Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
Connect with us

Blogs

¿Qué pasaría si Julio Melgar no sana?

Yo sería de los primeros en brincar de alegría si Julio sana de su enfermedad terminal. ¡Qué grandioso sería que pasara! ¿No? Sería genial que Julio se convirtiera en un Ezequías contemporáneo.

Publicado

en

Ya se está viralizando el video donde aparece Cash Luna orando en la sala de la casa de Julio Melgar a favor de su salud. Es más, ese detalle de ir a orar hasta su casa forma parte de una campaña de oración de 13 días que ha organizado un movimiento de hermanos desde Costa Rica. ¡Mis respetos por quienes empujan este esfuerzo! Yo sería de los primeros en brincar de alegría si Julio sana de su enfermedad terminal. ¡Qué grandioso sería que pasara! ¿No? Sería genial que Julio se convirtiera en un Ezequías contemporáneo y el Señor le concediera algunos años más de vida. ¡Ojalá pase así!

La pregunta es: ¿y si no sana? ¿Te has preguntado qué pasaría si Julio Melgar no sana? Vamos, esa es una posibilidad, pero lamentablemente algunos cristianos —debido a su mala teología— creen que se sanará sí o sí. ¿En serio? ¡Hermanos! ¡Eso solo Dios lo sabe! Y aunque somos llamados a orar por nuestro estimado Julio, por más que todo el continente se una a orar, ¡qué va!, por más que los cristianos de los 5 continentes se unan a orar, si Dios ha dictaminado llevarse a Julio Melgar, eso al final sería lo que pasaría.

He allí por qué les recomendé hace unos días leer unas entradas que publiqué en mi blog donde explico brevemente cómo debe interpretarse la promesa de sanidad de Isaías 53 a la luz del Nuevo Testamento. Este pasaje es una promesa de sanidad, sí, pero no una garantía de que si tú la reclamas Dios obligatoriamente la cumplirá. No, el Nuevo Testamento muestra que por más que esa promesa esté vigente, muchas veces Dios no sana a quienes oran por sanidad con el fin de cumplir ciertos propósitos que en su mayoría conoceremos solo hasta que lleguemos a la eternidad.

Durante las últimas 2 semanas me he enterado de por lo menos 5 personas que durante todo su proceso de enfermedad, han hablado con Julio Melgar para que use de prudencia y se prepare por si pasa lo peor. Ojo, la prudencia no es enemiga de la fe. Debemos tener fe, ¡amén! ¡Pero también ser prudentes! Y no creer que porque todo mundo está orando va a ocurrir la sanidad. La sanidad divina, en este tipo de casos, depende más de la voluntad soberana y absoluta de Dios que del intenso deseo de sus miles de hijos. Por eso, las directrices que Cristo nos dio en el Padre Nuestro son oportunas, es decir, orar porque la voluntad de Dios impere, no la nuestra.

Viene a mi mente el episodio de Sadrac, Mesac y Abeg-nego delante del rey Nabucodonosor. Ante la amenaza airada del rey de Babilonia de calcinarlos, los tres hebreos dijeron: “Ciertamente nuestro Dios a quien servimos puede librarnos del horno de fuego ardiente; y de tu mano, oh rey, nos librará. Pero si no lo hace, has de saber, oh rey, que no serviremos a tus dioses…” (Daniel 3:17-18).

Fíjate, dijeron “¡ciertamente nos librará de que nos cremes!”, es decir, tenían plena certidumbre de fe; pero que tuvieran fe no les hizo caer en la imprudencia. Al contrario, añadieron: “Pero si no lo hace…” “¡Bola de incrédulos!” les gritarían los del confesión positiva, “¡No digan eso! ¡Eso no es tener fe!” ¿Ah, sí? Pues la Biblia dice lo contrario, ellos tenían fe, pero también fueron prudentes. Y expresaron que seguirían adorando al Dios Todopoderoso fuera que los librara de la muerte o fuera que no. ¡Eso es tener verdadera fe! No la mal llamada fe de los cristianos que confiesan y declaran que cuando no funcionan sus decretos se desilusionan de Dios.

