La comunidad recibió esto con agrado. Pero estos cambios significaron una amenaza para el liderazgo local.

El 26 de enero de 2016, 18 adultos y 11 niños -todos cristianos- fueron expulsados del pueblo.

Con la intervención del gobierno de Jalisco, los expulsados fueron trasladados al auditorio municipal de la ciudad de Bolaños. Días después se instalaron en los patios de las oficinas humanitarias del gobierno, donde están siendo atendidos por convenciones bautistas de México y Estados Unidos, como lo cuenta el pastor Omar Rodríguez.

Fuente: Mundo Cristiano