Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
Connect with us

Blogs

¿Es pecado que un cristiano se corte o se pinte el pelo?

Necesitamos entender: ¿Por qué las mujeres judías usaban el velo? ¿Por qué las mujeres griegas no lo usaban? ¿Por qué no era honroso, allá en Corinto, que las mujeres cristianas de la época del apóstol Pablo tuvieran la cabeza rapada?

Publicado

en

Nínro Ruíz Peña

Vamos por parte, sobre todo al cortar el pelo. Jesús nunca habló sobre esta cuestión. En Mateo 10.30 se dice: “e incluso los cabellos de tu cabeza están todos contados”. Lo que el Maestro quería enfatizar aquí era el cuidado de Dios para con nosotros, a punto de saber cuántos hilos de pelo tenemos en nuestras cabezas. El uso de este versículo como justificación para prohibir el corte de pelo es al menos un completo desconocimiento hermenéutico. Y hay más, si cortamos el pelo, el número de hilos continuará igual, aunque más cortos, haciendo así sucumbir esta teoría.

En I Corintios 11.4-6; 15: “Todo varón que ora o profetiza con la cabeza cubierta, afrenta su cabeza. Pero toda mujer que ora o profetiza con la cabeza descubierta, afrenta su cabeza; porque lo mismo es que si se hubiese rapado. Porque si la mujer no se cubre, que se corte también el cabello; y si le es vergonzoso a la mujer cortarse el cabello o raparse, que se cubra.

… Por el contrario, a la mujer dejarse crecer el cabello le es honroso; porque en lugar de velo le es dado el cabello.

Porqué el uso del velo para judías y griegas

Necesitamos entender: ¿Por qué las mujeres judías usaban el velo? ¿Por qué las mujeres griegas no lo usaban? ¿Por qué no era honroso, allá en Corinto, que las mujeres cristianas de la época del apóstol Pablo tuvieran la cabeza rapada?

Corinto era una ciudad portuaria cosmopolita, o sea a ella acudían personas de casi todos los países del mundo antiguo conocido, principalmente griegos, romanos y judíos. Había también en la ciudad un mestizaje muy grande de razas y culturas, así como religiones.

La ciudad proporcionaba un sin número de opciones de diversiones y manifestaciones culturales. Había allí un anfiteatro construido por los romanos que permitía cerca de 20.000 espectadores. El famoso templo de Afrodita, la diosa de la sensualidad, lascivia y la prostitución cultural alojaba a más de 1.000 prostitutas.

Como se vio, la cultura de Corinto no tenía un sesgo judío, sino griego y era muy influenciada por los viajeros romanos que allí pasaban. Siendo así, la forma en que los corintios se vestían, comían y actuaban eran completamente diferentes a los judíos.

Desde el punto de vista judío el uso del velo se remontaba tiempos antiguos, que estaba relacionado a la decencia de las mujeres a la sumisión de las mujeres.

Pero las mujeres griegas no tenían esta costumbre, ellas usaban los cabellos largos, no usaban velo y no eran prostitutas. Pero en Corinto había una costumbre de las prostitutas (sacerdotisas del templo de Afrodita) usar las cabezas raspadas. Estas sacerdotisas del templo de Afrodita se raspaban la cabeza y obedeciendo una determinación religiosa local, estas mujeres deberían tener una relación sexual con algún desconocido, una vez al año.

Esta analogía hecha por Pablo tenía el objetivo de mostrar que una mujer sin el velo simbolizaba, en la cultura judía, lo mismo que la mujer con la cabeza rapada simbolizaba en la sociedad griega. Prostituta o infiel. Concluimos, entonces, que el objetivo principal que llevó al apóstol Pablo era dejar registrado este asunto a la iglesia de Corinto, fue para resguardar y proteger a las hermanas, miembros de la iglesia de la ciudad, que tenían cabellos cortos, y evitar el ultraje de ser confundidas con las prostitutas (sacerdotisas) que rendían culto. Porque así como una mujer sin velo era tenida por prostituta por los judíos, de la misma forma una mujer con la cabeza rapada era considerada como ramera por los griegos.

Otro punto que necesita ser dejado bien claro es que, Pablo no estaba enseñando en este pasaje bíblico principios morales eternos, (no estaba vinculando el pelo largo o el velo a la salvación), sino circunstanciales, o sea, era un enfoque cultural en la ciudad de Corinto. En ninguna otra epístola el apóstol trata de este asunto de nuevo.

La enseñanza era que, por una cuestión de lógica y coherencia, aquellos que optan por mantener la tradición del uso del velo judío también deberían preservar el uso de los cabellos largos presentes en la cultura griega.

Por lo tanto, “no es pecado cortarse el pelo“. Se debe, respetar el contexto cultural y religioso en que el fiel está inserto. Sin embargo, es bueno señalar que ninguna norma establecida por la cultura, tradición, ideología política o religiosa local, etc., puede superponerse a las Sagradas Escrituras.

En cuanto a pintarse  el pelo no tenemos referencias bíblicas que nos prohíban a esta práctica. Se concluye que “no es pecado pintarse el pelo“. Pero, si se sabe que tú y yo somos Templo del Espíritu Santo de Dios y que si Dios me ha hecho con el pelo negro, ¿cuál es la motivación que me lleva a querer pintarlo de “rubio?”.

¿Insatisfacción y levantamiento contra Dios?, pues odio el color y la textura de mis cabellos. ¿Hacerme sensual? ¿Me quiero parecer a algún Ídolo que me gustaría ser?

¿Voy a pintarlo de “azul, morado y verde” para llamar la atención o demostrar mi insatisfacción con mis líderes?

¿Voy a pintarlo sólo para contradecir a mis padres y mostrar que soy dueño de mi mismo?

¿Voy a pintarlos sólo para escandalizar?

