Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  

NOTICIACRISTIANA.COM- La médico  estadounidense, Beverly Mcmillan, durante muchos años trabajó en clínicas donde se practicaban abortos, según cuenta a la fuente, algunos de ellos eran ilegales, pero, hubo un momento en su vida en la que experimentó una fuerte conversión al cristianismo, que a su vez, la fue llevando a una visión pro-vida.

Mcmillan, asegura que primero dejó de practicar abortos en las clínicas y luego debido al conocimiento poco agradable sobre los procedimientos, decidió convertirse en un médico pro-vida hasta que finalmente se convirtió en activista.

“Fui criada en un hogar cristiano, así que ciertamente sabía todo lo que ‘debes y no debes hacer’. Tuve una vida bastante protegida, por lo que cuando comencé a ejercer mi carrera, experimenté cosas terribles practicando abortos”, dijo en entrevista.

La mujer señala que la primera vez donde vio el aborto fue en el Hospital del Condado de Cook en Chicago, allí llegaban mujeres embarazadas a practicarse abortos ilegales.

Beverly McMillan estaba convencida que ayudándolas a abortar estaba apoyando a las mujeres, entonces, decidió abrir su propia clínica privada donde ofrecían servicios abortivos.

“Empezamos a realizar abortos en el primer trimestre. Solo íbamos a hacer abortos en el primer trimestre porque las complicaciones aumentan exponencialmente a medida que avanza el embarazo. No queríamos meternos en grandes problemas”, dijo.

Su encuentro con Dios

Tiempo después de estar en la práctica, asistió a una charla sobre educación para el parto, en ese lugar, conoció a una mujer que era cristiana, “ella era simplemente encantadora. Me estaba preguntando sobre mi consulta”, dijo.

Agregó, “cuando le dije que me estaba preparando para abrir una clínica de abortos se horrorizó. Pero ella se fue a casa después de eso, luego llamó a su mejor amiga e hicieron una cadena de oración por teléfono por mí”. Seis meses después, me encontré con Cristo”.

Señala que en su proceso le pedía fortaleza a Dios, fue allí cuando el Señor le habló, dos años después se convirtió en médico pro-vida.

A su vez, continuaba yendo a la iglesia y, al sentarse bajo la predicación de la Palabra de Dios y escuchar el Evangelio supo que necesitaba hacer una confesión pública de fe y ser bautizada.

Actualmente, cuenta su historia y trabaja testificando en la corte a favor de proyectos de ley pro-vida y en contra de abortistas que han herido a mujeres.

De igual forma, participa en marchas activistas en las calles y asesora a mujeres que han pensado en tomar la decisión de abortar.


Publicado en: NOTICIACRISTIANA.COM- Entérate diariamente de las noticias cristianas evangélicas.