nav
Domingo 24 de Septiembre de 2017

La secta “Niños de Dios” mantiene su actividad en España a través de grupos de apariencia cristiana

Recibe ayudas económicas de importantes empresas y difunden sus «materiales didácticos» en librerías y colegios católicos

  • Sectas    
  • 13 mar 2006   

¿Qué sientes con esta noticia?

La ideología de la secta Niños de Dios (NDD) sigue presente en España a través de supuestos grupos misioneros, tal y como demuestra la investigación realizada por LA RAZÓN, confirmada por los expertos en este campo Mercedes Montenegro, madre de una adepta, y José María Baamonde, psicólogo y profesor universitario.

Esta apariencia cristiana les permite contar con ayudas de empresas, desconocedoras del verdadero destino de sus donativos, e incluso difundir sus materiales en colegios y librerías católicas.

Según advierte Montenegro, los NDD (que en 1978 cambiaron su nombre por el de La Familia del Amor, simplificado más tarde en La Familia) «han estado y están presentes en localidades de Madrid, Valencia, Málaga… bajo nombres tan aparentemente inofensivos como Comunidades Misioneras del Levante, Familias Misioneras Cristianas, Asociación de Comunidades Cristianas, Independientes o Esperanza de Futuro».

Todos estos grupos tienen vinculación con La Familia, que en su web (www.lafamilia.org) no oculta su relación con los Niños de Dios y reconoce como su fundador a David Berg (ver apoyo).

Con sede en Valencia. Uno de ellos, las autodenominadas Comunidades Misioneras de Levante, se presenta en su web (www.

cmlevante.org) con una conmovedora historia: «Había una familia de misioneros laicos que vivía cerca de Valencia (…). A la vez, otra familia vivía en Portugal con la visión de llevar ayuda humanitaria a las víctimas de la guerra en Bosnia.

Ambas familias habían estado sirviendo a Jesucristo durante más de veinticinco años, en diversos campos de misión (…), dedicando todo su tiempo y esfuerzos a alcanzar a la gente con la Buenas Nuevas de la Salvación de Dios en Cristo».

El grupo, con sede en Valencia, pide a través de la red «apoyo material y financiero» para seguir adelante con su «Obra».

Sin embargo, una visión en profundidad del sitio demuestra que las buenas intenciones encubren otra realidad. En primer lugar, llama la atención que una entidad abierta supuestamente a la misión y a la colaboración con los más necesitados, no ofrezca ninguna forma directa de contacto: en la web no aparecen cuentas corrientes, ni dirección postal, ni teléfono. La única posibilidad de contacto es a través de un formulario. Además, el grupo presenta algunas de sus actividades de colaboración con lugares como Bosnia, Kosovo o Guinea Ecuatorial, pero, en contra de lo que suele ser habitual, apenas aporta información concreta de sus acciones y elude identificar el lugar donde se han desarrollado y las personas que lo han realizado.

Pantalla de la secta. «Claramente nos encontramos frente a una pantalla de la secta La Familia, actual denominación de los Niños de Dios», denuncia Baamonde. «Siempre se presentan como grupos misioneros, dicen tener hogares de ancianos, de huérfanos o trabajar en la rehabilitación de drogadictos.

Cuentan a empresas, organizaciones y gente de a pie que están recaudando fondos vendiendo audiovisuales. Pero en realidad no tienen nada, sólo sus comunas», advierte el psicólogo.

La vinculación de este grupo con La Familia se puede establecer a través de varios elementos. En primer lugar Comunidades Misioneras de Levante en su apartado de «Noticias Locales» afirma que uno de sus «proyectos principales» es difundir los materiales elaborados por Aurora Productions, entre los que se encuentra la serie de «El desván del tío Iván» y otros vídeos sobre el fin del mundo (ver apoyo).

Además también difunden la revista «Conéctate», órgano oficial de La Familia. Otra de las referencias que hace sospechar su vinculación con los sucesores de los Niños de Dios es el particular sistema educativo elegido para sus hijos, basado en «en cursos acreditados por correspondencia» o estableciendo «sus propios colegios» en el caso de «comunidades más grandes». Desde sus orígenes este grupo se ha caracterizó por su negativa a escolarizar a sus hijos dentro del sistema educativo oficial.

Los orígenes de una peligrosa organización

La decisión del Palamento Europeo de incluir, en 1984, a los Niños de Dios entre las «nuevas organizaciones que obran bajo la cobertura de la libertad religiosa», fue una llamada de atención sobre las actividades que realizaba este grupo.

El Parlamento instaba a los gobiernos locales a establecer un riguroso control sobre los movimientos religiosos que se consideren peligrosos para la sociedad. Una rápida búsqueda por internet permite constatar los numerosos testimonios contrarios a la secta que le atribuyen la presunta promoción de la prostitución, destinada sobre todo a conseguir el favor de hombres acaudalados. En páginas como www.xfamily.org se habla de presuntas prácticas de abuso sexual de menores y supuestos malos tratos dentro del grupo, incluso por parte del fundador.

Niños de Dios fue creado en 1968 por David Berg-«autobautizado» como Moisés David o Mo-. Este pastor evangélico, nacido en 1919, comenzó sus actividades proselitistas en las comunidades hippies de California. A partir de 1970, «y por las quejas que empezaron a generarse contra el grupo, huyen de California», según confirma Baamonde. En 1971 Mo da la orden de extenderse mundialmente, y llegan a Europa. En abril de 1972 «y a raíz de problemas legales que surgieron en contra del grupo en los EE UU, Moisés David huye a la ciudad de Londres, iniciándose desde ese fecha un clandestino peregrinar por lugares tales como Canarias, Libia, Medio Oriente, Filipinas y que continuó hasta su muerte, en 1994», señala.

En librerías católicas

Camuflados tras una apariencia cristiana, la Familia han conseguido difundir sus vídeos y libros a través de librerías católicas. Uno de los vídeos utilizados para elaborar este reportaje, el título «Que los cumplas feliz» de la serie «El desván del tío Iván», fue adquirido por los redactores en una conocida librería católica de Madrid.

Según José María Baamonde, los vídeos, «al igual que el resto del material que ofrecen los NDD, tienen como fin recaudar fondos y hacer proselitismo: después de venderlos en un colegio o casas particulares, vuelven a visitarles ofreciendo otros productos como revistas o cursillos bíblicos, comenzando la captación de nuevos adeptos».

Sobre el contenido, el psicólogo admite que «muchos profesores los aprecian porque parecen resaltar buenas costumbres como la obediencia y el compartir». Pero «el problema es que dichas palabras para nosotros tienen un sentido, pero dentro del movimiento tienen una connotación totalmente distinta», señala.

Los vídeos vienen acompañados por un folleto que ofrece como contacto un apartado de correos y el e-mail y la web de La Familia. Aurora Productions, tiene su sede en Suiza, y en su catálogo ofrece cedés, libros infantiles con temática religiosa o en valores, pero también las obras del fundador de los Niños de Dios, David Berg.

La Razón Digital