Zapatero citó pasajes de la Biblia y a don Quijote de la Mancha en Desayuno Anual de Oración

En su intervención el Presidente Zapatero llamó a mantener la libertad, el derecho moral, el amor y la paz, citó la Biblia y a Don Quijote de la Mancha.

  • Política    
  • 4 feb 2010   

¿Qué sientes con esta noticia?

El día de hoy, 04 de febrero ha sido una fecha esperada por varias semanas por la controversia generada por saber si el presidente de España asistiría al Desayuno Anual de Oración con el presidente Obama. El presidente Zapatero, es el primer español que interviene como invitado extranjero en este acto.

Se hace difícil pensar o imaginar que el presidente Zapatero termine un discurso didiendo “Dios bendiga a España”, o que en las Cortes arrancasen cada una de las sesiones parlamentarias con la bendición de un capellán rotativo entre diferentes credos, o que las citas de la Biblia formasen parte de los alardes retóricos de un ganador candidato a la presidencia más bien de izquierdas, o que durante el descanso de la final más reñida de la Liga apareciese un anuncio contra el aborto protagonizado por un famoso jugador de fútbol y su madre.

Zapatero ha realizado su intervención dirigiéndose en español al presidente norteamericano, a los crongresistas, y a un foro con un total de 3.500 personas, haciendo sobresalir en su corto discurso la tolerancia y convivencia entre religiones, la creación de empleo, el pago justo al jornalero por su trabajo, y dio lectura a un pasaje de Deuteronomio 24, “No explotarás al jornalero pobre y necesitado, ya sea uno de tus compatriotas o un extranjero que vive en alguna de las ciudades de tu país.

Págale su jornal ese mismo día antes de que se ponga el sol porque está necesitado y su vida depende de su jornal”, su intervención parece haber sido redactada por el mismo presidente. Para concluir su intervención, realizó una cita del Quijote, “La libertad es el mayor don que los cielos han dado a los hombres” y deseando todo lo mejor tanto para los Estados Unidos como para todos los pueblos de la tierra.

Su plegaria en este desayuno fue elevada pidiendo por el derecho total de autonomía moral, libertad en el camino de cada uno por buscar su verdad y en el amor.