Liberan a misionera que había sido secuestrada en Nigeria

Sortor, había sido secuestrada de la Academia Esperanza en Emi Woro, el estado de Kogi, el lunes 23 de febrero por hombres enmascarados y armados que posteriormente exigieron un rescate de 300 mil dólares.

  • Misiones    
  • 12 mar 2015   

¿Qué sientes con esta noticia?

La reverenda Phyllis Sortor, misionera de la Iglesia Metodista Libre que había sido secuestrada por miembros sospechosos de una banda criminal en Nigeria el mes pasado y que pedían un rescate 300 mil dólares fue puesto en libertad recientemente según un anunció en un comunicado de prensa, el obispo David W. Kendall, de la junta de obispos de la iglesia.

“Parece que fue secuestrada por una banda de delincuentes, pero no hay evidencia de que este hecho se asocie con el terrorismo o la religión.

Los líderes metodistas libres expresan su profundo agradecimiento a todos los que oraron por el regreso seguro de Sortor”, añadió.

Sortor, había sido secuestrada de la Academia Esperanza en Emi Woro, el estado de Kogi, el lunes 23 de febrero por hombres enmascarados y armados que posteriormente exigieron un rescate de 300 mil dólares. La atribulada familia había declarado rápidamente que no tenían dinero para pagar por el regreso de la misionera de 71 años.

No está claro si se pagó o no por el rescate de Sortor. Sin embargo, Kendall señaló que los detalles relativos a la liberación no se discuten públicamente.

“Como cuestión de política sana, y para ayudar a proteger a las muchas personas que ayudaron a la libertad segura de Phyllis, no tenemos más comentarios acerca de los esfuerzos que se realizaron para asegurar su liberación”, dijo.

“Sortor era consciente de que había riesgos asociados con su ministerio, pero también sabía que hay muy pocos lugares en el mundo sin riesgos y peligros. Ella dijo recientemente, que el cielo es real y que no hay garantías en la vida. Cuando estamos en ese lugar nos encontramos con nuestra fe y confianza total en Dios”, agregó.

Phyllis Sortor regresó a Nigeria después de que su esposo murió sirviendo allí, por el Proyecto Clear Blue Global Water que trabajó con Sortor para proveer de agua potable en la región.

En los 15 años que ha estado allí, Sortor ha ayudado a lanzar varias escuelas cristianas en la zona, incluyendo una en Enugu que abrió el 19 de enero, según el sitio web de la misión. Ella da clases en dos escuelas y apoya abiertamente la “alfabetización de la mujer”.