nav
Miércoles 13 de Diciembre de 2017

Jesús era más judío de lo que los cristianos piensan, afirma erudito de la Biblia

De acuerdo con Henze, el período entre el siglo IV a.C. y el primer siglo d.C. son cruciales para entender que puede haber menos diferencias entre las dos religiones que muchas personas puedan pensar.

  • Teología    
  • 25 nov 2017   

¿Qué sientes con esta noticia?

Cuando el teólogo Matthias Henze, profesor de religión de la Universidad de Rice, Texas, visita iglesias y sinagogas en la región donde vive para promover un mayor diálogo entre el cristianismo y el judaísmo, su enfoque es discutir un período histórico específico: el intervalo de cuatro a cinco siglos entre el Antiguo y el Nuevo Testamento.

“Él fue descuidado por varios motivos”, explica Henze, experto en Antiguo Testamento y judaísmo primitivo, con énfasis en el período del Segundo Templo.

“Tanto los judíos como los cristianos por regla general no prestan mucha atención a ese período”, revela.

De acuerdo con Henze, el período entre el siglo IV a.C.  y el primer siglo d.C. son cruciales para entender que puede haber menos diferencias entre las dos religiones que muchas personas puedan pensar. Él insiste en que los textos religiosos hebreos de este período, incluyendo los Pergaminos del Mar Muerto, ayudaron a influenciar a Jesús, a quien describe como un judío que practicaba el judaísmo de su tiempo.

Este argumento es detalladamente analizado en su nuevo libro: “Como los escritos judíos entre el Antiguo y el Nuevo Testamento nos ayudan a entender a Jesús”, aún inédito en Brasil.

El teólogo destaca que los textos religiosos hebreos de ese período de intervalo intertestamentario, “colocan a Jesús en un contexto. Nosotros lo colocamos en el lugar que él pertenece. No es más un personaje solo, desplazado”.

Según él, “sólo cuando entendemos a Jesús como parte de un mundo judío mayor, es que hacemos mucho más justicia al Nuevo Testamento”.

Jesús no era cristiano

Nacido en Alemania, Henze tuvo una formación teológica en la iglesia luterana. Él fue el responsable de la creación del Departamento de Estudios Judíos de Rice, que fundó en 2009.

“Estoy muy cómodo de predicar en las iglesias sobre las cuestiones judías. La gente quiere hablar sobre el cristianismo, particularmente sobre Jesús. Pero ellos también tienen un gran deseo de aprender más sobre los orígenes del cristianismo, el movimiento iniciado por Jesús”, asegura.

Él destaca que el cristiano en general sabe poco sobre el período intertestamentario, por qué no se describe en la Biblia. “Fue en esa época que los judíos se sintieron libres para escribir nuevos textos, pensar nuevos pensamientos, desarrollar nuevas formas literarias de expresión”.

En ese intervalo de unos 400 años los reinos de Israel y Judá fueron gobernados sucesivamente por los persas, griegos, hasmoneanos y romanos. Sólo al final del período, argumenta el erudito, es que los judíos se abrieron para nuevas ideas, y “el cristianismo emerge … Jesús viene, siendo heredero de esas ideas”.

“Abrimos el Nuevo Testamento y vemos a Jesús como parte del judaísmo de sus días”, destaca. “Él era judío, nacido en Israel de padres judíos, presentado al Templo, creado en la religión judía y murió judío”.

Para el profesor, algunos detalles hacen toda la diferencia. “En el Nuevo Testamento, Jesús va a la sinagoga el sábado. En Lucas 4 dice que esa era la costumbre, pero no hay sinagogas en el Antiguo Testamento, la Biblia hebrea”, asevera.

“Jesús era llamado” rabino “por sus discípulos. No hay rabinos en el Tanakh [Antiguo Testamento]. Jesús gasta mucho de su tiempo discutiendo la Torá con los fariseos, como todos los cristianos saben. No hay fariseos en el Tanakh”, puntualiza.

Henze cree que los cristianos descuidan que Jesús vivió un judaísmo derivado de la Biblia hebrea. Tal vez lo que merezca más atención es la idea de Jesús como el mesías de Israel, de donde surgió el término Cristo [palabra griega que tiene el mismo sentido]. “Esto fue incorporado a partir de la expectativa de un mesías al final de los días. Pero ese tipo de idea no se explica detalladamente en el Tanakh.

El profesor Henze dice saber que muchos no concuerdan con sus argumentos, pero él dice que quisiera pedir a los cristianos que respondieran con sinceridad: “¿Cómo nuestra comprensión de Jesús y del Nuevo Testamento cambia si tomamos en serio que Jesús era judío?

Aunque esto parezca demasiado obvio, él asegura que “la mayoría de los cristianos cree que Jesús es alguien igual a ellos, posee la misma teología, e incluso pertenece a la misma denominación”. Sin embargo, reitera “él vivió en Israel del primer siglo” y, por lo tanto, los cristianos deberían familiarizarse más con el judaísmo, por qué esa era la religión practicada por Jesús y otros judíos de su tiempo.

La intención de haber escrito un libro sobre ese “rescate” que considera necesario, enfatiza Henze, es que las personas “se abran a la necesidad de entender el contexto histórico y religioso” y “lean el Nuevo Testamento de manera más responsable e informada”.

[ Fuente: Times of Israel ]