nav
Miércoles 13 de Diciembre de 2017

Niña que participaba en retiro espiritual para jóvenes evangélicos muere ahogada en una piscina

La comunidad cristiana evangélica de Sáenz Peña, Argentina, fue conmovida por la muerte de una niña de 13 años, nieta de un conocido pastor de la ciudad.

  • Policial/Judicial    
  • 16 feb 2009   

¿Qué sientes con esta noticia?

La comunidad cristiana evangélica de Sáenz Peña fue conmovida por la muerte de una niña de 13 años, nieta de un conocido pastor de la ciudad, en la pileta de una casa quinta ubicada en inmediaciones de la rotonda de las rutas 16 y 95.

Según el médico forense, habría fallecido por asfixia por inmersión el viernes último a la siesta, mientras se bañaba en la pileta sin que nadie se percatara.
La niña, identificada como D.

S.D, era nieta del conocido pastor evangélico Santos Díaz, y participaba de un retiro espiritual para jóvenes.

El informe policial señala que el fallecimiento sucedió cerca de las 15.30 cuando personal del sanatorio Loma Linda comunicó que la chica había sido ingresada sin vida. Momentos antes (aunque sin precisar la hora exacta) habría fallecido por asfixia por inmersión.

Agentes de la seccional Segunda constataron el hecho y determinaron luego su identidad y domicilio.

Participaba de un campamento evangélico

De acuerdo con fuentes vinculadas con la investigación, la niña fue a un retiro espiritual organizado por la Iglesia Evangélica Eben Ezer que se realizaba en la casa quinta de un comerciante del medio que había cedido su predio ubicado a la vera de la ruta nacional 95, gentilmente para la ocasión.

Al parecer, la jovencita fue encontrada sumergida en el fondo de la pileta de natación, de unos 20 metros de largo por ocho de ancho, aproximadamente.

Al advertir la presencia del cuerpo de la adolescente, fue socorrida por otros jóvenes que participaban del campamento y llevada rápidamente al sanatorio ubicado frente de la casa quinta, pero ya nada se pudo hacer para salvarla.
La causa quedó en manos de la fiscal de investigaciones Fanny Zamateo, quien dispuso la entrega del cuerpo sin vida a sus familiares para la ceremonia de sepelio, en medio de muestras de dolor y consternación por el hecho.