Alertan sobre la pelicula “La brújula dorada” de conducir e influenciar a los niños al ateísmo.

La película, que se estrena mundialmente la próxima semana, está protagonizada por Nicole Kidman y Daniel Craig y retrata un mundo paralelo en el que unas criaturas llamadas “daemons” portan el alma de las personas.

  • Sociedad    
  • 4 dic 2007   

¿Qué sientes con esta noticia?

La Liga Católica de Estados Unidos ha lanzado una campaña en contra de “La brújula dorada” (Golden Compass), una superproducción dirigida al público infantil que adapta el primer tomo de la trilogía de Philip Pullman “La materia oscura”. Acusan al film de conducir e influenciar a los niños al ateísmo.

La película, que se estrena mundialmente la próxima semana, está protagonizada por Nicole Kidman y Daniel Craig y retrata un mundo paralelo en el que unas criaturas llamadas “daemons” portan el alma de las personas.

La polémica surge a raíz de que en ese mundo imaginario, el poder está en manos del Magisterium, una orden religiosa que ahoga la individualidad y controla las almas de los niños (claramente identificable con los sistemas jerárquicos religiosos), actitud contra la que se erige la pequeña Lyra Belacqua, poseedora de la brújula dorada que es la que contiene la verdad suprema.

La Liga Católica de Estados Unidos cree la película promueve el ateísmo y denigra la cristiandad a los ojos de los niños. Este colectivo pide a los cristianos que se alejen de esta película, porque además incitará a leer la serie de los libros en los que se basa el film, que es lo que mas preocupa a los conservadores católicos, incluso más que el contenido de la propia película.

Los estudios New Line han invertido alrededor de 150 millones de dólares en la película y se han encargado de enfocarla a un público mayoritario.

Con el anuncio de la productora de que, si la taquilla apoya este filme, se realizará la adaptación de la trilogía completa, la Liga Católica avisa de que las secuelas serían más dañinas para la comunidad religiosa, ya que afirman que el segundo libro es más explícito en su odio al cristianismo que el primero, y la tercera entrega es si cabe más flagrante.

Frente a esta campaña de oposición el equipo de la película se ha defendido con moderación. Daniel Craig, que interpreta en la película al aventurero Lord Asriel, expresó que lo único que dicen es que hay que poder discutir acerca de la fe. Por su parte Philip Pullman, el autor del libro, ha explicado que en sus libros se traslada su opinión de que la religión es mejor cuanto más lejos está del poder político.

Pullman añade que siempre ha mostrado una actitud combativa contra las censuras impuestas por la religión y así, en febrero de 2006, se manifestó junto con otras personalidades de la cultura londinense, para reclamar la abolición de las viejas leyes británicas contra la blasfemia que protegen a la Iglesia Anglicana.

ACPress.net