nav
Viernes 02 de Diciembre de 2016

Gobierno de China prohíbe a niños asistir a la iglesia

La iglesia ‘Huaqiu’ también fue impedida de realizar sus cultos dominicales durante las últimas dos semanas. Los padres que lleven a sus hijos a la iglesia pueden ser procesados por el Partido Comunista de China.

  • Persecuciones    
  • 18 jul 2016   

¿Qué sientes con esta noticia?

GUIZHOU, CHINA. – Los miembros de la iglesia de China están en riesgo de ser procesados ​​y sus hijos impedidos de ir a la escuela, informó la organización estadounidense ‘China Aid’, que recolecta información sobre la persecución religiosa.

De acuerdo con ‘China Aid’, los padres que asisten a la iglesia ‘Huaqiu’ una congregación doméstica en la provincia de Guizhou, fueron informados de que, si ellos continuaban llevando a sus hijos a la iglesia, no se les permitiría entrar en la universidad o una academia militar, años después.

Además, cualquier persona que lleve a un menor de edad a la iglesia será procesado. El líder de la iglesia Huaqiu, identificado únicamente como ‘Mou’, dijo que un aviso detalla estas reglas, la cual fue enviada a todas las escuelas locales de la ciudad.

“Ello nos pretenden ‘purificar’ y que pidamos una afiliación a la Iglesia de las Tres Autonomías [iglesia aprobada por el Partido Comunista Chino]”, dijo.

La iglesia también fue impedida de hacer sus servicios dominicales durante las últimas dos semanas. “[La Iglesia] Huaqiu se transformó en un lugar oscuro”, dijo Mou.

La ‘China Aid’ dice que la legislación china prohíbe que los menores de 18 años reciban cualquier educación religiosa y también no permite a los niños que asisten a una congregación, incluso si estas comunidades cristianas han sido aprobadas por el Partido Comunista.

El gobierno chino ha adoptado la línea cada vez más dura contra las religiones, de una manera particular en contra del cristianismo, que está experimentando un crecimiento espectacular en el país.

Bajo la orden del Partido Comunista, más de 1.500 iglesias han sido demolidas o sus cruces fueron retiradas de sus templos en la provincia de Zhejiang, en los últimos tres años. Los pastores que se opusieron a las acciones del gobierno y a los abogados que defendieron estas iglesias fueron detenidos por acusaciones forjadas por las autoridades chinas.