nav
Jueves 14 de Diciembre de 2017

Un empleador turco vierte agua hirviendo sobre un cristiano iraní

Un cristiano iraní refugiado en Turquía trabajaba para un restaurante, cuando este exigió su pago, el empleador y otros trabajadores lo golpearon y le vertieron agua hirviendo sobre su cuerpo.

  • Policial/Judicial    
  • 24 ene 2012   

¿Qué sientes con esta noticia?

Las presiones y amenazas contra los cristianos conversos están aumentando enormemente dentro de Irán. Severas sentencias se emiten a los conversos con antecedentes islámicos y esta es la razón principal para que estos iranís convertidos al cristianismo huyan de su patria y soliciten refugio a Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) en Ankara. sin embargo, parece que los responsables de ACNUR no comprenden la gravedad de este problema

ACNUR a través de los entrevistadores y los tomadores de decisiones, no entienden la situación de los cristianos conversos porque lamentablemente a menudo rechazan sus peticiones de asilo, pública la agencia cristiana iraní Mohabat News.

Yousef Fallah Ranjbar, es uno de estos solicitantes de asilo que está actualmente en espera de una decisión sobre su caso en Turquía. Al igual que otros solicitantes de asilo en Turquía, Fallah Ranjbar, tuvo que trabajar para sobrevivir. Sin embargo, fue atacado brutalmente por su jefe turco quien le lanzó agua hirviendo sobre su cuerpo, Ranjbar sufrió quemaduras graves.

Después que Ranjbar, pidió varias veces su salario, su empleador le dijo enfáticamente que no tenía derechos y que no le pagaría el dinero.

Ranjbar dijo: “el empleador y otros trabajadores me atacaron y me golpearon antes de verter el agua hirviendo en todo mi cuerpo”. Después que Ranjbar, fue quemado, este fue directamente a la comisaría para presentar una denuncia y llevar al culpable ante la justicia. Sin embargo, el juicio se aplazó para otro momento porque el empleador no se presentó a la audiencia. Después de meses de espera, el caso aún está pendiente.

En un reciente contacto con la Asociación de Apoyo a los solicitantes de asilo iraníes en Turquía, Ranjbar relacionó algunos hechos trágicos y explicó lo que ha sucedido a lo largo de estos años.

Ranjbar, declaró que salió de Irán legalmente en diciembre del 2008, debido a los problemas que enfrentaba a causa de su fe cristiana. Esperó cuatro meses para aplicar a ACNUR, que lo registró. Su caso fue revisado durante este período.

Después de este período de cuatro meses recibió una fecha de cita para su primera entrevista. Después esperó un año más sin recibir respuesta por parte de ACNUR. Después de ese año, se le informó que sus declaraciones durante la entrevista no eran aceptables.

Él dice: “Fui a la organización Helsinki (una organización de consultoría) y presenté una apelación. Después de una larga espera, fui a ACNUR de nuevo para mi segunda entrevista. No me enteré de que el mismo entrevistador que había realizado mi primera entrevista, no sabía nada sobre el cristianismo, había sido nombrado recientemente para mi entrevista de renovación.

Ranjbar, explicó que debido a que el entrevistador se había burlado de su fe durante la primera entrevista, se negó a proceder con la entrevista de renovación, porque se dio cuenta de que el entrevistador era la misma persona. Esta negativa, le costó otra larga espera hasta que su caso fue cerrado por ACNUR a principios del 2011 y se le privó de otra oportunidad de demostrar sus afirmaciones.

Ranjbar, continuó, “he tenido que trabajar de forma continua 14 horas al día durante un máximo de 20 liras turcas en las peores condiciones, es decir inviernos fríos y veranos calurosos. Yo soy un barbero y mis manos no estaban preparadas para el trabajo duro. Sin embargo, tuve que trabajar como obrero en los edificios, movimiento sacos de 50 kg de cemento, trabaje en restaurantes, y otros lugares más”.

Ranjbar, es sólo un ejemplo de cientos de solicitantes que son iraníes cristianos que piden asilo porque viven en situaciones de este tipo como en Turquía. Desafortunadamente, la falta de conocimiento adecuado por parte de algunos funcionarios del ACNUR en relación con la gravedad de estas situaciones, especialmente en casos religiosos.

La falta de respuesta de las organizaciones relacionadas con la situación especial de los conversos cristianos en un país como Turquía, son sólo algunos de los problemas que los solicitantes de asilos están sufriendo.