Connect with us

Descubrimientos

Historiadores aseguran haber encontrado el Santo Grial, la copa utilizada por Jesús en la Santa Cena

La copa que utilizó Jesucristo en la Última Cena o Santa Cena es el cáliz de doña Urraca, y llevaría cincuenta y cuatro años expuesta sin que nadie supiera su origen en España.

Avatar

Publicado

en

Los historiadores Margarita Torres y José Miguel Ortega del Río presentaron su libro ‘Los reyes del Grial’, que recoge una exhaustiva investigación científica desarrollada durante tres años que demuestra “sin lugar a dudas” que el Santo Grial, “la copa que la comunidad cristiana de Jerusalén en el siglo XI consideraba que era el cáliz de Cristo, se encuentra ubicada en la Basílica de San Isidoro de León”.

La copa que utilizó Jesucristo en la Última Cena o Santa Cena es el cáliz de doña Urraca, y llevaría cincuenta y cuatro años expuesta sin que nadie supiera su origen.

Según ese estudio, esta famosa copa sería la conocida como el cáliz de doña Urraca, y habría pasado completamente desapercibido. De hecho, desde hace más de cincuenta años que se expone en el Museo de la Colegiata de San Isidoro de León.

El Santo Grial o cáliz de Cristo es un objeto que por su valor histórico y religioso, y por los mitos y leyendas que le rodean, ha obsesionado a muchos durante siglos y ha servido a otros tantos como inspiración para multitud de obras de ficción.

Margarita Torres, ha detallado que este hallazgo está confirmado mediante el descubrimiento de dos pergaminos originales egipcios fechados en el año 1054, que recogen que el cáliz fue enviado al rey de León Fernando el Grande, tras haber sido saqueado de la Iglesia del Santo Sepulcro de Jerusalén, donde había permanecido desde el siglo IV.

Estos documentos prueban “sin ninguna duda” que el cáliz fue entregado en señal de agradecimiento después de que el monarca leonés enviara un gran cargamento de víveres a Egipto, en un “año de gran hambruna”. La investigación demuestra, por lo tanto, que el que cáliz que era considerado el Santo Grial por la comunidad cristiana del siglo XI se encuentra en León.

Otra de las evidencias que apoyan la tesis de estos dos historiadores es que, según recogen los pergaminos egipcios, durante el traslado de la reliquia a León una de las esquirlas del cáliz se saltó. Esa misma esquirla le falta al cáliz denominado hasta ahora cáliz de la Infanta Doña Urraca, hija de Fernando I el Grande, y que está ubicado desde el siglo XI en la basílica de San Isidoro.

Además, la datación de la copa, que no se ha podido realizar mediante la prueba del Carbono 14 por no tratarse de un resto orgánico, sino que se ha realizado mediante un completo estudio de acuerdo a su tipología, ha demostrado que pertenece al periodo comprendido entre el siglo I antes de Cristo y el I después de Cristo, lo que coincidiría también con el momento en el que se cree que Jesús utilizó el Santo Grial.

Se trata, ha agregado Ortega del Río de “un enorme puzle al que ahora se encajan las piezas que estaban deslavazadas”, que ha reconocido que “aún quedan muchas preguntas sin resolver” en torno a este asunto, aunque ha confiado en que tras este primer hallazgo “salgan a la luz nuevas investigaciones que lo completen”.

El edificio de Botines de León ha acogido la presentación de ‘Los reyes del Grial’, que ha sido patrocinado por la Fundación Monteleón. Su presidente, José Manuel Fernández del Corral, ha manifestado que la obra “merece el apoyo de la institución por sus aportaciones históricas e implicación con León”.

Fuente: Europa Press

Continuar Leyendo
Advertisement
Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Dejar una respuesta

Descubrimientos

Artefactos apoyan la historicidad del libro de Jeremías

El investigador categorizó y analizó los datos para compararlos con los nombres encontrados en el libro bíblico.