“Señor, ¡sana a Julio Melgar!”, deberíamos de orar, “Pero si no lo haces… nosotros no dejaremos de creer en ti. Nuestra fidelidad no está condicionada a si respondes nuestras oraciones. No, la fundamentamos en tu carácter y en quién dice la Escritura que eres. Si sanas a Julio, ¡te daremos la gloria a ti! Si no lo sanas, ¡TAMBIÉN TE DAREMOS LA GLORIA A TI!”.

Así deberíamos de orar, con fe y prudencia.

Publicado en: NOTICIACRISTIANA.COMNoel Navas, La Aventura de Componer – Entérate diariamente de todas las noticias cristianas evangélicas.

Blogs

8 pecados que los cristianos están empezando a ignorar

Aquí hay 8 pecados que solemos ignorar, pero no podemos permitir ignorarlos por más tiempo.

Publicado

en

NOTICIACRISTIANA.COM. – ¿Qué es el pecado? Hay ciertos pecados que los cristianos siempre son buenos en señalar, generalmente en otros. Y obviamente hay pecados por los que estamos conmocionados y horrorizados, y generalmente vemos estos pecados como peores que otros.

Pero la realidad es que todo pecado nos separa de Cristo. No hay grados de separación: o estás reconciliado con Dios o eres un extraño para él (Colosenses 1: 21-22), no hay intermedios.

¿Algunos pecados son peores que otros?

Todos los pecados son iguales porque todos nos separan de Dios. La declaración de la Biblia, “Porque la paga del pecado es muerte” (Romanos 6:23), se refiere a todo pecado, ya sea en pensamiento, palabra o acto.

Podemos engañarnos a nosotros mismos para que creamos que hay pecados realmente “grandes” que debemos evitar, mientras ignoramos el pecado mortal en nuestras vidas.

No se equivoque: todo pecado es incorrecto, todo pecado debe ser confesado y todos nosotros debemos alejarnos de nuestras tendencias pecaminosas y, a través de una fe humilde y dependiente para caminar en la justicia.

Aquí hay 8 pecados que solemos ignorar, pero no podemos permitir ignorarlos por más tiempo.

1. El egoísmo / la justicia propia

Si tienes que felicitarte por algo bueno que has hecho, entonces no lo estás haciendo bien. A muchos de nosotros nos gusta mostrar nuestros actos fieles para que otros sepan qué buenos cristianos somos.

A Cristo no le importa lo que todos los demás piensen de tu generosidad. Él se preocupa por tu corazón y tu motivación. Si necesita que las otras personas sepan sobre las cosas buenas que hace, siente o piensa para sentirse validado, entonces debe volver a evaluarse.

2. Patriotismo

Para que conste, no creo que el patriotismo en sí mismo sea un pecado. Pongo esto aquí porque muy a menudo ponemos la fe y los valores cristianos en la misma caja que el partido político y el patriotismo.

La Biblia es clara sobre el hecho de que el nombre de Jesús será declarado a TODAS las naciones y pueblos del mundo. Proyectamos el cristianismo en nuestra bandera y asumimos que Dios actúa como nosotros, pero no es así como funciona.

Celebre los valores de su nación y entienda lo bendecido que es vivir en nuestro propio país, pero recuerde que al final del día usted es un ciudadano del cielo y que el cielo estará lleno de personas de todo el mundo.

3. Miedo / preocupación

Jesús es muy claro acerca de preocuparse. Él nos dice que no nos preocupemos. La fe requiere confianza.  1 Juan 4:18 dice: “No hay temor en el amor. Pero el amor perfecto expulsa el miedo…”.

Dios es amor. Él nos amó lo suficiente como para enviar a su hijo a morir para expiar nuestros pecados. Su amor es perfecto; por lo tanto, no debemos tener nada que temer.

Sé que el miedo es inevitable a veces. Es una lucha importante para mí. No somos perfectos, pero el temor y la preocupación no son parte de la ecuación con Cristo.

Estas actitudes implican una falta de fe. Todo lo que podemos hacer es recordar que Dios es soberano y siempre está en control.

4. Orgullo

Hablamos de orgullo todo el tiempo en la iglesia. Discutimos constantemente lo perjudicial y peligroso que es, pero parece que no reconocemos lo que realmente es el orgullo.