¿Voy a pintarlos para ser el centro de atención?

Si su motivación no está enmarcada con lo citado, quédese en paz, haga lo que haga, que sea para la gloria de Dios. Recuerde siempre, el Señor nos ha llamado a libertad, pero tengamos cuidado para que nuestra libertad no sirva de escándalo para nuestros hermanitos que son débiles, pues si el “comer carne” los escandalizará, es mejor que nos abstengamos y no hagamos a los débiles caer, pecar y morir.

Que el Señor nos bendiga.

Por Armando Taranto Neto: Articulista, maestro en sociología de la religión, graduado y post-graduado en teología bíblica.

Continuar Leyendo
Advertisement

Blogs

Ángeles y demonios en la Biblia – Parte Dos

¿Qué son? ¿Qué hacen? ¿Para quien trabajan?
Guerreros por la eternidad: los caídos.

Publicado

en

C.S. Lewis escribió: “Hay dos errores iguales y opuestos en los que nuestra raza puede caer sobre los demonios. Uno es no creer en su existencia, y el otro es creer, y sentir un interés excesivo e insalubre en ellos”.

Si nuestra sociedad lucha por mantener a los ángeles de Dios en el lugar que les corresponde, entonces la lucha por comprender adecuadamente a los demonios no es menos real.

Los estudiantes sinceros de la Biblia no pueden ignorar a los demonios, porque el término se menciona más de ochenta veces en el Nuevo Testamento. Por otro lado, detenerse en la actividad demoníaca es insalubre e innecesario.

Déjame decirte que no necesitas saber cada palabra acerca de los demonios. Solo necesitas saber la Palabra acerca de los demonios, y eso es lo que estudiaremos aquí.

En la primera parte de esta serie (Ángeles y demonios – Parte Uno), aprendimos que los ángeles son los mensajeros de Dios que ministran al pueblo de Dios. Son seres espirituales reales con limitaciones limitantes.

Sabemos que se crearon a principios de la semana de la Creación, probablemente en el segundo día. Cuando estudiamos el registro de la Creación de las Escrituras, Génesis 1:31 revela la opinión de Dios sobre su obra: “Entonces Dios vio todo lo que había hecho, y de hecho fue muy bueno”.

Si los ángeles son parte de la creación “muy buena” de Dios, entonces, ¿qué son los demonios y de dónde vinieron? ¿Para quién trabajan? ¿Cómo interactúan con los humanos? ¿Qué tiene esto que ver conmigo?

¿Qué son los demonios?

Teniendo en cuenta que la totalidad de la Creación era “muy buena” y que la naturaleza de Dios es la esencia misma de la bondad, podemos concluir lógicamente que Dios no creó demonios.

Se deslizaron en la escena poco después de que el mundo fuera creado. Las Escrituras no explican mucho sobre sus orígenes, pero algo curioso sucedió entre la bondad gloriosa de Génesis capítulo 1 y la aparición de una serpiente astuta que cambiaría para siempre el curso de la historia humana en Génesis capítulo 3.

En el extremo final de las Escrituras, encontramos una metáfora inquietante en Apocalipsis 12 que proporciona información sobre los orígenes de los demonios y el mal mismo. Hay una mujer que trabaja para dar a luz a un niño, y hay un dragón de siete cabezas. No pasaré mucho tiempo con la mujer, pero le diré que es un símbolo de la nación de Israel. Su hijo no es otro que Jesucristo. Es el dragón que nos informa de los orígenes del mal. Centrándose solo en el dragón y sus secuaces, esto es lo que dice el pasaje:

He aquí, un dragón rojo grande y ardiente que tiene siete cabezas y diez cuernos, y siete diademas sobre sus cabezas. Su cola dibujó un tercio de las estrellas del cielo y las arrojó a la tierra. Y el dragón se paró frente a la mujer que estaba lista para dar a luz, para devorar a su hijo tan pronto como nació … Y estalló la guerra en el cielo: Miguel y sus ángeles lucharon con el dragón; y el dragón y sus ángeles pelearon, pero no prevalecieron, ni se encontró un lugar para ellos en el cielo por más tiempo. Así fue expulsado el gran dragón, la serpiente antigua, llamada el diablo y Satanás, que engaña al mundo entero; fue arrojado a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él (Apocalipsis 12: 3-4,7-9).

Aquí, en el ojo de nuestra mente, observamos que un tercio de las estrellas del cielo son arrojadas a la tierra por el dragón, ya que amenaza a la mujer y su hijo. Nuestros estudios en la primera parte nos familiarizaron con la conexión bíblica entre los ángeles y las estrellas. Entonces, no debería sorprendernos ver la metáfora revelada en el versículo 8, donde se nos dice que el gran dragón representa a Satanás y que las estrellas son sus ángeles.

El mal entró en nuestro mundo cuando Satanás y sus ángeles decidieron en sus corazones oponerse a los planes de Dios Todopoderoso.

¿Para quién trabajan los demonios?

Permítanme decirlo claramente: los demonios son ángeles caídos. Son siervos de Satanás comprometidos con su plan para frustrar el plan de Dios.

Durante el interludio entre Génesis 1 y Génesis 3, las Escrituras indican que Dios continuó íntimamente involucrado con su creación, nombrando con amor la tierra con un detalle exquisito.

Génesis 2: 8 dice que Él plantó un jardín, que podría pensarse más como un huerto porque contenía cada árbol que es “agradable para la vista y bueno para la comida”.

Este jardín fue regado por un río que se dividió en cuatro cabezas de río. Estos ríos fluyeron hacia tierras llenas de oro y ónix (Génesis 2: 9-14). Por todas estas características espléndidas, Dios no adornó la tierra con jardines, ríos y joyas para su propio beneficio.