Avatar

Publicado

en

NOTICIACRISTIANA.COM. – Al comparar los nombres bíblicos, citados en el libro de Jeremías con los artefactos arqueológicos del período, en que se cree que el profeta vivió entre los siglos V y VI a. C., Mitka R. Golub afirma que su historicidad está respaldada.

Según la investigadora de la Universidad Hebrea de Jerusalén, las inscripciones antiguas con nombres bíblicos, se descubrieron en las últimas décadas y se pueden utilizar para aclarar la historicidad de sus narraciones.

Golub ha desarrollado nuevas técnicas de estudio, centrándose en las características y tendencias generales.

Diferencias culturales

En dos artículos publicados en la Biblical Archaeology Review y el Israel Exploration Journal, la investigadora explica que sus estudios también arrojan luz sobre las diferencias culturales entre los antiguos reinos de Israel y Judá. Los estudios muestran diferencias culturales entre los dos pueblos.

“Encontramos evidencia de muchos nombres que se remontan al Primer Período del Templo, también conocido como Edad de Hierro II, y nos proporcionan muchos datos”, dijo a The Jerusalem Post.

“Mi enfoque no era simplemente resaltar un nombre específico en un artefacto que también se mencionaba en la Biblia, sino examinar el conocimiento ofrecido por una colección de nombres”, continuó.

Golub utilizó en su investigación nombres recopilados de artefactos arqueológicos, estudios publicados, documentos y libros para reunir la mayor cantidad de nombres posible.

Entre las características utilizadas se encuentran términos como origen geográfico, afiliación política y tipos de artefactos, como fragmentos de cerámica, frascos, utensilios, etc.

También prestó más atención a los nombres con características o referencias a lo divino en sus sufijos o prefijos, los llamados teofóricos, comunes entre los judíos durante el Período del Primer Templo y que han ganado popularidad a lo largo de los años.

Elemento Yavista

En el caso de Jeremías, como se explica en la Revisión de Arqueología Bíblica, se compararon 92 nombres del libro con 367 nombres de artefactos excavados relevantes, encontrando que el 63% de los nombres en el primer grupo tenían un elemento Yavista, como referencia a “yod-hei-vav -hei “, el nombre específico de Dios para los judíos.

Otro problema que se descubrió fue que el 10% de los artículos incluía el nombre divino genérico Él, el 7% había abreviado elementos teofóricos, el 3% consistía en nombres con otros nombres divinos, el 1% nombres con apelaciones divinas y el 16% otros nombres.

En el segundo grupo distribuido entre las categorías de nombres, los datos son similares, con un 50% de nombres jóvenes; 8% de nombres con Él; 14% con un elemento teofórico abreviado, 4% de nombres con apelaciones divinas y 24% de otros nombres.

El investigador señala que, según el estudio, los resultados demuestran que el grupo de nombres mencionados en el libro bíblico tiene las mismas características que los que surgieron en las excavaciones arqueológicas.


Publicado por: NOTICIACRISTIANA.COM – Entérate diariamente de las noticias cristianas evangélicas y del mundo.


Continuar Leyendo

Descubrimientos

Descubrimientos pueden probar relato bíblico de Sansón

El profesor Tom Meyer destacó tres descubrimientos arqueológicos que pueden probar el relato bíblico de Sansón.

Avatar

Publicado

en

NOTICIACRISTIANA.COM. – Tom Meyer, profesor de Shasta Bible College y California Graduate School, reveló en una entrevista con el sitio de noticias británico ‘Express’, tres hallazgos antiguos que “nos ayudan a medir la precisión histórica de Sansón”.

Según el Antiguo Testamento, Sansón era un guerrero israelí cuya enorme fuerza estaba en su cabello que no había sido cortado.

Una de las historias dice que Sansón encontró un león y lo mató con sus propias manos. Esto es exactamente lo que los científicos vieron representado en un pequeño sello de piedra descubierto en 2012. El sello del siglo XII a.C. mostró a un hombre fuerte desarmado contra un león.

“El pequeño sello, de solo 15 mm de diámetro, se encontró en la ciudad de Beth-Shemesh, Israel, una ciudad en las llanuras bíblicas que estaba a la vista de la ciudad natal de Sansón, Zorah, y a un corto paseo de Timnath, el lugar donde Sansón mató al león”, dijo Meyer al periódico.

