Connect with us

Blogs

¿Qué pasaría si Julio Melgar no sana?

Yo sería de los primeros en brincar de alegría si Julio sana de su enfermedad terminal. ¡Qué grandioso sería que pasara! ¿No? Sería genial que Julio se convirtiera en un Ezequías contemporáneo.

Publicado

en

Ya se está viralizando el video donde aparece Cash Luna orando en la sala de la casa de Julio Melgar a favor de su salud. Es más, ese detalle de ir a orar hasta su casa forma parte de una campaña de oración de 13 días que ha organizado un movimiento de hermanos desde Costa Rica. ¡Mis respetos por quienes empujan este esfuerzo! Yo sería de los primeros en brincar de alegría si Julio sana de su enfermedad terminal. ¡Qué grandioso sería que pasara! ¿No? Sería genial que Julio se convirtiera en un Ezequías contemporáneo y el Señor le concediera algunos años más de vida. ¡Ojalá pase así!

La pregunta es: ¿y si no sana? ¿Te has preguntado qué pasaría si Julio Melgar no sana? Vamos, esa es una posibilidad, pero lamentablemente algunos cristianos —debido a su mala teología— creen que se sanará sí o sí. ¿En serio? ¡Hermanos! ¡Eso solo Dios lo sabe! Y aunque somos llamados a orar por nuestro estimado Julio, por más que todo el continente se una a orar, ¡qué va!, por más que los cristianos de los 5 continentes se unan a orar, si Dios ha dictaminado llevarse a Julio Melgar, eso al final sería lo que pasaría.

He allí por qué les recomendé hace unos días leer unas entradas que publiqué en mi blog donde explico brevemente cómo debe interpretarse la promesa de sanidad de Isaías 53 a la luz del Nuevo Testamento. Este pasaje es una promesa de sanidad, sí, pero no una garantía de que si tú la reclamas Dios obligatoriamente la cumplirá. No, el Nuevo Testamento muestra que por más que esa promesa esté vigente, muchas veces Dios no sana a quienes oran por sanidad con el fin de cumplir ciertos propósitos que en su mayoría conoceremos solo hasta que lleguemos a la eternidad.

Durante las últimas 2 semanas me he enterado de por lo menos 5 personas que durante todo su proceso de enfermedad, han hablado con Julio Melgar para que use de prudencia y se prepare por si pasa lo peor. Ojo, la prudencia no es enemiga de la fe. Debemos tener fe, ¡amén! ¡Pero también ser prudentes! Y no creer que porque todo mundo está orando va a ocurrir la sanidad. La sanidad divina, en este tipo de casos, depende más de la voluntad soberana y absoluta de Dios que del intenso deseo de sus miles de hijos. Por eso, las directrices que Cristo nos dio en el Padre Nuestro son oportunas, es decir, orar porque la voluntad de Dios impere, no la nuestra.

Viene a mi mente el episodio de Sadrac, Mesac y Abeg-nego delante del rey Nabucodonosor. Ante la amenaza airada del rey de Babilonia de calcinarlos, los tres hebreos dijeron: “Ciertamente nuestro Dios a quien servimos puede librarnos del horno de fuego ardiente; y de tu mano, oh rey, nos librará. Pero si no lo hace, has de saber, oh rey, que no serviremos a tus dioses…” (Daniel 3:17-18).

Fíjate, dijeron “¡ciertamente nos librará de que nos cremes!”, es decir, tenían plena certidumbre de fe; pero que tuvieran fe no les hizo caer en la imprudencia. Al contrario, añadieron: “Pero si no lo hace…” “¡Bola de incrédulos!” les gritarían los del confesión positiva, “¡No digan eso! ¡Eso no es tener fe!” ¿Ah, sí? Pues la Biblia dice lo contrario, ellos tenían fe, pero también fueron prudentes. Y expresaron que seguirían adorando al Dios Todopoderoso fuera que los librara de la muerte o fuera que no. ¡Eso es tener verdadera fe! No la mal llamada fe de los cristianos que confiesan y declaran que cuando no funcionan sus decretos se desilusionan de Dios.

“Señor, ¡sana a Julio Melgar!”, deberíamos de orar, “Pero si no lo haces… nosotros no dejaremos de creer en ti. Nuestra fidelidad no está condicionada a si respondes nuestras oraciones. No, la fundamentamos en tu carácter y en quién dice la Escritura que eres. Si sanas a Julio, ¡te daremos la gloria a ti! Si no lo sanas, ¡TAMBIÉN TE DAREMOS LA GLORIA A TI!”.

