‘No convertir al Congreso en una sinagoga’ pide senador Héctor H. Rojas en debate a reforma política

Lo hizo luego de que congresistas no católicos se opusieron los estímulos para partidos que abran espacios a afrodescendientes, indígenas, lesbianas, gays, transgeneristas y bisexuales.

  • Política    
  • 19 jun 2009   

¿Qué sientes con esta noticia?

Lo hizo luego de que congresistas no católicos se opusieron los estímulos para partidos que abran espacios a afrodescendientes, indígenas, lesbianas, gays, transgeneristas y bisexuales.

“Los pastores quieren confundir la Constitución con una Bilbia, cerremos esto, pongámonos sotana, cerremos el Congreso y pongamos una sinagoga dijo Rojas.

El precandidato presidencial del Partido Liberal respondió así al pastor evangélico Víctor Velásquez quien minutos antes había dicho que este artículo constituye un privilegio inmoral.

“Consagrar un privilegio para la diversidad sexual es un privilegio que viola la ética y la moral pública”, señaló Velásquez, quien de inmediato fue respaldado por el también pastor evangélico Édgar Espíndola.

Luego de este rifirrafe, la discusión se centró en la aplicación de la silla vacía, frente a la cual el senador del Polo Parmenio Cuéllar se mostró abiertamente en contra.

El parlamentario nariñense dijo que no es cierto que se hayan eliminado las suplencias de la reforma.

Según el texto de la reforma “por una gripa o un accidente de tránsito los siguientes en las listas presentadas por los partidos podrán ser nombrados”, dijo Cuéllar.

La discusión del acto legislativo, cuya votación es poco probable que se produzca esta misma noche, dejó en el camino el tema de las inhabilidades presentadas al inicio de la discusión por 19 senadores, las cuales fueron negadas.

Antes de concluir el debate a la reforma política, la cual será votada mañana, Rojas también entró en discusión con el senador conservador José Darío Salazar, ponente de la mayoría uribista en el Senado.

Rojas criticó que la reforma que aplica sanciones a los partidos políticos no entre en vigencia inmediatamente ni se aplique para las elecciones de 2010.

“El artículo que más deploramos en el Partido Liberal es aquel que señala que las sanciones para purificar la política, el que prohibe los reemplazos, solo se aplicará a las investigaciones judiciales que se inicien a partir de la vigencia del presente acto legislativo”, dijo Rojas. De inmediato Salazar replicó que esta aseveración no es cierta.

“La norma si entra a regir desde el momento de la vigencia, incluso para las investigaciones que están en curso, y las que aparezcan en el futuro”, respondió Salazar.

Y agregó: “lo que ustedes quieren es que la reforma sea retroactiva, y lograr por la vía de una reforma política las mayorías que no pudieron lograr por las urnas”, dijo Salazar antes de exclamar que “ese harakiri no nos lo vamos a hacer”.

Por farcpolítica, senador Jorge Robledo y ministro Fabio Valencia Cossio se enfrentan

Ni cuando se hace un minuto de silencio los congresistas presentes esta noche en la plenaria del Senado habían estado tan callados como lo hicieron durante el fuerte choque verbal.

La puja se produjo de manera inesperada hacia las siete de la noche, en el breve lapso entre el debate a la ley antitabaco y el referendo contra los violadores.

Robledo pidió la palabra ante la plenaria para manifestarse ante la investigación que le abrió la semana anterior el Procurador General, Alejandro Ordóñez, por la farcpolítica.

Una vez al frente del foro, el líder de la tendencia del Moir dentro del Polo Democrático, denuncio la existencia de una “siniestra conspiración” en su contra montada por el gobierno “que preside Álvaro Uribe Vélez”.

“Es evidente que me están cobrando mi frontal oposición a las orientaciones económicas, políticas y sociales del régimen uribista”, enfatizó.

Enseguida Robledo dijo que le “están cobrando” su “frontal oposición” a las orientaciones económicas, políticas y sociales del régimen uribista (…) el tapen tapen presidencial para proteger a los parauribistas, la inmoralidad del ministro del Justicia, los favoritismos e ilegalidades de los negocios de los hijos del Presidente y el propósito de imponer una tiranía”.

Responde Valencia

La mención de la familia presidencial, y la referencia a su “inmoralidad” hicieron que el ministro del Interior, Fabio Valencia Cossio, presente en el recinto por el debate a la reforma política, levantara la mano para pedir una réplica a Robledo.

¡Usted tiene que respetar senador!, dijo Valencia en tono airado y firme tan pronto se acercó al micrófono. De inmediato los murmullos que aún quedaban entre los cerca de 60 senadores que en promedio estaban en el recinto, se volvió silencio absoluto.

“Usted no puede esconderse -continuó- bajo la inviolabilidad de parlamentario para insultar a quien quiera. Yo no tengo nada que temer y nadie me está sindicando”.

Y agregó: “a mí me respeta, pero no se esconda en la inviolabilidad, yo tengo mi vida limpia, transparente y por eso estoy aquí parado.

“Espero que la investigaciones que le inician le permitan darle lo que usted nunca le ha dado al la gente, un principio del derecho, el de la inocencia. Espero que usted pueda probar su inocencia, la que usted nunca le da a los demás senador, respeto, respete senador!”, concluyó el ministro.

El cierre de choque lo hizo el senador Robledo, quien a pesar de lo dicho por Valencia, dijo que se “ratificaba en todo lo dicho”.

“Quisiera Ministro que a usted lo defendiera siquiera el 10 por ciento de los que me defienden a mí en Colombia”, concluyó.

Valencia apenas se remitió a mirarlo, y en lugar de responder prefirió guardar silencio.

El tiempo