La Biblia también dice que Sansón se cortó el pelo y se convirtió en prisionero de los filisteos, enemigos de Israel.

Durante un festival para celebrar su victoria, los gobernantes filisteos le ordenaron a Sansón que fuera para entretenimiento. La celebración tuvo lugar en la terraza de un templo sostenido por pilares de cedro.

“Balanceándose furiosamente de un lado a otro entre los pilares de cedro que sostenían el techo, Sansón rompió los pilares y el techo se derrumbó, matando a Sansón y a todos los filisteos presentes”, dijo Meyer.

Pruebas arqueológicas

Las excavaciones arqueológicas de 1971-1974 en Tel Qasile, al norte de Tel Aviv, desenterraron un templo del siglo XII a. C. que puede ser el templo donde murió Sansón.

Sin embargo, Meyer, conocido como el Hombre de la Memoria de la Biblia, por su extraordinaria habilidad para recitar más de 20 libros bíblicos, aclaró que “aún no está claro si el templo de Tel Quasile es lo que Sansón derribó” pues “todo el templo filisteo excavado en Israel tiene un plan arquitectónico similar”.

El tercer descubrimiento es una sinagoga del siglo V d.C., encontrada en 2011 en la ciudad de Huqoq. Su piso de mosaico describe dos escenas de la vida de Sansón.

“La primera es la historia de Sansón capturando 300 zorros, atando sus colas con una cuerda, y luego atando antorchas a las cuerdas y soltando a los zorros para destruir toda la cosecha filistea de primavera.

El otro mosaico muestra a Sansón llevando puertas de Gaza a una colina cerca de la ciudad bíblica de Hebrón”, explicó Meyer.


Publicado por: NOTICIACRISTIANA.COM – Entérate diariamente de las noticias cristianas evangélicas y del mundo.


Continuar Leyendo

Descubrimientos

Encuentran inscripción que puede probar antiguas fronteras israelíes

La inscripción fue encontrada en un jarrón y confirma el relato bíblico.

Avatar

Publicado

en

NOTICIACRISTIANA.COM. – Una inscripción hebrea descubierta recientemente por los arqueólogos puede confirmar las antiguas fronteras de Israel, como se informa en la Biblia.

Investigadores del Instituto de Arqueología de la Universidad Hebrea de Jerusalén dicen que la inscripción fue descubierta en Abel Beth-Maacah, a quien se menciona en la Biblia varias veces.

“Ben-hadad respondió a la solicitud del rey Asa; envió a sus comandantes del ejército contra las ciudades de Israel y capturó Ljon, Dan, Abel-Beth-Maacah y todo Chinnerote, así como toda la tierra de Neftalí”, dice un extracto de 1 Reyes 15:20.

También hay una lista de conquistas del rey de Asiria en la que se menciona nuevamente el lugar, en 2 Reyes 15:29 , y el descubrimiento se ha relacionado con la ciudad mencionada en la Biblia debido a su ubicación.

“Es un sitio muy grande y prominente, y antes de comenzar nuestro proyecto hace ocho años, nunca había sido excavado, posiblemente debido a su ubicación en la frontera”, dijo Panitz-Cohen al Jerusalem Post.

Mientras estudiaba un jarrón encontrado en la región, Adrienne Ganur, restauradora de la Autoridad de Antigüedades de Israel, descubrió que había una inscripción en tinta bastante rara en ese momento.

Después de más estudios, el profesor Christopher Rollston de la Universidad George Washington en Washington dijo que la inscripción incluía la palabra Lebenayau, o “perteneciente a Benayau”, un nombre formado por la raíz Bana, que en hebreo y en muchos idiomas semíticos se refiere a el concepto de construcción – y el final teofórico “yahu” – refiriéndose a YHWH, el Dios de los israelitas.


Publicado en: NOTICIACRISTIANA.COM – Entérate diariamente de todas las noticias cristianas evangélicas.


Continuar Leyendo

Más leídas