nav
Jueves 01 de Diciembre de 2016

Muere la mujer más vieja del mundo que reconoció que su longevidad se debía a Dios

“Hay que seguir a Dios. No hay que seguir a nadie más. Sea obediente, siga las leyes y no se preocupe por nada”, dijo Gertrude Weaver antes de morir.

  • Sociedad    
  • 9 abr 2015   

¿Qué sientes con esta noticia?

Cinco días después de convertirse en la persona más vieja de la humanidad, la estadounidense Gertrude Weaver, 116 años, murió el lunes de una neumonía en un asilo de ancianos del Estado de Arkansas, informaron los medios de comunicación de ese país.

Esta mujer que nació el 4 de julio de 1898 se había convertido en la decana de la humanidad el 1 de abril, tras la muerte de la japonesa Misao Okawa, a los 117 años.

“Sabía que era la decana de la humanidad, y estaba muy contenta.

Apreciaba cada llamada, cada carta, cada comentario”, declaró al Washington Post Kathy Langley, una de las responsables del centro Silver Oaks Health and Rehabilitation, donde Gertrude pasó los últimos años de su vida.

El secreto parar vivir muchos años según Gertrude es “confiar en el Señor, trabajar duro y amar a todo el mundo. Hay que seguir a Dios. No hay que seguir a nadie más. Sea obediente, siga las leyes y no se preocupe por nada. Lo he seguido durante muchos, muchos años y no estoy cansada”.

El año pasado, la revista Time la había entrevistado a Weaver y la alegre mujer: “Trata a la gente bien y ser amable con otras personas, de la misma manera en que quieres que sean buenos contigo”, dijo la mujer que a sus casi 117 años disfrutaba “bailar” en su silla de ruedas, estudiar la Biblia, hacerse la manicura, asistir a recitales escolares y a su iglesia.

Hija de agricultores, Gertrude Weaver era la menor de seis hermanos. Tuvo cuatro hijos, de los cuales el único aún en vida cumplió 94 años el pasado martes, según el Washington Post.