nav
Lunes 23 de Octubre de 2017

Campeón de la NBA deja el basket con 26 años para ser pastor evangélico

Wayne Simien fue todo un campeón de la NBA en 2006 con los Heat junto a nada menos que Shaquille O´Neal y Dwyane Wade.

  • Iglesia    
  • 12 may 2009   

¿Qué sientes con esta noticia?

Wayne Simien fue todo un campeón de la NBA en 2006 con los Heat, junto a nada menos que Shaquille O´Neal y Dwyane Wade; y fue jugador esta misma temporada de un Cáceres 2016 de la Adecco LEB Oro en España, estando en la mira de los mejores equipos españoles y europeos para la próxima temporada.

Siempre ha sido un jugador que priorizaba tanto su fe que era más importante que el dinero y el baloncesto. Ahora este joven de 26 años lo deja todo por seguir el llamado de Dios.

Las ofertas profesionales que ya le habían llegado eran del máximo nivel. Aun así, Simien se va a vivir su fe sencilla y con ganancias en nada comparables, aunque deja un problema terrenal, y bien gordo, al equipo de basket del Cáceres 2016.

“Cuando estábamos hablando para ficharlo, una de las primeras cosas que me preguntó fue si era creyente”, dice ´Piti´ Hurtado, entrenador del Cáceres 2016.

Dejó el equipo español tras 15 partidos por unos problemas de salud de un familiar. Se trataba de su primo hermano (creció en la misma casa que él, educado por su madre) que fue diagnosticado de un avanzado cáncer de garganta. Como Simien estaba convaleciente de una lesión de rodilla, pidió irse de Cáceres unos días para estar con su primo.

Nunca volvió.

La vida del jugador, natural de Kansas, es hoy cuidar de su primo en su casa tres días por semana. Está con tratamiento de quimioterapia y morirá pronto. Sin embargo, la experiencia de estar a su lado, unida a su inquebrantable fe, han hecho que haya decidido dejarlo todo y dedicarse a cuidar espiritualmente a enfermos y a jóvenes deportistas.
GOSPEL, TORTAS E IGLESIA

La vida de Simien en Cáceres estaba plenamente dedicada a la iglesia. Desde que llegó a la ciudad trató de adaptarse a su entorno (su mujer, más joven que él y también una profunda creyente, hacía tortas para los vecinos) y como cualquier evangélico se comprometió con su iglesia local, trabando una amistad excelente con la pastora.

Su integración en la ciudad siempre iba de la mano de su fe. Por ejemplo, acudió a un programa local radiofónico de flamenco y lo primero que comentó fue lo cercano que le parecía su sonido al gospel, la música religiosa en la que participa durante los cultos a los que acude.
“ESTOY OFICIALMENTE RETIRADO DEL BALONCESTO”

El ala-pívot de 2,06 m. y 113 kg., que fue primera ronda en el draft de 2005 estaba en la agenda de varios equipos del máximo nivel en la ACB española (la máxima categoría del baloncesto español) e internacionales. El Maccabi Tel Aviv quiso ficharlo pagando al Cáceres esta misma campaña, y tenía una oferta del ASVEL Villeurbanne francés. Varios equipos ACB, entre ellos el MMT Estudiantes, habían preguntado por él… y hablado del dinero que iba a ganar.

“Estoy oficialmente retirado del baloncesto. Todavía amo este deporte y puedo jugar a gran nivel y vivir muy bien, pero siento más pasión por otras cosas. Esa pasión es por ser pastor evangélico y por ayudar espiritualmente a los jóvenes deportistas”, dijo el jugador, casado y padre de dos niños, en el ´Lawrence Journal´.

Hace un año fundó una organización llamada “Called to greatness” que desarrolla actividades, como torneos de 3 contra 3 o campus para niños, siempre acompañadas con un mensaje espiritual y de valores cristianos.

Edición Fuerza Latina