Joven satanista mata a su madre tras no soportar escuchar música cristiana

Según vecinos, a las 2:00 de la tarde, comenzó la acalorada discusión entre María Ismelda y su primogénito. “A María le gustaba mucho la música cristiana. Ella colocó un CD con sus canciones y él la desafió con el rock.

  • Policial/Judicial    
  • 18 jul 2011   

¿Qué sientes con esta noticia?

Maracaibo.- Cuatro heridas con la mecha de un potente taladro, una en cada sien, otra en la parte superior de la cabeza y la otra en el cuello (debajo de la barbilla), en forma de una cruz, le realizó Ahzby Mercado Rangel a su madre, publica el diario El Panorama de Venezuela.

Así asesinó a su mamá, María Ismelda Rangel de Mercado (ella era evangélica), de 42 años, en el segundo piso de su residencia, ubicada en el barrio La Vanega, avenida 56 casa 56-100, del sector Sabaneta, en la parroquia Manuel Dagnino de Maracaibo.

El Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) reveló que el crimen, que impresionó al Zulia, ocurrió por una discusión familiar muy trivial: un equipo con música rock, encendido a todo volumen.

El comisario Marcos Vivas, jefe de la delegación Zulia del Cicpc, aseguró, vía telefónica: “Se le contaron varias heridas a la víctima, tres de ellas en la región occipital producidas por un taladro. También presentó cortaduras con arma blanca en el cuerpo, pero un poco más leves. Presumimos que estaba drogado”.

En el sector donde ocurrió la tragedia nadie salía del asombro. La mujer yacía tendida en el suelo, en toda la mitad del patio trasero techado de la vivienda y, cerca del cadáver, estaba el taladro aun destilando sangre, un cuchillo rudimentario partido en el mango y trozos de madera con la que presumen golpeó salvajemente a su madre.

Según vecinos, a las 2:00 de la tarde, comenzó la acalorada discusión entre María Ismelda y su primogénito. “A María le gustaba mucho la música cristiana. Ella colocó un CD con sus canciones y él la desafió con el rock (sonido era de la banda británica Iron Maiden y de la norteamericana Metallica). Ella le pidió a él que le bajara el volumen y así comenzaron a pelear, como por media hora. De pronto, hubo un silencio largo y no se escuchó más nada. Cuando cayó la noche los gritos de la otra hija de María nos indicó que algo había sucedido. Ya estaba muerta. Eran las 8:00 de la noche”, comentaron.

“Se realizó la inspección ocular y se encontró restos de masa encefálica en el taladro y también sangre en el cuchillo y en la madera. Su papá lo único que alcanzó a decir fue que a su hijo se le metió el demonio”, comentó un funcionario policial.

“Nadie se esperaba esto, ellos se veían como una familia muy normal, sin ningún tipo de problemas”, expresaban los habitantes del sector a la prensa escrita, aún incrédulos.

Un allegado a la familia ingresó a la vivienda y notó que en el cuarto de María Ismelda había rastros de sangre y también la Biblia abierta en el salmo 91. Dicen que encontraron un mecate. Presuntamente, el agresor intentó ahorcarse.
“El que habita al abrigo del Altísimo morará bajo la sombra omnipotente (…) Él te librará del lazo cazador, de la peste destructora. Con sus plumas te cubrirá y debajo de sus alas estarás seguro”, reza el texto de las sagradas escrituras.

Ahzby, fue capturado y llevado a los tribunales penales ante la fiscal Nilda Esther Salas ante el Tribunal Séptimo de Control a cargo de José Domingo Martínez. En la audiencia decretaron privativa de libertad. Lo imputaron por homicidio calificado.

Según informa Noticia al Día, nuevas revelaciones surgieron sobre las razones que llevaron al joven venezolano Ahzby (de 22 años), a asesinar a su madre. El muchacho se había sumergido en el mundo de las drogas y comenzó a rodearse de amigos con atracciones hacía el oscuro mundo del satanismo. Sus nuevas amistades lo habrían inducido a practicar extraños ritos bajo estridentes sonidos de rock, dijo un pariente del homicida.

El pasado 4 de julio, mientras sepultaban a María Ismelda en el cementerio La Chinita, reos del retén El Marite intentaron matar a Ahzby, pero lo salvó el personal de seguridad. La furia de los internos surgió después que el joven dijera que había asesinado a su madre por un mandato de Satanás. El detenido luego decía incoherencias y cambiaba de postura como si se tratase de un demente.

Ismelda la describieron como una “mujer bondadosa, amable, cristiana, siempre, junto a esposo también cristiano, que se congregaban en las iglesias evangélicas La Cruz o a Un Solo Jesús”.