Así deberíamos de orar, con fe y prudencia.

Publicado en: NOTICIACRISTIANA.COMNoel Navas, La Aventura de Componer – Entérate diariamente de todas las noticias cristianas evangélicas.

Blogs

El poder de la sabiduría revelada en las cartas de Pablo

Publicado

en

Primera Entrega

NOTICIACRISTIANA.COM.- Cuando nos acercamos a la carta de Pablo a los Corintios es evidente que la palabra que gobierna la representación de esta carta es la palabra SABIDURÍA.

De una manera magistral, Pablo resumió los problemas y deficiencias en la iglesia de Corinto al tema de la SABIDURÍA.

La sabiduría no solo era un tema pre eminente y el más importante para los Corintios sino para todo el mundo griego de aquellos tiempos.

Pablo condensa esa verdad cuando dice que los griegos buscan sabiduría y los judíos señales.

En relación a la sabiduría los Corintios eran una fuerte representación.

Para los Corintios la sabiduría determinaba dos aspectos:

  1. El valor de una persona

Según la medida de lo que ellos llamaban “sabiduría” se determinaba el valor de una persona o cosa.

  1. El poder de una persona

Para ellos una persona era grande o pequeña, poderosa o débil según la sabiduría que poseyera.

Nada influenciaba más para ellos su actitud hacia otros que la idea de la “sabiduría”.

Mucha sabiduría era equivalente a mucho valor y poder, poca sabiduría poco valor y poder.

Fue esta idea de la sabiduría lo que provoco todos los problemas y deficiencias que se mostraron en la congregación de los corintios.

Por eso Pablo escribió:

Porque diciendo el uno: Yo ciertamente soy de Pablo; y el otro: Yo soy de Apolos, ¿no sois carnales?

Para algunos Pablo era la encarnación de la sabiduría, para otros era Apolos, otros decían que era Cefas y para otros de una forma natural Cristo.

Era evidente que la actitud de los corintios fue influenciada y gobernada por la idea de la sabiduría.

La tendencia natural era hacer de la fe en Cristo una filosofía – y separarla de un ser vivo o como Pablo le llama luego “UN ESPÍRITU VIVIFICANTE”.

El propósito de la carta era rectificar las deficiencias y conceptos defectuosos que se estaban presentando en la vida de la iglesia.

Para comenzar Pablo les recuerda que esa sabiduría por la cual ellos estaban fascinados era la sabiduría del hombre natural o la sabiduría de este mundo.

La pregunta sería; ¿Cuál es la fuente de la sabiduría del hombre natural o la sabiduría del mundo?

La respuesta a esto la presenta Santiago en el capítulo 3 verso 14 y 15.

Pero si tenéis celos amargos y contención en vuestro corazón, no os jactéis, ni mintáis contra la verdad; porque esta sabiduría no es la que desciende de lo alto, sino terrenal, animal, diabólica.

Según Santiago, la sabiduría del mundo opera en la esfera de lo natural, de lo sensual, y lo diabólico.

  1. Terrenal – lo de abajo, lo que se ve, lo natural,

2.“Animal” o “Sensual” – almática – opera completamente en la dimensión de la naturaleza pecaminosa del hombre no en la naturaleza divina.

  1. Diabólica – no proviene de Dios sino del diablo.

Esto explica lo que estaba sucediendo en la iglesia – los corintios estaban fuertemente influenciados por sus inclinaciones naturales y sus deseos carnales y todo esto mientras operaban en los dones de Espíritu.

El fruto de esto fue todo tipo de sensualidad y los llevo a no poder discernir lo que era de Cristo con lo que era de este mundo.

Esta es la razón del porque Pablo le tiene que escribir sobre la diferencia entre el templo de Dios y los ídolos, la cena del Señor y los sacrificios ofrecidos a los demonios.

La ceguera que produce la sabiduría de este mundo es impresionante y los corintios son un vivo ejemplo de cómo esta sabiduría opera y se muestra en la iglesia.

Esto tiene profundas implicaciones para nosotros en el siglo 21.

En corinto la sabiduría del mundo se mostró en divisiones y trucos de manipulación.