Con su sala del trono en el cielo, la tierra es simplemente el estrado de Dios (Mateo 5:35). Más bien, la tierra es la morada del hombre, y Dios la diseñó para el disfrute del hombre. Las Escrituras enfatizan esta verdad al afirmar dos veces que Dios colocó al hombre en este exuberante jardín (Génesis 2: 8,15).

La mayoría de los ángeles creados por Dios se regocijaron ante su efusión de amorosa bondad hacia el hombre; Sin embargo, hubo uno que lo despreciaba. Había un ángel que resentía el poder, el plan y la autoridad de Dios.

Su nombre era Lucifer. Ezequiel 28:12 describe a este ángel como “el sello de perfección, lleno de sabiduría y de belleza perfecta”. El pasaje revela que Lucifer (también conocido como el Rey de Tiro) había estado en el Edén y había sido el “querubín ungido que Cubre “con acceso a la montaña sagrada de Dios (versículo 14).

El versículo 13 sugiere que Lucifer fue creado como un instrumento de alabanza. Se le había dado una comisión especial y distinta de parte de Dios para ministrarle y cubrir su gloria con música a través de la adoración y la alabanza.

Lucifer era una orquesta ambulante. Además, este espectacular ángel estaba brillantemente adornado con cada piedra preciosa. Sin embargo, en todo su esplendor, Lucifer desarrolló un defecto fatal: se volvió orgulloso.

El relato de Ezequiel explica, “Usted [Lucifer] eras perfecto en tus caminos desde el día que fuiste creado, hasta que la iniquidad se halló en ti … fuiste lleno de iniquidad, y pecaste” (Ezequiel 28: 15-16).

Lucifer se convirtió en Satanás

Una lectura cuidadosa de las Escrituras nos ayuda a entender la caída de Lucifer. Él fue creado perfectamente; sin embargo, la iniquidad interna y la violencia lo llevaron al pecado. Isaías describe lo que sucedió en el corazón de Lucifer cuando decidió que ya no era lo suficientemente bueno como para ser un ángel perfecto creado en la belleza de Dios. Fíjate en las cinco declaraciones de Lucifer de “lo haré” que se encuentran en Isaías 14: 12-15:

“¡Cómo caíste del cielo, oh Lucero, hijo de la mañana!

Cortado fuiste por tierra, tú que debilitabas a las naciones.

Tú que decías en tu corazón: Subiré al cielo; en lo alto, junto a las estrellas de Dios, levantaré mi trono, y en el monte del testimonio me sentaré, a los lados del norte;

sobre las alturas de las nubes subiré, y seré semejante al Altísimo.

Mas tú derribado eres hasta el Seol, a los lados del abismo”.

Quizás te preguntes, ¿cómo podría caer un ser perfecto y santo? ¿Cómo podría surgir el primer afecto profano en su ser angelical?

Estoy convencido de que la respuesta a estas preguntas difíciles radica en el hecho de que Lucifer fue creado por Dios con un atributo exactamente como usted y yo tenemos: él tenía la libertad de elegir. Lucifer pudo haber elegido humilde obediencia; en cambio, eligió la rebelión orgullosa.

Proverbios 16:18 nos advierte: “El orgullo va antes de la destrucción, y el espíritu altivo antes de la caída”. De hecho. El orgullo convirtió a un ángel en un demonio: el orgullo.

¿Qué hacen los demonios?

Volviendo a la descripción de Juan sobre el dragón en Apocalipsis 12, que arrojó a la tierra un tercio de las estrellas del cielo, recordamos que estas estrellas son ángeles caídos que eligieron someterse al gobierno de Satanás en lugar de a Dios.

Antes de su caída, los ángeles caídos habrían compartido todas las características comunes de los fieles ángeles de Dios; sin embargo, al unirse al ejército rebelde de Satanás, los demonios pervirtieron su propósito creado.

Conocían a Dios como su creador, pero desafiaban su autoridad. Se les dio límites, pero no mantuvieron su propio dominio. Fueron ordenados para ser mensajeros de Dios, pero optaron por obstruir su mensaje en su lugar.

Equipado con nuestra investigación de los ángeles fieles, tratemos de comprender el mundo oscuro de los demonios y sus esfuerzos para intervenir en los asuntos de la humanidad.

Dentro del mundo de los demonios, hay dos categorías. Me referiré a ellos como “caídos y encarcelados” y “caídos y libres”.

Ángeles caídos y encarcelados

La escritura y la experiencia moderna apuntan a la actividad demoníaca en nuestro mundo, pero no todos los demonios son libres de vagar.

Pedro hace una referencia pasajera a los ángeles encarcelados en el contexto de advertir a los falsos maestros: “Dios no perdonó a los ángeles que pecaron, sino que los arrojó al infierno y los entregó en cadenas de oscuridad, para que los reservaran para el juicio” (2 Pedro 2: 4).

En su breve epístola, Judas se refiere a “los ángeles que no mantuvieron su dominio propio, sino que dejaron su propia morada” para quien Dios “ha reservado cadenas eternas bajo la oscuridad para el juicio del gran día” (Judas 6). La clave para comprender a los ángeles encarcelados es la frase “quienes no mantuvieron su dominio adecuado”.

Orígenes de los nefilim

En este punto, no es noticia cuando digo que los ángeles son claramente diferentes de los humanos. Fueron creados en un día diferente y para diferentes propósitos. Los ángeles tienen ciertas características, una de las cuales es que son invariablemente masculinos.

