nav
Sábado 03 de Diciembre de 2016

Policía paquistaní asesina un cristiano acusado de blasfemia

“Este es un acto de barbarie. Había sido amenazado. El tribunal debería haber instruido a la policía para que garantizara la seguridad de Bhatti”, dijo Xavier Williams de Life for All. “Los protectores de los inocentes se han convertido en los depredadores”, denunció.

  • Persecuciones    
  • 1 oct 2014   

¿Qué sientes con esta noticia?

CHARISMA NEWS.- Un policía paquistaní disparó a dos hombres en la cárcel, matando a un acusado de blasfemia e hiriendo a otro que había sido condenado a muerte por el mismo cargo, dijeron abogados y un activista.

El pastor cristiano Zafar Bhatti fue asesinado mientras que el británico Muhammad Asghar de 70 años de edad, que tiene un historial de enfermedad mental, fue herido en el ataque en Rawalpindi, próxima a la capital, Islamabad.

Bhatti, quien trabajó para proteger los derechos humanos de la minoría cristiana del país fue asediado. Él estaba siendo juzgado después que un líder islámico lo acusó en 2012 de enviar mensajes de texto despectivos a la madre del profeta Mahoma.

Su familia dice que las investigaciones policiales muestran que el teléfono estaba registrado a nombre de otra persona.

En las últimas semanas, Bhatti había recibido amenazas de muerte en la cárcel por los reclusos y los guardias, su familia dijo que estaba detenido en la misma celda que Asghar.

“Este es un acto de barbarie. Había sido amenazado. El tribunal debería haber instruido a la policía para que garantizara la seguridad de Bhatti”, dijo Xavier Williams de Life for All.

“Los protectores de los inocentes se han convertido en los depredadores”, denunció.

Asghar, de Edimburgo, fue arrestado en 2010 y condenado a muerte en enero después de que un inquilino descontento presentó cartas que había escrito diciendo que era un profeta.

Asghar ya había sido detenido en virtud de la ley de salud mental en el Reino Unido y con diagnóstico de esquizofrenia, según documentos de sus abogados que suministraron a Reuters.

La firma de abogados pidió no ser identificado por temor a ser blanco de los extremistas.

La blasfemia es castigada con la muerte en Pakistán, de mayoría musulmana.

Al menos 48 personas acusadas de blasfemia han sido asesinadas extrajudicialmente, incluyendo siete en la cárcel o fuera de la corte, de acuerdo con Life for All.