Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
nav
Martes 16 de Octubre de 2018

Descubren la partícula de Dios que explica el origen del universo (Video)

“Se trataría de un disparate pensar que el hecho de haber probado la teoría del físico británico Peter Higgs, quien además es creyente, vaya de alguna forma contra la existencia de Dios”, obispo argentino Marcelo Sánchez Sorondo.

  • Descubrimientos    
  • 5 jul 2012   

¿Qué sientes con esta noticia?

Ginebra.- La Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN) asegura en un 99% de probabilidad haber descubierto la existencia del bosón de Higgs, conocido popularmente como la “partícula de Dios”, un hallazgo fundamental para explicar el origen del universo.

“Puedo confirmar que se ha descubierto una partícula que es consistente con la teoría del bosón de Higgs”, explicó John Womersley, director ejecutivo del Consejo de Tecnología y Ciencia del Reino Unido, durante una presentación del hallazgo en Londres.

“Se trataría de un disparate pensar que el hecho de haber probado la teoría del físico británico Peter Higgs, quien además es creyente, vaya de alguna forma contra la existencia de Dios”, explica el obispo argentino Marcelo Sánchez Sorondo, canciller de la Pontificia Academia de Ciencias, el organismo vaticano dedicado a la promoción del estudio de la Matemática, la Física y las Ciencias Naturales.

“Sabemos que no somos hijos del caos, de una explosión, sino que somos hijos de Dios, de un padre bueno que tiene un proyecto sobre nosotros. El proyecto no es evolutivo sino global, es la providencia. Esa realidad de fe no está en contradicción con el Big Bang”, José Funes, director del Observatorio Astronómico Vaticano.

El portavoz de la Conferencia Episcopal Española, Juan Antonio Martínez Camino, dijo que el descubrimiento lo alegró y porque se hable de «partícula de Dios» porque «demuestra que cuando el ser humano busca el origen de las cosas, no puede menos que hablar de Dios».

Joe Incandela, portavoz de uno de los dos equipos que trabajan en la búsqueda de la partícula de Higgs aseguró que “se trata de un resultado todavía preliminar, pero creemos que es muy fuerte y muy sólido”.

ATLAS, uno de los dos experimentos del CERN que busca el bosón de Higgs”, ha confirmado la observación de una nueva partícula a un nivel de 5 sigma (una forma de medir la probabilidad de que los resultados sean ciertos que ronda el 100%). Esta medición implica que la probabilidad de error es de una en tres millones, una cifra que, oficialmente, es suficiente para dar por confirmado un descubrimiento.

La partícula de Dios, la última pieza que faltaba

Esta partícula es la última pieza que falta en el Modelo Estándar, la teoría que describe la formación básica del universo. Las otras 11 partículas que se predecían en el modelo ya se han encontrado, y hallar el Higgs validaría el modelo. Descartarla o encontrar algo más exótico obligaría a revisar nuestra comprensión de cómo se estructura el universo.

Los científicos creen que en la primera billonésima de segundo tras el Big Bang, el universo era una gran sopa de partículas avanzando en distintas direcciones a la velocidad de la luz, sin ninguna masa apreciable.

Fue a través de su interacción con el campo de Higgs como ganaron masa y, con el tiempo, formaron el universo. El campo de Higgs, es un campo de energía teórico e invisible que invade todo el cosmos.

Algunas partículas, como los fotones que componen la luz, no se ven afectadas por él y por lo tanto no tienen masa. A otras las cubre, produciendo un efecto similar al de los cereales reunidos en una cuchara.

Con los resultados presentados ayer, la existencia del bosón de Higgs, la partícula subatómica teorizada por el físico británico Peter Higgs en los años sesenta, sobre la que reposa el Modelo Estándar de la Física de Partículas, es prácticamente un hecho.

La búsqueda empezó desde 1980

Si no fuera por el bosón de Higgs, las partículas fundamentales de las que se compone todo, desde un grano de arena hasta las personas, los planetas y las galaxias viajarían por el Cosmos a la velocidad de la luz, y el Universo no se habría “coagulado” para formar materia. Por ese motivo, el premio Nobel Sheldon Glashow la apodó como “the God particle” (“la partícula de Dios”).

La búsqueda de la partícula de Dios, comenzó a principios de los 80, primero en el ahora cerrado colisionador de partículas Tevatron del Fermilab, cerca de Chicago, y más tarde en una máquina similar en el CERN. La investigación se intensificó a partir de 2010, cuando se puso en marcha el Gran Colisionador de Hadrones del centro europeo.

Fuente: AP, La Razón