Tienen roles claramente definidos, que hemos estudiado. Hemos aprendido que a los ángeles se les permite materializarse de manera selectiva y estratégica si se ajusta a los propósitos de Dios. Sin embargo, las Escrituras indican que una parte de los ángeles caídos de Satanás no lograron mantener su dominio apropiado al materializarse e interactuar con los humanos en formas que los ángeles nunca debieron hacer. Génesis 6: 1-2,4 proporciona una visión de esta interacción:

Y sucedió que cuando los hombres comenzaron a multiplicarse sobre la faz de la tierra, y les nacieron hijas, los hijos de Dios vieron a las hijas de los hombres, que eran hermosas; y tomaron las esposas para sí mismos de todas las que eligieron … Había gigantes en la tierra en aquellos días, y también después, cuando los hijos de Dios vinieron a las hijas de los hombres y les dieron hijos. Esos eran los hombres poderosos que eran antiguos, hombres de renombre.

A primera vista, no es obvio que haya una participación angelical (o demoníaca) aquí. Sin embargo, un pasaje en Job proporciona una mayor comprensión. En el capítulo 38, Dios describe su omnipotencia a Job al relatar su poder sobre la creación:

¿Dónde estabas cuando puse los cimientos de la tierra? Dime, si tienes entendimiento. ¿Quién determinó sus medidas? ¡Seguro que lo sabes! ¿O quién estiró la línea sobre él? ¿A qué se fijaron sus cimientos? ¿O quién puso su piedra angular, cuando las estrellas de la mañana cantaron juntas y todos los hijos de Dios gritaron de alegría? (Job 38: 4-7, énfasis agregado)

Ahora, hemos aprendido que las estrellas de la mañana se interpretan mejor como ángeles . También sabemos que la humanidad aún no fue creada cuando Dios colocó la piedra angular de la tierra, por lo que esta referencia a “hijos de Dios” es otra referencia a los ángeles, lo que significa que los hijos de Dios en Génesis 6 también son ángeles.

 La mayoría de los maestros de la Biblia saltearán este tema porque es demasiado caliente para manejar. Pero siempre he sido un alma valiente, y quiero decirte lo que creo que significa. Los hijos de Dios fueron ángeles caídos. Cuando estos seres masculinos vieron a las hijas de los hombres, se llenaron de lujuria, y los ángeles cohabitaron con las mujeres. Esto resultó en descendientes que eran mitad angélicos y mitad humanos que también eran conocidos como Nephilim.

El juicio de Dios, de los Nephilim y su herencia profana

Esta violación de los límites prescritos por Dios lo afligió tan profundamente que decidió enviar inmediatamente un diluvio para destruir toda la tierra y todos los rastros de estas impías uniones.

Conoces esta historia. Es el diluvio del día de Noé en el que Dios salvó solo ocho almas a través del arca, ocho almas que eran de una línea divina y no un producto del libertinaje angelical. La otra parte de la historia es que los ángeles ofensores fueron arrojados al infierno y entregados en cadenas de oscuridad (2 Pedro 2: 4). Dios juzgó a la tierra y a los ángeles aberrantes para eliminarlos permanentemente del dominio del hombre.

Ángeles caídos y libres

La Tierra está libre de la influencia de los ángeles caídos y encarcelados, pero los ángeles caídos y libres merodean como demonios, creando estragos en nuestro mundo de hoy. Podemos identificar tres objetivos clave de los demonios en el plan subversivo de Satanás: los demonios engañan a las personas. Los demonios tientan a la gente. Los demonios destruyen a las personas.

Demonios caídos y libres engañan a la gente

Los demonios han tratado de engañar a la gente desde el Jardín del Edén. Génesis 3 cuenta la historia familiar de Satanás, envuelta como una serpiente, engañando a Eva para que comiera fruta del árbol del conocimiento del bien y del mal.

 La serpiente realizó este engaño al desafiar la bondad y los propósitos de Dios: “No morirás seguramente. Porque Dios sabe que el día que comas, tus ojos se abrirán, y serás como Dios, sabiendo el bien y el mal ”(Génesis 3: 4-5). ¿Notaste la primera oración? Satanás negó directamente la verdad de Dios, y Él hizo que la desobediencia pareciera deseable. Desde la creación misma del hombre, los ángeles caídos han estado empeñados en arrastrar la mayor parte de la humanidad a los pozos del infierno como pueden.

Los demonios, disfrazados de fieles ángeles de Dios, incluso han dado lugar a falsas religiones. En el año 610, nació la religión opresiva del islam cuando Mahoma recibió los contenidos del Corán en una serie de visiones de alguien que él creía que era el ángel Gabriel.

Doce siglos más tarde, el culto engañoso del mormonismo surgió cuando un ser angelical llamado Moroni supuestamente conectó a José Smith con el Libro de Mormón. Usted ve, los humanos fueron creados para la adoración, y los demonios entienden eso. Por lo tanto, no intentan impedir que adoremos; en cambio, tratan de cambiar el objeto de nuestra adoración a algo que no sea el Dios Todopoderoso.

Demonios caídos y libres tientan a la gente

Volviendo a la serpiente y Eva en el Edén, podemos discernir que el engaño de Satanás se combinó con la tentación. No solo la engañó sobre el resultado de desobedecer el mandato de Dios, sino que la tentó con la sugerencia de que comer el fruto la haría más parecida a Dios.

Cuando recordamos los cinco “deseos” de Satanás registrados en Isaías 14, se nos recuerda que el pecado de Satanás estaba arraigado en el deseo de “ser como el Altísimo”. Satanás conoce el poder tentador del orgullo.

De hecho, los demonios están fuertemente asociados con la idolatría y la inmoralidad a lo largo de las Escrituras. Al menos cinco veces la Biblia describe la adoración a los demonios que incluye a las personas de Israel que sacrifican a sus hijos e hijas con los demonios (Levítico 17: 7, Deuteronomio 32:17, 2 Crónicas 11:15, Salmo 106: 37, Zacarías 13: 2).

