nav
Martes 19 de Septiembre de 2017

Se convierte al evangelio ‘Don Jediondo’ un humorista colombiano

•”He pedido perdón. Uno, sin querer, ofendía a las personas o ridiculizaba en los shows a las señoras porque estaban gorditas. Si uno se burla de la creación de Dios, se burla de Dios”, dice el humorista.

  • Entretenimiento    
  • 9 abr 2012   

¿Qué sientes con esta noticia?

El humorista colombiano Pedro González, conocido popularmente como ‘Don Jediondo’ ha sorprendido a su público pero no por sus “chistes verdes” sino por su conversión al evangelio.

Ahora a González le ha llovido las llamadas de “pastores de varias iglesias para dar mi testimonio y para apoyarme espiritualmente, y hasta muchas personas que se sienten solas”, dice el humorista quien se ha unido a la sensibilización contra las minas antipersonal, publica el diario El Tiempo de Colombia.

Los evangélicos colombianos están contentos por la conversión de ‘Don Jediondo’, pero a otros les parece que es una estrategia para elevar su protagonismo porque él dio a conocer esta noticia en esta Semana Santa que acabamos de pasar.

En una segunda entrevista que le brindó González a El Tiempo vía webcam sobre las razones de su cambio algunos usuarios en las redes sociales insinuaron de dicha conversión del humorista es con fines comerciales, pero ‘Don Jediondo’ enfatizó: “EL TIEMPO se enteró en un buen momento y lo contó, pero esta conversión no es ningún negocio”.

El diario El Tiempo cita: “Al humorista Pedro González ahora le preocupa más agradar a Dios que a la gente.

No es un chiste”.

González expresa que un sueño que tuvo se le apareció un viejito de barba, vestido de blanco, y le dijo con voz suave: “La respuesta a todos tus problemas está en el Evangelio”.

En realidad detrás del este famoso humorista si habían problemas mientras hacía reír a muchos él sufría de: estrés, depresión, insomnio, obsesión por el trabajo y las comodidades materiales, y ataques de pánico. Un espíritu vacío. Hasta el extremo de someterse a un tratamiento psiquiátrico durante más de un año.

“Son demonios que se le tratan de meter a uno. No lo digo solo desde el punto de vista religioso: de verdad que se le meten a uno energías y cosas malas”, dice González quien tiene una esposa evangélica que lleva años de congregarse con sus dos hijos en la iglesia El Lugar de su Presencia, en Bogotá.

Tal parece que el humorista a pesar de contar sus “chistes verdes”, tenía una familia evangélica que seguro oraba por él y creyendo en la promesa bíblica: “Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo tú, y tu casa” (Hechos 16:31).

El día que González, decidió asistir a la iglesia un mensaje directo lo esperaba. “En la prédica, el pastor dijo que Dios le habla a uno a través de los sueños. Ahí comprendí que todas esas palabras tan lindas estaban dirigidas a mí”, cuenta emocionado este humorista y periodista boyacense, de 48 años de edad, sobre el día en el que su vida empezó a transformarse.

“Lloré hasta la saciedad. Sentí una limpieza por dentro, una paz que no se puede describir. Y mi hijo me dijo: ‘Hay fiesta en el cielo porque acabas de ingresar al reino de Dios’ “, añade, convencido de que el hombre que se le apareció en el sueño era el mismísimo Dios, que le daba una clara señal para que buscara nuevos rumbos.

“He pedido perdón. Uno, sin querer, ofendía a las personas o ridiculizaba en los shows a las señoras porque estaban gorditas. Si uno se burla de la creación de Dios, se burla de Dios”, dice el humorista así que cuando lo van a contratar, él advierte “solo chistes blancos. Nada de chistes verdes ni palabras soeces que puedan ofender a Dios. Prefiere decir no, y perder un contrato, si le piden que haga un show al estilo que lo convirtió en celebridad del humor colombiano.

“Si Dios me dice que hay que cambiar el nombre de Don Jediondo, o modificarlo por otro personaje, con mucho gusto lo voy a hacer. Será la voluntad de Él”, dice González quien quiere ser pastor y su modelo para seguir es el también humorista José Ordóñez, hoy convertido en pastor.

Con información del diario colombiano El Tiempo