nav
Domingo 04 de Diciembre de 2016

100 mil cristianos huyen de zonas controladas por Boko Haram en Nigeria

Algunos buscan refugio en la zona montañosa de Nigeria, mientras que otros lograron llegar al estado de Adamawa.

  • Persecuciones    
  • 20 nov 2014   

¿Qué sientes con esta noticia?

EFE.- Cerca de 100 mil cristianos han sido obligados a huir de las zonas controladas por el grupo terrorista Boko Haram en Nigeria, según lo denunciado por el P. Gideon Obasogie, sacerdote de la Diócesis de Maiduguri.

“Un gran número de nigerianos están atrapados y obligados a seguir la estricta interpretación de la Sharia (ley islámica) en ciudades como Bama, Gwoza, Madagali, Gulak, Shuwa, Michika Uba y Mubi. Estamos hablando de pueblos ubicados a lo largo del camino que une Maiduguri y Yola”, explicó.

El sacerdote indicó que gran parte de las personas desplazadas debieron buscar refugio en las cuevas de las montañas, mientras que solo unos pocos lograron dirigirse hacia Yola, la capital del estado de Adamawa, según consigna ACI Prensa.

En el mes de agosto Boko Haram, al igual que el Estado Islámico, declaró la creación de un califato. “Los terroristas han declarado que todas las ciudades conquistadas son parte del califato islámico”, señaló Gideon Obasogie.

De acuerdo a lo relatado por el sacerdote, el pasado 29 de octubre unos 50.000 habitantes fueron obligados por el grupo terrorista a huir de Mubi: “Un buen número de ellos huyeron a Camerún, donde estuvieron atrapados durante días, incluyendo cinco sacerdotes y dos religiosas”.

“Mubi es predominantemente una comunidad cristiana y es la segunda ciudad más grande en el estado de Adamawa después de Yola. Tiene dos parroquias importantes: San Andrés y la Santísima Trinidad, así como dos capillas y la Universidad Técnica y la Universidad del Estado de Adamawa”, agregó.

En junio pasado Boko Haram secuestró a más de 200 niñas y adolescentes. Un mes después 60 de ellas lograron escapar, mientras que en las últimas semanas los cabecillas del grupo manifestaron que el resto continúa en sus manos e, incluso, algunas de ellas fueron casadas con los propios terroristas.