Repetidamente, el libro de Proverbios yuxtapone la sabiduría de Dios y la obediencia a Dios con una inmoralidad que conduce a la destrucción, particularmente los capítulos 2 y 5. Ezequiel 23: 7-9 usa “prostitución” como una metáfora de la idolatría de Israel que hizo que Dios los entregara a naciones en manos de los asirios:

Así, ella hizo su prostitución con ellos, todos ellos escogidos hombres de Asiria; y con todos los que ella anhelaba, con todos sus ídolos, se contaminó a sí misma. Nunca ha renunciado a la prostitución traída de Egipto, porque en su juventud se habían acostado con ella, le presionaron el seno virgen y derramaron su inmoralidad sobre ella. Por lo tanto, la he entregado en manos de sus amantes, en manos de los asirios, a quienes ella deseó.

Verás, la esencia de la idolatría es amar algo, sea lo que sea, más que amar a Dios. La idolatría está deseando algo aparte de Dios. Así como un esposo o esposa espera fidelidad de su cónyuge, Dios espera nuestra fidelidad.

La tentación asociada con la idolatría y la inmoralidad es tan fuerte que son los únicos dos pecados en el Nuevo Testamento de los que se nos dice que huyamos. 1 Corintios 6:18 dice: “Huye de la inmoralidad sexual”. 2 Timoteo 2:22 dice: “Huye de las concupiscencias juveniles”. 1 Corintios 10:14 dice: “Por lo tanto, mis amados, huyan de la idolatría”.

Demonios caídos y libres destruyen personas

Los demonios intentan engañarnos y tentarnos por una razón: quieren destruirnos. Su juego final es evitar que disfrutemos la eternidad en el cielo.

Una táctica alarmante que usan los ángeles caídos para mantener a las personas en cautiverio es la posesión demoníaca. En el Nuevo Testamento, hay muchas cuentas de tal posesión. Aquí hay un resumen rápido de los efectos tal como están registrados en las Escrituras:

•          Sordera y mutismo (Lucas 11:14, Marcos 9:25)

•          Convulsiones (Marcos 1:26)

•          Ferocidad (Mateo 8:28)

•          Hacen caer al fuego y al agua (Mateo 17:15)

•          Hacen espuma en la boca (Lucas 9:39)

•          Crujen dientes (Marcos 9:18)

•          Fuerza extraordinaria (Marcos 5: 4)

He hablado con misioneros que han compartido experiencias que han tenido con personas poseídas por demonios en India, África y China. Han afirmado que a veces el increíble poder que un demonio tiene sobre esa persona los transforma en un tipo de persona totalmente diferente con gran fuerza y fiereza. Es aterrador lo que puede pasar cuando un demonio posee a una persona.

Buenas noticias sobre los demonios

Bueno, he pintado un cuadro sombrío, pero ahora tengo una buena noticia para ti: no creo que ningún cristiano pueda ser poseído por un demonio, y te daré tres razones.

Primero, el Espíritu de Dios mora permanentemente en cada creyente.

Como Pablo escribe en 1 Corintios 6:19:

“¿O no sabes que tu cuerpo es el templo del Espíritu Santo que está en ti, a quien tienes de Dios, y no eres el tuyo?”

Ahora, mira esto. El Espíritu Santo vive dentro de todos los que conocen a Cristo. En el momento en que una persona acepta a Cristo, el Espíritu Santo toma residencia en ellos. Esa persona está permanentemente habitada por el Espíritu de Dios. 1 Juan 4: 4 nos ayuda a entender por qué la posesión de demonios es imposible en las Escrituras para un cristiano:

“Ustedes son de Dios, hijitos, y los han vencido, porque el que está en ustedes es mayor que el que está en el mundo”.

El Espíritu Santo es más fuerte que cualquier ser demoníaco, incluido el mismo Satanás. Es así de simple.

Segundo, no hay una sola instancia de un cristiano descrito como poseído por un demonio en el Nuevo Testamento.

¡Ni uno! De hecho, no hay instrucciones dadas a los creyentes para expulsar a Satanás. En vez de eso, estamos instruidos a resistirlo, ¿y adivina qué? Él huirá de nosotros. Según Santiago 4: 7:

“Resistid al diablo, y huirá de vosotros.”

Tercero, la posesión del demonio es claramente diferente de la influencia del demonio. No estaría contando toda la historia si no admitiera que Satanás nos molesta.

De hecho, no sé sobre ti, pero él me ha molestado esta semana. El pasaje de Santiago 4 (arriba) refleja esta verdad. No tendríamos que resistir a Satanás si él nos dejara solos. Podemos estar seguros de que nos molestará, pero tenemos confianza en el poder del Espíritu Santo para ayudarnos a resistir y vencer a nuestro adversario.

Mientras los ángeles fieles nos ministran, los ángeles caídos nos rodean, buscando cualquier oportunidad para engañar, tentar o destruir a los incautos. Sin embargo, Dios les ha dado a sus hijos orientación y ánimo para vivir victoriosamente mientras luchamos contra los gobernantes de las tinieblas de esta era (vea Efesios 6:12).

¿Qué puedo hacer con respecto a los demonios?

Afortunadamente, Dios ya ha hecho el trabajo pesado por nosotros. Cuando Jesucristo ascendió de la tumba, venció a cada demonio, a cada esquema, a cada engaño que podía atacar al pueblo de Dios.

Entonces, el primer paso es apropiarse de ese poder en nuestras vidas, que es más fácil de lo que podrías imaginar. Romanos 10: 9-10 nos asegura:

“Si confiesas con tu boca al Señor Jesús y crees en tu corazón que Dios lo resucitó de los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para justicia, y con la boca se confiesa para salvación “.

Es así de simple: confiesa y cree. Puedes hacerlo ahora mismo. Si este es un concepto nuevo para ti, me gustaría enviarte una copia de tu mayor punto de inflexión , que te guiará a través de los fundamentos de la fe cristiana.

Aquí hay un plan de acción simple para los hijos de Dios mientras tratan con los demonios.