No nos damos cuenta de que cada vez que rechazamos el perdón de alguien, actuamos con orgullo.

Cada vez que discute con un amigo, familiar o cónyuge e insiste en que no será el primero en pedir disculpas eso es actuar por orgullo. Recuerda la gracia que Cristo te brinda y trata de extender esa misma gracia y perdón a los demás.

5. Glotonería / Codicia

Este pecado está estrechamente relacionado con el orgullo. Nos hundimos en deudas para asegurarnos de que tenemos las mejores y más nuevas cosas.

Los discípulos a menudo vivían de la generosidad de los demás y Jesús era un pobre carpintero. No estoy diciendo que la riqueza sea inherentemente mala. No lo es.

Si puedes permitirte ese Mercedes, por todos los medios, cómpralo. Pero si no puedes y estás gastando cientos de dólares cada mes para pagar tus deudas, entonces podría estar haciendo una forma moderna de gula.

Necesitas mirar dentro de ti y buscar en tu corazón. Si te quitaran tus cosas bonitas, ¿estarías satisfecho y capaz de encontrar gozo en Cristo? ¿Por qué estás realmente en deuda? ¿A quién estás tratando de impresionar, a Dios o a los hombres?

6. Chismes

Nos gusta hablar de las vidas de otras personas como si viviéramos en sus cabezas y supiéramos todo sobre ellas.

 Esto es algo de lo que se acusa constantemente a las personas “eclesiásticas”, y a menudo es el resultado de una actitud crítica (que se describe a continuación).

 ¿Por qué la mujer que abortó no vendrá a tu iglesia? Porque tiene miedo de las miradas que le darás y de la distancia a la que la mantendrás.

Lo mismo podría decirse de la mujer embarazada de 16 años o del hombre que engañó a su esposa.

Claro, es bueno escapar de nuestros propios problemas hablando de alguien más por un tiempo, pero tratemos de recordar hablar con gracia y que nuestro pecado es tan pecaminoso como el de cualquier otro.

7. Odio

En el Sermón del Monte, Jesús nos dice lo que ya sabemos (que el asesinato es incorrecto), pero lo sigue diciendo es que cualquiera que haya abrigado odio hacia alguien ha cometido un asesinato en su corazón.

El odio está conectado íntimamente con el miedo. Tememos a las personas que no entendemos y ese miedo hace que los odiemos irracionalmente.

La actitud general hacia todos los musulmanes basada en los actos de una pequeña secta es un ejemplo perfecto de esto.

También tendemos a albergar odio contra quienes nos han lastimado. Necesitamos constantemente buscar en nuestro corazón y monitorear nuestros pensamientos y sentimientos.

8. Juicio

Esto será la muerte de nuestra fe y nuestra influencia. Sé que Pablo les dice a las iglesias a no consentir a alguien con una conducta pecaminosa, pero usamos esos versículos para justificar el juicio hacia los demás y creo que esto es una mala interpretación de las Escrituras.

La verdad de Jesús está en nuestra igualdad. Somos todos pecadores con necesidad de un Salvador.

Los cristianos han aceptado a Cristo y han evitado la condena basada en la fe y la gracia de Dios. Nosotros no evitamos la condena en base a nuestras propias acciones.

La única manera de evitar este pecado es reconocer nuestras propias debilidades y abrazar la humildad. De hecho, eso podría ayudarnos a evitar una multitud de pecados.

—–

Rachel-Claire Cockrell es esposa, escritora y profesora de inglés de secundaria. Ella es una apasionada de sus estudiantes y hace todo lo posible para ejemplificar el amor de Cristo a aquellos niños que pueden no experimentarlo en ningún otro lugar.


Publicado en: NOTICIACRISTIANA.COM – Entérate diariamente de todas las noticias cristianas evangélicas.


Continuar Leyendo

Blogs

10 tipos de hombres con los que una mujer cristiana no debería casarse

Si hay problemas para trazar límites saludables antes de casarse, definitivamente habrá problemas más adelante.

