El templo al que acude Kaká se convierte en un ring de lucha por las noches para atraer a los jóvenes

Uno de los templos de la Iglesia Renacer en Cristo, frecuentada por el futbolista brasileño Ricardo Izecson dos Santos Leite “Kaká”, se convierte en las madrugadas en un cuadrilátero para la lucha de la modalidad “vale todo”

  • Iglesia    
  • 13 mar 2009   

¿Qué sientes con esta noticia?

Uno de los templos de la Iglesia Renacer en Cristo, frecuentada por el futbolista brasileño Ricardo Izecson dos Santos Leite “Kaká”, se convierte en las madrugadas en un cuadrilátero para la lucha de la modalidad “vale todo”.

La edición en internet del diario Folha de Sao Paulo señaló que el templo en el exclusivo barrio paulista de Alphaville recibe en las madrugadas de los fines de semana a decenas de jóvenes, en su mayoría de clase alta, que participan de un campeonato aficionado de la modalidad que combina boxeo, lucha libre y artes marciales.

“Queremos atraer más jóvenes y alejarlos de los vicios”, señaló a la publicación el obispo Leandro Miglioli, quien también oficia de presentador de los combates desde el púlpito del culto.

La única diferencia con los otros escenarios que reciben esta modalidad bastante practicada en países como Brasil y Estados Unidos, que cuentan con canales exclusivos para su transmisión por televisión, es que está prohibido el uso de cigarrillos, licor y apuestas.

“Un ring al lado del altar es algo inusitado, pero no extraordinario entre evangélicos”, afirmó la antropóloga y especialista en religiones Clara Mafra, quien recordó que desde la década del cuarenta esa religión introdujo en Brasil los conciertos musicales y realizó también concursos de belleza.

La iglesia sufrió un duro golpe a comienzos de año cuando el techo de su sede principal se desplomó y causó la muerte de siete personas, además sus pastores fundadores Estevam y Sonia Hernandes responden ante la Justicia estadounidense por evasión fiscal.

Kaká, uno de los fieles seguidores de la congregación, donó a la iglesia el trofeo que lo distinguió como el mejor futbolista del mundo en 2007.