China podría convertirse en el nuevo enemigo de Israel

El presidente de China, Xi Jinping, dijo que los palestinos deberían gozar de plena soberanía sobre el territorio establecido después de la Guerra de los Seis Días de 1967. Esto significa dividir Jerusalén, dejando la parte oriental como capital de Palestina.

  • Israel    
  • 26 ene 2016   

¿Qué sientes con esta noticia?

El CAIRO, EGIPTO.- A pesar de la buena relación económica entre Israel y la mayor potencia emergente en el mundo, China, en el campo de las relaciones exteriores los países están en un ritmo de colisión.

El presidente de China, Xi Jinping, hizo una declaración grandilocuente en un discurso en la sede de la Liga Árabe en la capital egipcia, El Cairo, el pasado jueves (21). Esta fue la primera visita de un líder chino a un país islámico en 14 años.

En la ocasión, él dijo que los palestinos deberían gozar de plena soberanía sobre el territorio establecido después de la Guerra de los Seis Días de 1967. Esto significa dividir Jerusalén, dejando la parte oriental como capital de Palestina.

Los comentarios de Xi fueron elogiados por las naciones árabes que defienden la creación de un estado independiente que una los territorios de Cisjordania y la Franja de Gaza. El jefe del Estado chino, consideró la cuestión de Palestina como “crucial para la paz en el Medio Oriente”.

Xi hizo un llamado a la comunidad internacional para contribuir a la reanudación de las negociaciones entre Israel y la Autoridad Palestina. También se anunció la donación de 7,5 millones de dólares en ayuda para los palestinos.

El gobierno chino divulgó durante el encuentro su primer documento sobre la política árabe. En el se refuerza el deseo de una mayor cooperación política, económica y de seguridad con la región que es el principal proveedor de petróleo y el séptimo mayor socio comercial de Beijing.

“China está dispuesta a fortalecer los intercambios de lucha contra el terrorismo y la cooperación con los países árabes para establecer un mecanismo de cooperación para la seguridad a largo plazo, fortalecer el diálogo político y el intercambio de información de inteligencia, y llevar a cabo la cooperación técnica y capacitación del personal para abordar de manera conjunta la amenaza del terrorismo internacional y regional”, dice el documento chino.

El sábado (23), Xi Jinping, inició una visita a Irán, el país que más amenazas hace contra Israel. Después de reunirse con el presidente iraní, Hassan Rohani, Xi, dijo: “China está dispuesta a elevar el nivel de las relaciones bilaterales y de cooperación, por lo que un nuevo capítulo comienza”.

Con el fin del embargo contra Irán, liderado por los EE.UU., China quiere fortalecer su papel como el mayor socio comercial del régimen de Teherán. El comercio entre los dos países fue de aproximadamente 52 mil millones de dólares en 2014.

“China siempre ha estado por la nación iraní durante días difíciles”, dijo Rouhani. El Líder Supremo de Irán, el ayatolá Ali Jamenei, dijo que Irán no olvidará el apoyo de China en la época de las sanciones.

Con un asiento en el Consejo de Seguridad de la ONU, el apoyo de China a Palestina y la proximidad a Irán podría ser decisivo en el voto en contra de Israel en el futuro.

Además de eso, existe un acuerdo estratégico con Pakistán que permitiría a las fuerzas militares chinas utilizar la nueva carretera a través de las montañas del Karakorum. Revitalizando el antiguo trecho terrestre de la “Ruta de la Seda”, con esto estarían conectados por tierra al Oriente Medio a través de Irán llegando a Turquía. El objetivo declarado es “proteger sus intereses” en la región.

Original

Original