Publicado

en

El amor no tiene que ser ciego. No hay razón para conformarse con relaciones poco saludables o dañinas, simplemente para luego casarse.

Todos tenemos problemas de pecado con los que tratamos a diario. Todos hemos cometido errores que a menudo nos gustaría que pudiéramos no haberlos cometido. Todos necesitamos la gracia y la libertad que solo Cristo mismo puede ofrecer. Pero nuestros matrimonios son más saludables cuando reconocemos las alertas rojas en nuestras relaciones de pareja, en lugar de elegir no ver problemas en absoluto.

Dios se preocupa por las decisiones que tomamos. A él le importa con quién nos casamos. Y podemos confiar en que Él la guiará y nos ayudará a ver algunas señales de alerta que debemos conocer en el camino.

1. El incrédulo

El matrimonio puede ser lo suficientemente difícil a veces, sumado a la presión de una desconexión espiritual más profunda, y usted puede tener grandes problemas cuando ocurren los factores estresantes normales de la vida.

Las citas misioneras (citas para tratar de convertirlo) y el matrimonio serán un camino de lucha extra. Si tienes creencias espirituales muy diferentes ahora, no asumas falsamente que harás que se “gire” o que cambies sus formas más tarde.

Puede suceder, pero puede que no. Tenga cuidado de no conformarse con menos de lo que Dios querría para la salud espiritual y el cuidado de su matrimonio.

“No te juntes con los incrédulos. Porque, ¿qué tienen en común la justicia y la maldad? ¿O qué compañerismo puede tener la luz con la oscuridad?”, 2 Corintios. 6:14.

2. El Abusador

Usted vale demasiado para ser abusada. Aléjese rápidamente de cualquier persona que le cause daño físico, verbal o emocional profundo. No vale la pena unirte a alguien que necesita desesperadamente ayuda y libertad.

Tú no eres su gracia salvadora. Esa es la obra de Dios. El matrimonio se basa en un profundo amor y respeto, y ciertamente esta no es una manera de comenzar. Vea las señales de advertencia de lo que son. Cree que eres valiosa y preciosa para Dios. Di “no más” y sigue adelante.

El Señor examina a los justos, pero a los malvados, a los que aman la violencia, los odia con pasión”. Proverbios 11: 5.

3. El adicto

Este hombre necesita una libertad que solo puede venir admitiendo que hay un problema y que busca asesoramiento, ayuda profesional y la fuerza que Dios le puede brindar.

La adicción al alcohol, las drogas o la pornografía lo conducirá a la destrucción. Y aunque parezca que su relación lo desafía en la dirección correcta, no se deje engañar por el hecho de que lo “entregará todo por usted”, sin la ayuda y la responsabilidad de la ayuda profesional. Usted no es quien lo librara y su función no es tratar de cambiarlo. Sólo Dios puede.

“Tengo derecho a hacer cualquier cosa”, dice usted, pero no todo es beneficioso. “Tengo derecho a hacer cualquier cosa”, pero no seré dominado por nada”, 1 Corintios 6:12.

4. El narcisista

Si a tu novio le importa más lo que parece en el espejo en un día determinado, que lo que haces, o parece que no puede obtener suficiente de su “grandeza”, es posible que tengas más problemas adelante.

No importa cuán guapo, talentoso y encantador parezca, el matrimonio se basa en la palabra “juntos”.

Si la relación antes de casarse parece un poco parcial, el énfasis en “su lado”, puede estar destinado a la lucha.

Tu vida debe ser muy apreciada por el hombre que te llama su esposa. La humildad, la compasión, el amor y el respeto hacia los demás son características mucho más admirables que simplemente lo externo.

Porque habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos, sin afecto natural, implacables, calumniadores, intemperantes, crueles, aborrecedores de lo bueno, traidores, impetuosos, infatuados, amadores de los deleites más que de Dios, que tendrán apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de ella; a éstos evita”, 2 Timoteo. 3: 2-5.

5. El controlador

Lo que parece estar disfrazado desde el principio como “solo estoy tratando de ayudar”, realmente puede ser una profunda necesidad de control y un corazón muy celoso.

Este hombre dominará y se esforzará por tomar todas las decisiones por usted, decidir a quién debería dedicarle tiempo o a quién ya no debería ver.