Pero su mayor expresión Pablo la identifica y dice que la sabiduría de este mundo llevo a los hombres a “crucificar al Señor de gloria”.

La sugerencia es que todo lo que es natural, – todo lo que no ha sido crucificado puede hacer vana la cruz y contradecir lo que se obtuvo por medio de ella.

Es obvio que de principio a fin el tema de la sabiduría permea toda la carta y por causa de las serias implicaciones para la iglesia Pablo escribe esta epístola, con el propósito de mostrar cómo opera la verdadera sabiduría, la sabiduría que es de arriba.

El contraste está claro en toda la epístola – la sabiduría del mundo produce todo tipo de fruto terrenal, sensual y diabólico – en otras palabras, revela el orden del viejo hombre mientras que la sabiduría de Dios revela el orden de la nueva criatura que manifiesta justicia, santificación y redención.

¿Cómo se manifiesta esto en la iglesia?

Según Pablo – por medio de la sabiduría revelada – para Pablo la sabiduría no era un conjunto de filosofías o elocuentes y convincentes argumentos sobre los asuntos de la vida – la sabiduría era ALGUIEN.

1 Corintios 1:26-28

Pues mirad, hermanos, vuestra vocación, que no sois muchos sabios según la carne, ni muchos poderosos, ni muchos nobles;

27 sino que lo necio del mundo escogió Dios, para avergonzar a los sabios; y lo débil del mundo escogió Dios, para avergonzar a lo fuerte;

28 y lo vil del mundo y lo menospreciado escogió Dios, y lo que no es, para deshacer lo que es,

29 a fin de que nadie se jacte en su presencia.

30 Más por él estáis vosotros en Cristo Jesús, el cual nos ha sido hecho por Dios sabiduría, justificación, santificación y redención;

31 para que, como está escrito: El que se gloría, gloríese en el Señor.

Diga fuerte: Dios escogió

Este escogimiento no es en relación a elección eterna o al propósito eterno en Cristo sino la condición natural de aquellos que fueron escogidos en Cristo.

Según la sabiduría divina lo que Dios escoge es:

  • Necio – para avergonzar a los sabios
  • Débil – para avergonzar lo fuerte
  • Lo vil, menospreciado y lo que no es – para deshacer lo que es

Dios hizo esto deliberadamente.


Publicado en: NOTICIACRISTIANA.COM – Entérate diariamente de las noticias cristianas evangélicas en todo el mundo.


 




Continuar Leyendo

Blogs

La vida está en la sangre que derramó Dios, la de su hijo

Publicado

en

NOTICIACRISTIANA.COM.- El ataque fue rápido y sorpresivo. Los atacantes eran hombres armados de machetes. Juana Garrido del Ángel, valiente mujer, se defendió como pudo. Era el 20 de mayo de 1983, en Ciudad Madero, Tamaulipas, México. Al intentar defender su cabeza de uno de los golpes, Juana levantó la mano.

La afilada hoja del machete no le dio en el cráneo, pero sí le seccionó la mano izquierda. Juana no se inmutó. Recogió la mano del suelo, la envolvió en su chal, y se dirigió con la mano cortada al hospital civil de la zona.

Allí no pudieron hacer nada por ella. Así que Juana fue al Hospital Zonal del Instituto Mexicano del Seguro Social. Y a pesar de que habían transcurrido 48 horas desde el ataque y que por consiguiente la mano estaba prácticamente muerta, el cirujano Manlio Calogero Speziale realizó un milagro quirúrgico: le suturó la mano con tanta pericia que la salvó. En cuatro meses más, la mano le sería otra vez tan útil como lo era antes.

He aquí otro milagro, esta vez por concepto de la restauración de miembros amputados, realizado en México por un maestro cirujano. Cuando la sangre de Juana volvió a correr por las venas y las arterias de la mano, la mano recobró la vida. Y con el tiempo y un poco de paciencia, esa mano volvería a ser como antes, y del ataque sólo quedaría como recuerdo una leve cicatriz.

La vida está en la sangre. Cuando ese líquido maravilloso, obra maestra de la creación y no de la evolución, corre por nuestras venas y arterias, tenemos vida. Sin sangre, nuestro cuerpo no es más que cadáver reseco. En cambio, cuando tiene sangre, tiene vida, pensamiento, calor, amor, fuerza e inteligencia.

