Obispo alemán gasta 31 millones euros de la Iglesia Católica para construir su casa

La situación se complica porque, según ‘Der Spiegel’, el gasto excesivo de la vivienda no es el único “pecado” de Tebartz-van Elst, que también tiende a comprar pasajes de primera clase para sus viajes privados.

  • Policial/Judicial    
  • 16 oct 2013   

¿Qué sientes con esta noticia?

Mientras que el Papa Francisco, anuncia que la Iglesia católica tiene que ser una iglesia de “los pobres”, un obispo alemán ha gastado 31 millones de euros para construir su residencia con fondos de esta institución.

El obispo de Limburg, Franz-Peter Tebartz-van Elst, apodado por la prensa alemana como “el obispo de lujo”, por construir un complejo residencial privado de 31 millones de euros, puede convertirse en el “obispo de las mentiras” por dar falsos testimonios de sus gastos, informó el diario alemán “Der Spiegel”.

La residencia del obispo, cuyo precio se multiplicó de repente por tres con respecto a los 10 millones de euros planeados, incluye la oficina del obispo, instalación para las monjas, recepciones y salas de conferencias, vestíbulo, capilla privada, residencia privada del obispo, museo de la diócesis y parque privado, junto a la catedral de Limburgo.

El mismo sacerdote “adinerado”, que actualmente está bajo investigación Episcopal, explica que los cambios en el presupuesto de la obra se deben a la condición del “patrimonio protegido” de la centenaria catedral de Limburgo junto a la construcción moderna.

“Entiendo que 31 millones de euros asustan”, dice Tebartz-van Elst, en una entrevista con el diario Bild, añadiendo que “los que me conocen saben que no llevo un estilo de vida de mucho lujo”.

La situación se complica porque, según ‘Der Spiegel’, el gasto excesivo de la vivienda no es el único “pecado” de Tebartz-van Elst, que también tiende a comprar pasajes de primera clase para sus viajes privados.

El periódico afirma que durante el procedimiento judicial en Hamburgo, el obispo había mentido dos veces, negando que él hubiera dicho a un periodista que siempre vuela en primera clase.

De acuerdo con el derecho canónico, sólo el Papa puede quitar a un obispo. Mientras tanto, funcionarios del Vaticano han visitado al obispo para hablar de sus gastos.

Traducido y adaptado por NoticiaCristiana.com de Russia Today