nav
Jueves 01 de Diciembre de 2016

Hombre que fue adorado como un dios se convierte a Cristo

Htin nunca había oído hablar de Jesús a sus 41 años. El Evangelio de Cristo llegó a su conocimiento cuando él conoció al pastor Tamkinat, que fue enviado por la organización misionera Gospel for Asia para enseñar en un pueblo cercano.

  • Evangelismo    
  • 11 oct 2016   

¿Qué sientes con esta noticia?

Nínro Ruíz Peña

ASIA. – Con sólo cinco años, Htin Khin estaba preparándose para convertirse en un prominente líder espiritual en el pueblo donde vivía en Asia. Él fue enviado por sus padres a una institución religiosa, donde creció aprendiendo los rituales y las actividades de las creencias.

A los 20 años, Htin finalmente se convirtió en el líder de un pueblo, que comprendía 500 familias, Por estar bien versado en las prácticas y creencias de su religión, todos los residentes obedecían a sus direcciones.

El joven llegó a estar rodeado por una abundante comida, objetos preciosos, además de recibir adoración como un dios.

Alrededor de 400 jóvenes fueron discipulados por Htin a lo largo de los años, moldeados por la religión. Él construyó 20 nuevas instituciones religiosas y entrenó a muchos niños, como fue entrenado en su fe.

Htin nunca había oído hablar de Jesús a sus 41 años. El Evangelio de Cristo llegó a su conocimiento cuando él conoció al pastor Tamkinat, que fue enviado por la organización misionera Gospel for Asia para enseñar en un pueblo cercano.

“¿Usted conoce a Jesucristo?”, le preguntó el pastor Tamkinat.

“No sé quién es Jesucristo”, dijo Htin. En ese momento, Tamkinat pasó a explicar a Htin quién era Cristo y cuáles eran las diferencias entre el cristianismo y la religión. Esto fue posible debido a que el pastor también había crecido en la misma tradición, y sabía exactamente cómo ayudar al líder religioso para entender la verdad acerca de Jesús.

Después de escuchar las enseñanzas del pastor, Htin decidió aprender más. Los dos hombres se hicieron amigos y Tamkinat pudo compartir la Palabra de Dios. La historia de Htin Khin tuvo un cambio radical después de asistir a una conferencia cristiana de cuatro días. Allí entendió y reconoció a Jesús como Salvador de su vida.

Al final de las reuniones, audazmente declaró que iba a dejar su legado de maestro religioso para seguir los pasos de Cristo. A pesar de hacerle frente a la insatisfacción de los vecinos de su pueblo, Htin permanece en los caminos del Señor, pidiendo su guía y protección.