Es por esa cualidad de la sangre, la de ser la vida que corre raudamente en los organismos, que Dios le dijo al pueblo de Israel por medio de Moisés: «La vida de toda criatura está en la sangre. Yo mismo se la he dado a ustedes sobre el altar, para que hagan propiciación por ustedes mismos, ya que la propiciación se hace por medio de la sangre».

La sangre que derramó Dios, sangre pura que vertió para expiar nuestros pecados y así salvarnos de la muerte, es la sangre de su Hijo Jesucristo, Dios hecho hombre. Es por esa sangre que Cristo derramó en la cruz del Calvario que todos los que creemos en Él recibimos vida.

Dios se hizo hombre en la persona de Jesucristo. Por las venas de Cristo, debido a su condición de hombre, corría sangre. Y esa sangre, igual a la nuestra, es vida espiritual para cada uno de nosotros. Si nos apropiamos de ella, creyendo en el Señor Jesucristo y en su muerte expiatoria por nosotros, seremos salvos.


Publicado en: NOTICIACRISTIANA.COM – Entérate diariamente de las noticias cristianas evangélicas en todo el mundo.


 




Continuar Leyendo

Blogs

¿Cuáles son las teorías mesiánicas que han surgido del Covid-19?

Si Dios no sabría lo que está haciendo entonces, qué sentido tendría crear los cielos, la tierra y todo lo que habita en ella. No somos producto de una casualidad, estamos aquí por un propósito.

Publicado

en

NOTICIACRISTIANA.COM- A raíz del brote del Covid-19, han surgido una serie de teorías mesiánicas las cuales giran en torno a una cristianización de la política a partir de la relación que existe entre la religión y las acciones de diversos gobiernos.

Tal parece que ahora, todos se preguntan: ¿Si Dios es bueno, por qué permite tanta maldad?, sin ni siquiera, sentarse a reflexionar el para qué ocurren todas estas cosas.

Debemos entender que como cristianos, nuestra fe no debe estar basada en lo que vemos, sino en aquello que no podemos tocar; en lo invisible de Dios, ahí es donde está la respuesta a todo.

Si Dios no sabría lo que está haciendo entonces, qué sentido tendría crear los cielos, la tierra y todo lo que habita en ella. No somos producto de una casualidad, estamos aquí por un propósito.

¿Más teorías?

¿Por qué China duró tanto en avisar a las demás naciones que se avecinaba una crisis mundial pandémica? Probablemente, se deba a que ellos sabían las consecuencias económicas que acarraría enfrentar una pandemia de este tipo.

Debemos entender que como seres humanos no podemos controlar todo lo que pasa a nuestro alrededor, pero, sí somos responsables de nuestras acciones y que, ciertas conductas, sean buenas o malas, tendrán una consecuencia.

También, es importante entender que todo tiene una solución y que el trabajo de Dios comienza cuando nosotros nos doblegamos a su voluntad.

Ahora, todos los cristianos del mundo se encuentran en sus casas orando, leyendo la Biblia y buscando a Dios de verdad. Por qué esperar a que se presente una crisis de esta magnitud para poder reflexionar, para pasar tiempo de calidad con la familia, para darle importancia a las cosas que realmente se merecen nuestra completa atención. Evidentemente, estábamos haciendo las cosas mal y Dios utilizó un virus para demostrarnos que su venida está más cerca de lo que pensamos y que es necesario, estar preparados.

La Biblia habla claramente de que estas cosas ocurrirían, pues, entonces no nos sorprendamos. Solo esperemos a que la voluntad de Dios se siga manifestando, porque el Señor no es una teoría es una realidad.

Ansiedad

Por qué darle lugar a la ansiedad en medio de todo este problema, ¿acaso tenemos un Dios pequeño, sin poder, sin Gloria? ¿Realmente crees en lo que está escrito en la Biblia o es un conjunto de teorías? 

¿A cuál Dios estás adorando? ¿Por qué no admitimos que antes de que sucedieran estas cosas, estábamos más enfrascados en hacer dinero que en buscar al Señor? 

Dios nos está hablando, es momento de escucharlo y atender sus palabras. Busquemos al Señor mientras pueda ser hallado, antes de que sea tarde.

 


Publicado en: NOTICIACRISTIANA.COM- Entérate de las mejores noticias cristianas evangélicas y del mundo.


 




Continuar Leyendo

Más leídas