Rechace dar a Satanás una ventaja al ser consciente de sus tácticas. 2 Corintios 2:11 enseña que Satanás obtiene una ventaja cuando el pueblo de Dios elige una retribución orgullosa sobre la restauración.

  Reconocer la diferencia entre los mensajes de los ángeles fieles y los ángeles caídos. 1 Juan 4: 2-3 explica cómo podemos reconocer al Espíritu de Dios: “Todo espíritu que confiesa que Jesucristo ha venido en carne es de Dios, y todo espíritu que no confiesa que Jesucristo ha venido en carne es no de Dios “.

  Rechaza la tentación de estar preocupado por los demonios. Sepa lo que dice la Biblia acerca de los demonios y camine en esa verdad. Sumergirte en su mundo es tan peligroso como la ignorancia.

  Resistir a Satanás Ya he resaltado Santiago 4: 7. 1 Pedro 5: 8-9 ilumina la misma verdad: “Esté sobrio, esté atento; porque tu adversario el diablo anda como un león rugiente, buscando a quien devorar. Resístelo, firme en la fe “.

El Dr. David Jeremiah es uno de los maestros de la Biblia más confiables de los Estados Unidos. Durante más de 36 años, ha ayudado a millones de personas a profundizar su comprensión de la Biblia a través de 8,761 lanzamientos diarios de Turning Point Radio y un programa semanal de Turning Point Television que llega a millones de personas semanalmente.


Publicado en: NOTICIACRISTIANA.COM – Entérate diariamente de todas las noticias cristianas evangélicas.


Continuar Leyendo

Blogs

¿Dijo Jesús algo sobre la homosexualidad?

Decir que los cristianos auténticos odian o temen a los que están atrapados en el estilo de vida homosexual demuestra un malentendido de la fe cristiana.

Publicado

en

Mi esperanza es que los lectores lean todo el artículo antes de sacar conclusiones. No tengo más que compasión por los atrapados en el pecado sexual.

Los que creen firmemente en la Biblia y la voluntad de Dios con respecto al comportamiento sexual también creen firmemente en el amor incondicional y el perdón.

Decir que los cristianos auténticos odian o temen a los que están atrapados en el estilo de vida homosexual demuestra un malentendido de la fe cristiana.

“Enfrentar en el amor” simplemente proviene del deseo de honrar a Dios y de amar y cuidar a los demás. La capacidad de relacionarse con las personas en su nivel, muestra una preocupación genuina y amarlas independientemente de su estilo de vida es la marca del verdadero cristianismo.

En caso de que no sigas leyendo, permíteme ofrecerte algo de aliento: si estás desesperado, deprimido y confundido, mira a Aquel que te creó. Él tiene las respuestas.

No importa lo que hayas hecho, tienes la capacidad de volverte a Cristo y comenzar de nuevo: “Si confiesas con tu boca que Jesús es el Señor y crees en tu corazón que Dios lo levantó de entre los muertos, serás salvo” (Romanos 10: 9). “Si alguno está en Cristo, es una nueva creación. Lo viejo ha fallecido; he aquí, lo nuevo ha llegado”, (2 Corintios 5:17 ).

No es de extrañar que la iglesia, y nuestra nación, necesiten desesperadamente escuchar “la voz de uno que clama en el desierto” para despertar, condenar y restaurar.

No fue hace tanto tiempo que estábamos preocupados por “la caída de Estados Unidos”. Estados Unidos no puede caer porque ella ya se ha caído. Ahora estamos recogiendo los pedazos de una nación rota reflejada en nuestras leyes, vidas, familias y niños. El latido del corazón moral de Estados Unidos ha cesado porque cortamos la fuente de la vida. Necesitamos resucitación, renovación y reavivamiento de la verdad.

Cuando las personas, grupos, denominaciones o movimientos se apartan de la verdad absoluta y, por lo tanto, apagan y entristecen al Espíritu de Dios, se vuelven mecánicos en su acercamiento al cristianismo y pierden la capacidad de guiar. La Palabra de Dios no está en sus corazones “como un fuego ardiente” (Jeremías 20: 9), sino que es relativa, impotente y discutible. Esto es lo que vemos hoy.

Desafortunadamente, los que hacen sonar la alarma a menudo son categorizados como irracionales, críticos, intolerantes e intolerantes. Pero, ¿cómo podemos advertir si no enfrentamos, corregimos si no desafiamos y contendemos si no cuestionamos? Debemos decir la verdad en el amor … la Biblia es muy clara sobre el pecado sexual, incluida la homosexualidad.

Estoy convencido de que la mayoría de las iglesias en América buscan complacer a las masas en lugar de condenar. El juicio nunca se menciona; el arrepentimiento rara vez se busca; y el pecado a menudo es excusado.

Queremos construir una iglesia en lugar de romper un corazón; ser políticamente correcto en lugar de bíblicamente correcto; mimar y consolar más que revolver y condenar. Esto deja a la gente confundida y engañada porque enseñamos y vivimos una forma de cristianismo sin arrepentimiento … sin verdad.

Considera lo siguiente a la luz de las enseñanzas de Jesús … a la luz de la verdad:

1.  Las leyes “morales” en el Antiguo Testamento, como matar, robar, mentir, adulterar, inmoralidad sexual, etc., son todas válidas hoy. Jesús se refirió con frecuencia al Antiguo Testamento y dijo que no vino a abolirlo, sino a cumplirlo.

Aunque muchas de las leyes ceremoniales y dietéticas del Antiguo Testamento no se aplican hoy en día, las leyes morales sí lo son.

Son tan importantes hoy como lo han sido a lo largo de la historia. Por ejemplo, Levítico 20:13 dice: “Si alguno se ayuntare con varón como con mujer, abominación hicieron; ambos han de ser muertos; sobre ellos será su sangre…”.

