nav
Sábado 09 de Diciembre de 2017

Juan Luis Guerra define el reggaetón como un ritmo innovador

Opinó que su futuro dependerá de que haya buenos exponentes que luchen por él, como Vico C.

  • Sociedad    
  • 10 abr 2006   

¿Qué sientes con esta noticia?

Juan Luís Guerra recibió este viernes el premio como “Icono” de la música, el que dijo es un reconocimiento a los músicos dominicanos. De paso, se quejó de los piratas en internet que bajan las canciones sin pagar.

En cuanto al controversial ritmo reggaetón, lo definió innovador y opinó que su futuro dependerá de que haya buenos exponentes que luchen por él, como Vico C.

La distinción a Guerra fue hecha por la casa de los derechos de autor BMI:

‘Siempre es motivo de orgullo que reconozcan a un artista y en mi caso, que reconozcan la trayectoria de mi música y a la vez de mis raíces folclóricas dominicanas, es un premio no sólo para nosotros, sino para todos los hispanoparlantes’, comentó el cantante a EFE.

“Es un gran reconocimiento en mi carrera”, expresó a la AP durante su estadía en Nueva York, donde recibirá el galardón el viernes por la noche.

El premio ‘Icono’ es concedido a un compositor legendario de BMI que haya tenido ‘única e indeleble influencia en las generaciones de autores de música’.

Guerra lleva más de 20 años en los escenarios junto a su grupo 4:40, en los que ha logrado que géneros musicales como el merengue y la bachata hayan traspasado las fronteras de la República Dominicana a todo el mundo.

La larga lista de éxitos de este cantautor, cuyo primer álbum ‘Soplando’ salió al mercado en 1984, incluye ‘Ojalá que llueva café’, una canción que se ha convertido en un himno para sus compatriotas- que le abrió las puertas a la consagración internacional y da título al álbum que lanzó en 1989.

Con su tema ‘Bachata rosa’ (1990) llegó su primer Grammy, y el disco, del mismo nombre, logró vender 5 millones de copias.

Este álbum contiene otros temas que el público también hizo sus preferidos como ‘Burbujas de amor’, ‘Estrellitas y Duendes’ y ‘La bilirrubina’, obligados en sus multitudinarios conciertos.

‘El costo de la vida’, ‘Visa para un sueño’, ‘Si tú te vas’ ‘A pedir su mano’, ‘Frío frío’, ‘Amor de conuco’, ‘Me enamoro de ella’, El Niágara en bicicleta’ y su más reciente ‘Las avispas’, en que manifiesta su entrega a Dios, son testimonio del talento de un artista que ha logrado atraer a una diversa audiencia, con su fusión sofisticada de merengue, ritmos africanos y pop.

El 2006 ha sido un gran año para Juan Luis Guerra, que en febrero abrió el concierto para Los Rolling Stones en Puerto Rico, tuvo una exitosa presentación la noche inaugural del Festival de Viña del Mar, en Chile, y se le rindió homenaje en los premios Cassandra, en República Dominicana.

El cantante dominicano hará un alto a sus presentaciones para entrar al estudio de grabación en mayo próximo, y comenzar a trabajar en un nuevo disco del que no comenta mucho.

Por ahora, la estrella dominicana adelantó que el álbum no será de temas religiosos y que contará con invitados especiales, pero aseguró a EFE, que aún desconoce quiénes le acompañarán.

‘Este disco será importantísimo en nuestra carrera porque será como un peldaño nuevo y va a estar enfocado más bien al aspecto romántico, aún cuando cante salsa, bachata o merengue va a ser muy romántico’, señaló.

Con más de 20 años de trayectoria, 10 discos, cientos de canciones compuestas y tantos premios que ya perdió la cuenta, Juan Luis Guerra será homenajeado como Icono de la organización estadounidense BMI – defensora de los derechos de los músicos – sumándose a una lista que incluye a Carlos Santana, James Brown, Paul Simon y Dolly Parton.

Ganador de varios premios Grammy, Guerra se dedicó a la música porque esa “era la expresión normal de mi ser”. Desde muy pequeño le encantaban los Beatles y otros músicos que se escuchaban en su República Dominicana, y a los 11 años empezó a tocar la guitarra. En 1980 se trasladó a Boston para estudiar en la Universidad de Música de Berklee.

Guerra relató que cuando empezó con el grupo 4.40 en 1984 su música era una sinopsis de lo que había aprendido en Berklee: Una mezcla de pambiche y jazz.

“Era un merengue más lento, no era comercial”, recordó. “Entonces decidimos hacer algo más bailable y nació ‘Si tú te vas'”, iniciando una cadena de grandes éxitos.

Para Guerra los momentos más importantes de su trayectoria incluyen los grandes conciertos fuera de República Dominicana. Recuerda con especial cariño uno en la Plaza de Toros de España, los conciertos masivos en Venezuela y otros países de Latinoamérica. “Hemos sido muy privilegiados, pues a donde vamos nos reciben de un modo muy especial”, manifestó.

Las letras de Guerra siempre se han caracterizado por su poesía, sus metáforas, su contenido romántico y el modo sublime en que el autor presenta los problemas sociales, como en “El Niágara en bicicleta” sobre la escasez de recursos en los hospitales públicos de Latinoamérica.

Para el músico, allí radica su éxito.

En 2004 Guerra sorprendió a muchos con el CD “Para ti”, dedicado a Dios. Comentó que un vacío en su vida lo acercó a la religión evangélica, y que eso cambió su vida por completo, de manera positiva.

“Por más premios que ganaba, por más fama, por más conciertos, no había paz en mi corazón y vivía con ansiedad”, explicó. “Una persona me habló de Jesús y de la paz que El nos da. Yo era pragmático y pensé ‘A ver si lo hace por mí’. Lo hizo y lo sigue haciendo”.

Hábil con la pluma y amante de las letras, Guerra estudió literatura a nivel universitario en Santo Domingo. Aunque sólo completó un año de estudios, le sirvió para conocer a Neruda, García Lorca y otros grandes poetas, quienes incidieron en él de manera significativa.

También se inspiró en Rubén Blades. Guerra dijo que cuando empezó, el merengue era criticado por su letra, y que cuando escuchó cómo Blades hablaba de problemas sociales en sus canciones de salsa, pensó que podría hacer lo mismo con el merengue.

Comparó esto con lo que sucede en la actualidad con el reggaetón. Dijo que el género es innovador y opinó que su futuro dependerá de que haya buenos exponentes que luchen por él, como Vico C.

En sus más de 20 años de carrera, la industria musical ha cambiado enormemente. Guerra, cuyos primeros discos fueron de vinilo, ahora tiene una iPod y a menudo descarga música de Internet, a través del sitio iTunes de Apple.

Preocupado por la piratería masiva, expresó que hay que buscar la forma de erradicarla en Latinoamérica y en todo el mundo. La tecnología es “maravillosa para el artista siempre y cuando uno pague por bajar la música”, dijo. Pero bajar canciones de manera ilegal es “como robarle a un arquitecto sus planos”, declaró.

Guerra está trabajando en su próxima producción, que espera completar en junio. Adelantó que el CD de 10 cortes incluirá temas románticos – “ritmos que muchos no se imaginan que podemos hacer”, y que contará con la participación de artistas invitados. Podría salir al mercado a fines de año.

DallasNews