Él impulsado por las necesidades de control tendrá problemas continuos con respecto a si él puede “confiar en usted”.

A menudo, bajo la vigilancia del controlador, puede comenzar a sentir que apenas puede respirar. Es sofocante. Se supone que es así, así es como te mantiene en sus manos. Se libre. Este no es tu problema que tengas que arreglar. Es de Dios

6. El hombre de temperamento explosivo

Un hombre que no puede controlar su temperamento antes de casarse, seguramente será un hombre que no puede controlar su genio después de casarse.

En la mayoría de los casos, empeorará. No importa cuál sea nuestro tipo de personalidad, todavía no nos da espacio para explorar a nadie en nuestro camino con palabras ásperas y o causar discordias.

Tómese tiempo en diferentes escenarios para ver cómo responde, especialmente bajo presión. ¿Cómo actúa él en el campo de pelota? ¿En el tráfico? Cuando las presiones se montan en el trabajo. Cuando llegas tarde a la cita.

La clave es: ¿se da cuenta de que es un área de debilidad que desea que Dios le ayude a cambiar? Si la respuesta es “no”, manténgase alejado.

“No te hagas amigo de una persona de mal genio, no te asocies con alguien que se enoja fácilmente”, Proverbios. 22:24

7. El hombre aún está atado a su mamá

Todos amamos a un hombre que ama a su mamá. Hay un profundo respeto por aquellos que cuidan y muestran amor a sus padres.

Sin embargo, a veces las líneas se vuelven borrosas. Cuando el chico con el que estás saliendo todavía tiene todas las facturas pagadas por sus padres, le controlan cada decisión que toma, y ​​le importa más lo que piense mamá que lo que piensas.

Una de las causas número uno del divorcio es la dificultad de relación con los suegros. Ninguna familia es perfecta, pero asegúrese de que ambos estén en la misma página cuando se trata de irse, unirse y unirse como uno solo.

Si hay problemas para trazar límites saludables antes de casarse, definitivamente habrá problemas más adelante.

“Por esta razón, un hombre dejará a su padre ya su madre y se unirá a su esposa, y los dos se convertirán en una sola carne”, Mateo 19: 5.

8. El coqueteador, tramposo y tentador

Los comportamientos establecidos antes del matrimonio no desaparecerán mágicamente una vez que digas “yo sí”.

El pecado sexual puede ser una trampa profunda del enemigo y una vez atrapados en estos patrones destructivos, son difíciles de romper.

Los errores del pasado no deberían tener control sobre nuestro presente y futuro. Esté atento a los comportamientos que indican problemas.

 ¿Es respetuoso con las mujeres? ¿Coquetea con tu mejor amiga o la camarera en la cena? ¿Te está rogando que te acuestes con él? Alerta roja. Tenga cuidado antes de casarse con una persona arraigada en el pecado sexual. Eres digna de respeto, el que te ama, te esperará.

“Huid de la fornicación. Cualquier otro pecado que el hombre cometa, está fuera del cuerpo; mas el que fornica, contra su propio cuerpo peca”, 1 Corintios. 6:18.

9. El mentiroso

Cada matrimonio debe construirse sobre la confianza. Sin esto como una base firme, estás en problemas desde el principio.

Entonces, ¿qué hay de esas “pequeñas mentiras blancas” que empezaste a notar en el camino? En realidad, no hay tal cosa como pequeñas mentiras blancas.

Cualquier mentira está destinada a ocultar, engañar o manipular la verdad. No hay lugar para la deshonestidad en una relación sana y amorosa. Es una trampa peligrosa y siempre te dejará preguntándote qué está escondiendo.

10. El administrador de su dinero y adicto al trabajo

Si está apoyando a su novio y pagando por todo ahora, es posible que esto no cambie mucho más tarde. ¿Es él un trabajador duro? ¿Él tiene trabajo? ¿Es un adicto al trabajo? ¿Tiene hábitos de gastos secretos? ¿Adicción al juego? ¿Deudas insuperables?

Una vez casados, estos patrones pueden empeorar cuando los factores estresantes de la vida familiar y las responsabilidades aumentan.

