nav
Martes 19 de Septiembre de 2017

Repercusiones de un fatal accidente: La tesis del pastor Mario Vega se apoya en un estudio del sistema hidrográfico

La congregación a la cual pertenecían los 31 fallecidos en el río Acelhuate, culpó al Ministerio de Obras Públicas de no prevenir esta tragedia.

  • Policial/Judicial    
  • 10 jul 2008   

¿Qué sientes con esta noticia?

La congregación a la cual pertenecían los 31 fallecidos en el río Acelhuate el pasado 3 de julio culpó al Ministerio de Obras Públicas y a las instituciones que permitieron construcciones por sus afluentes, de no prevenir esta tragedia.

La tesis de Mario Vega, pastor general de la Iglesia Elim, se apoya en el hidrólogo Carlos Montenegro, quien hizo un estudio del sistema hidrográfico del área metropolitana de San Salvador.

Montenegro dice que al arenal de Monserrat, lugar de la tragedia, llega el agua de seis quebradas: El Piro, Merliot, Buenos Aires (por la Universidad Matías Delgado), Sunsita, El Triunfo y San Felipe.

Con las construcciones, disminuye la absorción del agua y aumenta el caudal del río.

El representante de la Iglesia Elim y dos habitantes de la colonia San Antonio criticaron también la falta de un muro sobre la calle a Monserrat precisamente frente donde se desbordó la quebrada. “Mire, la quebrada viene a pegar cabal al muro (de la colonia)… Si hubiera estado un muro (en la ribera del río), no hubiera pasado”, dijo Daysi Pacheco, de 52 años, 42 los ha pasado en la colonia San Antonio.

El pastor explicó que los pasajeros no tuvieron ninguna oportunidad de bajarse del bus porque el nivel del agua subió y el bus flotaba sobre la calle a Monserrat.

“El bus se encuentra una ruta 5, que le dice atrás venía el desbordamiento… se carga al carril izquierdo, retrocede y logra colocar su parte trasera contra un poste. Llega un momento en que el bus flota y sólo el poste lo detiene”, explicó.

Marlene Rodríguez, de 18 años, participó en el intento de rescate. “Les arrebaté otro lazo (a socorristas de la Cruz Verde) y cuando llegué el lazo se había reventado”, dijo.

Vega exculpó al motorista y a los pasajeros de la tragedia. “¿Cómo podemos pedir a María Antonia López, de 83 años, que saliera del bus?, ¿cómo podíamos pedir que salieran a María Antonia Pérez, a Josué e Isabel, de cinco años?”, cuestionó el líder religioso. “Él mismo (ministro) reconoció que no se hicieron obras”, dijo.

El ministro de Obras Públicas, Jorge Nieto, objetó estas críticas y aseguró que las obras de mitigación en la zona de la Málaga han garantizado la seguridad de los habitantes.

“El gobierno hizo lo que correspondía para la seguridad de los habitantes”, afirmó en el noticieron Teledos. Aseguró que el mensaje es que cada ciudadano sea prudente ante fenómenos similares.

Por la mañana, en una rueda de prensa, el titular del MOP no tiene los recursos en este momento para construir un muro o hacer más obras en la zona. “Tendríamos que hacer una solicitud de un refuerzo presupuestario que nos permita reorientar, de otras partidas, los recursos correspondientes”, explicó. El MOP hará un nuevo estudio.

La Fiscalía informó ayer que aún no inicia una investigación que permita indagar quiénes podrían ser los responsables de la muerte de 31 personas por negligencia u otra actitud. Un vocero fiscal afirmó que, por el momento, sólo están acompañando la búsqueda de los fallecidos. Ayer dos habitantes del lugar dijeron que los vecinos hicieron todo lo posible por salvar a los pasajeros. Daysi Pacheco aseguró que un muro habría salvado vidas y Marleni Rodríguez se quejó de ayuda tardía.

El sistema de emergencias 911 recibió llamadas del teléfono de dos pastores de la iglesia Elim, pero la línea sonaba ocupada.

Asimismo, Marlene Rodríguez, habitante de la colonia San Antonio, asegura que socorristas de la Cruz Verde sólo se le quedaron viendo cuando ella les urgía llegar a su vivienda, desde donde se podía salvar el autobús entero. “Sólo se me quedaron viendo, no me hicieron caso y cuando llegaron les arrebaté el lazo”, afirmó.