nav
Jueves 01 de Diciembre de 2016

“El alma puede abandonar el cuerpo y puede observarse”, aseguran científicos

Según los autores del estudio, los pacientes describieron una luz brillante en el horizonte y contaron cómo salían de su cuerpo. Además, habían visto a los médicos que hablaban e indicaban el lugar y la forma exacta de cómo se encontraban.

  • Estudios    
  • 16 ene 2015   

¿Qué sientes con esta noticia?

HISTORY CHANNEL.- Un estudio realizado por un equipo de investigadores holandeses llegó a la conclusión de que el alma de las personas que pasan por un estado de muerte clínico para luego dejar el cuerpo físico, se puede observar claramente lo que sucede a su alrededor.

De acuerdo con History Channel los científicos reunieron más de 70 casos de personas que fueron capaces de relatar sus experiencias durante el lapso en el que estaban clínicamente muertos y establecieron que la conciencia puede vivir más allá del cerebro, aunque el mundo tal como lo percibimos es accesible sólo a través de los sentidos físicos.

Uno de los casos citados en el estudio fue un paciente que estuvo clínicamente muerto durante 20 minutos, después de una cirugía cardíaca de alto riesgo y, de forma inesperada, volvió a la vida. Según los científicos, después de su resurrección, el paciente desarrolló una cuenta exacta de las escenas que rodearon su muerte temporal.

Según los autores del estudio, los pacientes describieron una luz brillante en el horizonte y contaron cómo salían de su cuerpo. Además, habían visto a los médicos que hablaban e indicaban el lugar y la forma exacta de cómo se encontraban.

El paciente describe con exactitud las anotaciones médicas que la enfermera hacía en el ordenador durante su “muerte”.

Después de analizar decenas de casos como este, la conclusión de los autores del estudio fue que estos pacientes estuvieron conscientes del hecho y fuera de sus cuerpos durante el estado de muerte clínica. De lo contrario, explican los investigadores, no sería posible para ellos describir las escenas que ocurrieron durante su muerte clínica con tal precisión.