Los problemas de dinero y las luchas financieras son una de las principales causas de divorcio. Ten las discusiones antes de casarte. Decida por adelantado si los dos pueden ponerse de acuerdo sobre los grandes problemas.

“Camina con los sabios y conviértete en sabio, porque un compañero de necios sufre daño”, Proverbios. 13:20.

Por Debbie McDaniel


Publicado en: NOTICIACRISTIANA.COM – Entérate diariamente de todas las noticias cristianas evangélicas.


Continuar Leyendo

Blogs

10 maneras de luchar contra la tentación de pecar

No importa cuánto tiempo hayamos estado en una relación con Dios, todos enfrentamos la tentación de pecar contra Él.

Publicado

en

La tentación es uno de los desafíos más frustrantes de ser cristiano. Sabemos la verdad. También conocemos a Dios y cuánto nos ama. Lo amamos a Él y deseamos desesperadamente mostrarlo en nuestras acciones.

Sin embargo, no importa cuánto tiempo hayamos estado en una relación con Dios, todos enfrentamos la tentación de pecar contra Él.

Si Jesús no estuvo exento de la tentación en Mateo 4, entonces nosotros tampoco. Sin embargo, quiero dejar claro que la tentación a pecar no es lo mismo que pecar. El pecado es cuando cedemos a la tentación. Afortunadamente, Dios nos ha dado amablemente todo lo que necesitamos para superar.

1 Corintios 10:13 nos dice: “No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar”.

Entonces, ¿cómo podemos luchar prácticamente contra la tentación de pecar? Aquí hay 10 maneras:

1. Revise su pensamiento

Si vamos a enfrentar la tentación y nuestro pensamiento siempre es “voy a fallar”, probablemente lo haremos.

Nuestros pensamientos son muy poderosos y la tentación nos hace sentir completamente indefensos. Pero los sentimientos no son lo mismo que la verdad.

Nuestra Biblia nos dice: “Puedo hacer todo por medio de Cristo, quien me da fuerza”. (Filipenses 4:13 NTV) Con el poder y la fuerza de Cristo podemos vencer, así que pensemos así.

Cuando se encuentre pensando en pecar o pensando en no pecar, hable la verdad en voz alta. Dígase a sí mismo: “Esto no es lo que Cristo quiere para mí”. Hay una conexión poderosa entre nuestra lengua y nuestro corazón.

Hablar la verdad puede ayudar a que nuestros corazones se alineen con la verdad y evitar que caigamos en la tentación.

2. Orar

Dios nos ofrece su fuerza, pero muchas veces no la utilizamos porque simplemente no la pedimos. “…No tienes, porque no pides. Pides y no recibes, porque pides equivocadamente, para gastarlo en tus pasiones”, Santiago 4: 2-3 ESV.

Cuando somos tentados, inmediatamente pensamos en lo que necesitamos para mejorar y olvidamos que Dios está aquí, listo para ayudarnos.

Orar cuando somos tentados nos ayuda a mantener nuestra mente en nuestro Dios. Pedirle a Dios que nos ayude a vencer la tentación es una oración que le encanta responder con un “¡sí!” a Dios.

3. Ayuno

Antes de que Jesús fuera tentado en el desierto, ayunó. Cuando ayunamos, nos sacrificamos en lo físico para prestar más atención a lo espiritual.

¿Por qué es esto importante cuando nos enfrentamos a la tentación? Porque esta es una batalla espiritual. Efesios 6:12 nos dice: Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes. (ESV)

Las batallas espirituales no se pueden ganar con armas físicas; el ayuno es una gran manera de construir nuestro músculo espiritual y, de nuevo, mantener nuestros ojos en Cristo.

4. Alimentándonos con la Palabra de Dios

Hablando de construir nuestro músculo espiritual, la Palabra de Dios proporciona una excelente manera de hacerlo. Si está luchando en un área en particular, sugiero encontrar pasajes de la Biblia sobre ese tema y tomarse el tiempo para estudiarlos, meditarlos e incluso memorizarlos.

 La Palabra de Dios tiene el poder de cambiar vidas y ayudarnos en nuestros momentos más débiles.    

