nav
Viernes 02 de Diciembre de 2016

Insólito: Madre mata a golpes a su hijo de 7 años por no memorizar el Corán

Sara Ege, de 33 años, era licenciada en matemáticas en la India y según la investigación del caso, sometía a palizas periódicas a su hijo de siete años.

  • Policial/Judicial    
  • 8 ene 2013   

¿Qué sientes con esta noticia?

Cardiff, Reino Unido.- Sara Ege, -de origen indio- fue condenada a cadena perpetua por un juez de Cardiff quien la encontró culpable de asesinar a golpes a su hijo de siete años porque el niño no pudo memorizar los pasajes del Corán.

El marido de Ege y padre del niño fue absuelto de los cargos que enfrentaba de no protegerlo y permitir la muerte del menor.

Sara Ege, mató a su hijo Ege Yaseen, de una brutal paliza y después quemó el cuerpo, según publicó el portal de la BBC quien reveló que la asesina cumplirá un mínimo de 17 años de cárcel por el asesinato cometido en julio de 2010, en Gales, Reino Unido.

La señora Ege, en el transcurso del juicio que ha durado cuatro semanas, se declaró no culpable y acusó a su marido de la muerte del niño.

A los cargos de homicidio se le añadió otro por obstrucción a la justicia del que también fue declarada culpable.

“El día de la muerte de Yaseen, se había quedado en casa para que pudiera dedicarse al estudio del Corán. Estaba memorizando pasajes, pero ese día debe haber fallado en algo y esto fue un detonante de la golpiza”, leyó el juez.

Sara Ege, de 33 años, era licenciada en matemáticas en la India y según la investigación del caso, sometía a palizas periódicas a su hijo de siete años. Tres meses antes de la muerte de Ege Yaseen, ya había sido golpeado con un mortero de madera provocando “una cantidad significativa de dolor”.

“Esta crueldad prolongada culminó en el día de su muerte, en lo que fue un ataque salvaje. Luego prendió fuego a su cuerpo en un intento de evadir la responsabilidad por lo que había hecho.

Al comienzo de la investigación policial se pensaba que el pequeño había fallecido a consecuencia de un incendio, pero las pruebas revelaron que había muerto horas antes del fuego.

Ege Yaseen, había sido inscrito en la mezquita local para convertirse en un experto del islam que memoriza el Corán y la madre lo castigaba para obligarlo a satisfacer sus expectativas.

Sara Ege, fue detenida en las semanas que siguieron a la muerte de su hijo, y ha pasado los dos últimos años y medio internada en un hospital psiquiátrico.

Fuente: Telecinco y AFP