nav
Martes 27 de Junio de 2017

En Ecuador, pastores evangélicos denuncian persecución del Gobierno

Pastores de la Iglesia Evangélica Ecuatoriana denunciaron, una persecución por parte del Gobierno Nacional.

  • Política    
  • 8 abr 2009   

¿Qué sientes con esta noticia?

Pastores de la Iglesia Evangélica Ecuatoriana denunciaron, una persecución por parte del Gobierno Nacional. Sus dirigentes sostienen que el régimen pretende cambiar su figura legal de “templos” a “fundaciones”, para controlar sus recursos y que esto no permite libertad de culto, por lo que consideran que es una medida inconstitucional. Ante esta disposición, exigen al régimen que ratifique esta situación, caso contrario, amenazan con salir a las calles.

Los dirigentes de la Iglesia Evangélica Ecuatoriana temen que el dinero que reciben en calidad de donaciones sea administrado por el Estado. “El Presidente quiere regular al extremo de tener un control absoluto de la Iglesia Cristiana” manifestó; el pastor evangélico, Nelson Zabala.

Aseguran que las figuras legales de los templos “van a ser reemplazadas ahora por nuevas personerías como fundaciones y corporaciones, en tanto, entendemos que el Gobierno quiere tener injerencia” expresó Francisco Loor.

Como podríamos hacer declaraciones de un 5 por ciento a las leyes del SRI? cuestiono
Jacqueline Salas, pastora evangélica.

Además, indican que con esta resolución no habrá libertad de culto.

“Vamos hacer los respectivos reclamos a los organismos internacionales de la violación a los derechos de la Iglesia en nuestra nación” advirtió el pastor Loor. Ante ello, piden ratificaciones por parte del régimen, reportó Gama TV.

“Si esto en junio no se hace algo, ya esto sigue adelante; nosotros no vamos a pedir una prorroga, nosotros lo que estamos declarando es que esto es inconstitucional” expreso; Zavala.

“Nos hemos organizado a nivel nacional para empezar, en los próximos días, una movilización” expresó Salas. Finalmente, los pastores evangélicos aseguraron que tomaran las medidas anunciadas, en caso de no ser escuchados por el Gobierno.