Sugerir que este versículo no es válido hoy es defender la práctica peligrosa de redefinir o eliminando lo que Dios ha dicho. Jesús se refirió al Antiguo Testamento a menudo con respecto al comportamiento moral.

Las consecuencias de las acciones incorrectas pueden haber cambiado, pero las implicaciones morales siguen siendo las mismas. Por ejemplo, aunque ya no matamos a los que cometen adulterio, esto no significa que el adulterio sea aceptable o menos peligroso. El adulterio está mal, aunque no haya consecuencias legales.

2.  Jesús condenó “toda” actividad sexual fuera del matrimonio entre un hombre y una mujer cuando dijo: “Del corazón salen los malos pensamientos, asesinatos, adulterios, fornicaciones … estos contaminan a un hombre” (Mateo 15:19).

Jesús estaba insinuando que toda actividad sexual fuera del matrimonio entre un hombre y una mujer es dañina e inmoral.

La palabra “fornicación” en griego es porneia; de donde viene la palabra “pornografía”. No podemos decir: “Pero nací de esta manera”, porque todos nacimos para mentir, engañar, codiciar y engañar, pero esto no lo hace correcto … nos hace pecadores y la necesidad de un Salvador.

3.  Un argumento no puede basarse únicamente en el silencio. Sugerir que Jesús aprobó la homosexualidad simplemente porque no usó el término “homosexual”, implica que aprobó la necrofilia, la pedofilia, el incesto y la bestialidad. Pero, por supuesto, sabemos mejor que no fue así.

4.  Otro pasaje en el Nuevo Testamento también es claro sobre este tema. Romanos 1: 18-32 y 1 Corintios 6: 1-20 son buenos lugares para comenzar. En resumen, la humanidad no consideraba adecuado reconocer a Dios y ellos suprimían la verdad; por lo tanto, Dios los entregó a una mente depravada, para hacer las cosas que no son apropiadas.

El comportamiento homosexual, y el pecado sexual en general, es comparable con deshonrar el cuerpo y apartarse de Dios.

5.  Jesús dijo que, desde el principio de la creación, Dios los creó hombre y mujer para que se unieran y se convirtieran en una sola carne. Agrega: “Por tanto, lo que Dios juntó, no lo separe el hombre” (Marcos 10: 9).

 El matrimonio entre un hombre y una mujer es el plan de Dios desde la creación. No importa cuántas leyes se aprueben a favor del matrimonio gay, no cambiará la mente de Dios. El hombre a menudo se rebela contra Dios; esto no es nada nuevo

Para concluir, Jesús a menudo hablaba en contra del pecado, pero su amor y misericordia también se extendieron a los que se arrepintieron y odiaron su condición.

El perdón es una marca de fe genuina. Deberíamos tener compasión por aquellos que luchan con la atracción por el mismo sexo porque todos luchamos con el pecado, pero al mismo tiempo, no debemos condonar o disculpar este tipo de pecado más de lo que condonamos o excusamos cualquier otro pecado.

Shane Idleman es el fundador y pastor principal de Westside Christian Fellowship en Lancaster, California, justo al norte de Los Ángeles.


Publicado en: NOTICIACRISTIANA.COM – Entérate diariamente de todas las noticias cristianas evangélicas.


Continuar Leyendo

Blogs

7 recordatorios importantes sobre la modestia que la iglesia necesita escuchar

El problema ocurre cuando la idea amplia y matizada de modestia se reduce a un nuevo conjunto de políticas y procedimientos.

Publicado

en

El concepto bíblico de modestia parece ser el antídoto perfecto para la objetivación de la mujer por parte de la cultura pop. Y puede ser. El problema ocurre cuando la idea amplia y matizada de modestia se reduce a un nuevo conjunto de políticas y procedimientos. El problema es cuando nos perdemos el sentido del valor, la libertad y la comunidad para todos nosotros.

Soy, para el registro, un fan de la modestia. Estoy agradecida por haber sido enseñada desde temprana edad a ser humilde, a valorar a las personas por quiénes eran y no por su aspecto, a cultivar la belleza interior y una mente fuerte, a centrarme en lo que dura en las relaciones y a liderar con confianza, sabiendo que era mucho más que un cuerpo. Aun así, me perdí los principios principales de la idea bíblica de la modestia, y si pudiera volver a enseñármela a mi yo más joven, agregaría algunas cosas:

1. ¡Tu cuerpo es algo realmente bueno!

En el relato de la Creación, el aliento de Dios se mezcla con el polvo de la tierra para formar la primera persona. ¿No es esa la esencia del cuerpo humano? Somos polvo y hueso más espíritu. Es un misterio, un regalo y una buena cosa, no una vergüenza.

2. No necesitamos avergonzarnos de los procesos biológicos, en sí mismos y por sí mismos. Dios los hizo

Una cosa es frenar nuestras reacciones a la biología y la anatomía; otra es negar que esos procesos existen por completo. Realmente podemos reconocer que otra persona es hermosa y atractiva de una manera sana y respetuosa; eso es parte de cómo comienza una pareja sana. El momento en que tratamos la atracción natural o las hormonas como una licencia para pensar o actuar de manera inapropiada es el momento en que la lujuria puede echar raíces, y ahí es donde radica el problema.

3. El autocontrol no es igual al control de los demás

 Este concepto erróneo surge en muchas enseñanzas sobre la modestia. Junto con tratar el cuerpo como algo malo, esto enseña que no solo influenciamos a los demás, sino que en realidad controlamos sus reacciones.

El límite de la responsabilidad personal, que se entiende que existe en otras situaciones, a menudo se difumina cuando se trata de lo que visten las mujeres.

Creo que esto se reduce a nuestro miedo a las cosas que están fuera de nuestro control. Queremos tan desesperadamente creer que, si simplemente nos vestimos, decimos y hacemos lo correcto (y enseñamos a nuestros hijos a hacer lo mismo), estaremos seguros, respetados y bien pensados.