5. Encuentre un socio de responsabilidad

Cuando se lucha contra una tentación recurrente, no es bueno hacerlo solo. Obtener ayuda de un amigo espiritualmente maduro y de confianza puede ser de gran ayuda.

Gálatas 6: 2 nos dice: “Lleven la carga de los demás y cumplan la ley de Cristo”. (ESV) El aliento y el consejo sabio pueden ser de gran ayuda cuando se trata de nuestra lucha contra la tentación.

Si te das cuenta, nuestras mayores tentaciones generalmente se enfrentan cuando estamos solos. El enemigo sabe que esto es cuando somos más débiles. Para luchar contra esta táctica debemos resistir el impulso de pensar que podemos luchar solos y pedir ayuda.

6. No seas tan duro contigo mismo

Como dije antes, la tentación no es lo mismo que pecar. Sin embargo, a veces, cuando estamos en una temporada pesada de tentación, nos frustramos y pensamos que algo anda mal con nosotros. Pero al ser demasiado duros con nosotros mismos solo intensifica la situación.

Recuerda que no importa qué, Dios está contigo y no hay tentación que pueda separarte de ese amor. Romanos 8:39 nos dice: “ni la altura ni la profundidad, ni ninguna otra cosa en toda la creación, podrán separarnos del amor de Dios en Cristo Jesús nuestro Señor”. (ESV)

7. Conéctate con alguien que superó la misma tentación

Hablar con alguien que ha sido tentado de una manera similar a la suya y que ha superado proporciona una gran fuente de aliento. Nos recuerda que la victoria está disponible y nos da esperanza.

Si puedes encontrar un libro o blog de alguien que haya superado la misma tentación que tú, eso también es genial. Leer su historia servirá como un recordatorio de que, si Dios puede hacerlo por ellos, seguramente lo puede hacer por usted.

8. Llenar el vacío

La tentación es tratar de llenar un vacío que tenemos, generalmente un área que solo Dios puede cumplir.

Su propósito es que apartemos nuestros ojos de Dios y hacernos pensar que podemos encontrar verdadera satisfacción en otra parte.

Por esta razón, la tentación funciona mejor cuando estamos vacíos de Dios y nuestras almas están secas y sedientas.

Sin embargo, si nos aseguramos de que nuestro tanque espiritual esté siempre lleno, le damos menos poder a la tentación cuando llega.

Podemos hacer esto orando, leyendo nuestra Biblia y teniendo comunión con otros creyentes. En general, simplemente debemos asegurarnos de que constantemente estemos desarrollando y fomentando nuestra relación con el Señor.

9. Deseche todo lo que obstaculiza su relación con Dios

Alguna tentación está fuera de nuestro control y otras entran en nuestras vidas porque las dejamos.

Evitar este tipo de tentación es tan simple como cortar cosas que aumentan nuestro deseo de pecar y disminuyen nuestro deseo por Dios.

Ora para que el Señor te revele estas cosas y pide la fuerza para eliminarlas. Tal vez sea un programa de televisión, un cierto tipo de música, una relación o un grupo de amigos.

Como dice Hebreos 12: 1 a “despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante”.

10. Descansa en la Gracia de Dios

Cuando somos tentados, no podemos olvidar que Dios es misericordioso y debemos descansar en Su gracia.

Es su gracia, no nuestras obras las que nos permiten vencer. Es su amor, no nuestro esfuerzo lo que da la victoria. Recuerda, no todo depende de ti. Dios está justo en la batalla contigo, dándote todo lo que necesitas para ganar.


Christina Patterson es esposa y madre que se queda en casa con una pasión por alentar a las mujeres en el amor de Jesucristo y la verdad de la Palabra de Dios. Ella tiene su maestría en Teología en la Universidad de Liberty y es la fundadora de Beloved Women, una organización sin fines de lucro que proporciona recursos y comunidad para que las mujeres realmente sepan quiénes son en Cristo.


Publicado en: NOTICIACRISTIANA.COM – Entérate diariamente de todas las noticias cristianas evangélicas.


Continuar Leyendo
Advertisement

Redes Sociales

Advertisement

Más leídas