Pero la verdad es que incluso si estuviéramos por encima del reproche, no tendríamos seguro contra los patrones de pensamiento o comportamiento dañinos de otra persona.

No se equivoquen, tenemos la responsabilidad de unos a otros para ser honorables en todos los sentidos. Pero eso no implica que seamos responsables por el comportamiento de los demás.

4. Todos definen el comportamiento “modesto” y la vestimenta de manera diferente

Hemos derramado mucha tinta a lo largo de los milenios al tratar de dictar los términos exactos de un atuendo modesto. Lo único en lo que estamos de acuerdo es que 1) parece importante y 2) no sabemos qué aspecto tiene.

Debido a que los estándares de modestia van y vienen, la mayoría de nosotros los intentamos y fracasamos. Algunos de nosotros confiaremos en que una prenda de vestir, perfectamente aceptable en un contexto, se puede trasladar a otro con resultados comparables, y encontraremos que hemos adivinado mal, y que una ligera moda de paso en falso ha influido en la opinión de otra persona sobre nuestro personaje.

A veces parece que la única forma de hacer lo correcto para todos es simplemente no presentarse. Pero para eso no estamos aquí.

5. La modestia bíblica es mucho más que un código de vestimenta

Los estudiosos han notado que el significado original del pasaje de la modestia que se cita a menudo en 1 Timoteo 2 se refiere, al menos en parte, a la ostentación de la riqueza y la preferencia de la iglesia primitiva por la simplicidad.

Cuando enmarcamos la discusión de esta manera, nos ayuda a dar un paso atrás y considerar la modestia en el contexto de la restauración de la relación que es tan importante para el Reino de Dios.

Si nuestro objetivo como miembros en este Reino es tratarnos unos a otros con honor, entonces se debe evitar alejarnos de cualquier cosa: además de las pulgadas cuadradas de piel, quizás también nuestra riqueza y nuestros logros.

6. Si el objetivo de la modestia es la restauración de la relación (entre sí y con Dios), debemos dejar de tratar a otras personas como el enemigo

Si elegimos enmarcar las enseñanzas sobre la pureza en el lenguaje de la guerra, debemos identificar claramente contra qué nos enfrentamos.

Tenemos que ser especialmente cuidadosos para combatir las nociones antiguas de que las mujeres son intrínsecamente depredadoras, seductoras o peligrosas, y, por el contrario, que los hombres son indefensos, animales o están fuera de control. La lujuria es el enemigo. La gente no lo es.

Por supuesto, es posible que alguien deba alejarse (o, como en el caso de José, huir) de una determinada persona o situación, pero estas experiencias negativas no requieren una condena general para grupos enteros de personas.

Las mujeres tampoco son enemigas de otras mujeres. Los medios de comunicación populares hacen un buen trabajo al enfrentar a las mujeres famosas entre sí, clasificándolas de acuerdo con su apariencia, sus ingresos o la percepción de sus habilidades como padres.

Desearía ser inmunes a este hábito de comparación de alegría, pero, lamentablemente, a veces estar en la iglesia nos proporciona formas adicionales de evaluarnos mutuamente.

Cuanto antes podamos ver a otras mujeres como hermanas, no como amenazas, antes podremos reemplazar cualquier inseguridad con respeto y aliento mutuo. Estamos en esto juntos, después de todo.

7. Un enfoque excesivo en la modestia es todavía un enfoque excesivo en uno mismo

En lugar de encontrar la libertad en el olvido de sí mismo, continuamos viéndonos a nosotros mismos a través de los ojos de los demás, en una práctica llamada apropiadamente auto-objetivación. Nos presenta como objetos en nuestras propias vidas, no como agentes de cambio, que es lo que nosotros, como hijos del Dios de la restauración, hemos sido llamados a convertirnos.

Ya sea que nuestro deseo pueda ser visto o no ser visto, fijarse en cómo los demás nos ven no es una forma saludable de vivir.

Ser una mujer cristiana no significa dar un giro cristiano a las cosas que nuestra cultura espera de nosotros. Significa cambiar por algo mejor.

Al ser bombardeados con la creencia de que las mujeres son decorativas en lugar de poderosas, necesitamos algo más a lo qué aferrarnos: recordar que Cristo tiene una visión para cada uno de nosotros, es mejor que nos hayamos permitido creer.

Como estamos inundados de mensajes conflictivos sobre para qué sirve el cuerpo, necesitamos una alternativa convincente. Sin estar seguros de cómo hacerle frente, nuestra solución a menudo es simplemente someternos a reglas sobre reglas, mientras nos sentimos incómodas en nuestra piel.

Al redescubrir nuestro cuerpo como bueno, la conversación sobre la modestia se vuelve menos sobre la vergüenza y más sobre la restauración.

En esos pasajes bíblicos que se citan con frecuencia sobre la modestia, los autores no crean un conjunto de estándares culturalmente vinculados y lo dejan así. Elogian la fuerza y ​​la belleza interior de una mujer, reconociendo estos rasgos como intemporales y piadosos, valores que han sobrevivido a innumerables debates sobre la “modestia” externa.

Mi oración es que busquemos la modestia de corazón como un homenaje a la creación, en un esfuerzo por vivir en paz unos con otros y, entendiendo que solo Dios conoce nuestros corazones, en libertad.

Emily Maust Wood es una editora independiente y entrenadora física. Ella vive con su esposo y perros de refugio, colecciona libros viejos y cosas rotas, y se preocupa de dónde provienen sus zapatos para correr.


Publicado en: NOTICIACRISTIANA.COM – Entérate diariamente de todas las noticias cristianas evangélicas.


Continuar Leyendo
Advertisement

Redes Sociales

Advertisement

Más leídas