Connect with us

Blogs

7 razones por las que el mundo puede odiarte por ser cristiano

Aquí hay siete razones por las cuales el mundo puede odiarte por ser cristiano, algunas buenas y otras malas.

Avatar

Published

on

No hay nada nuevo en el hecho de que los cristianos puedan ser un grupo polarizador de personas. Desde el comienzo del movimiento cristiano, los seguidores de Jesús en todo el mundo han sido perseguidos, arrestados, amenazados, golpeados, torturados y condenados a muerte.

A la luz de todo eso, algunos de nosotros podemos sentirnos tontos por usar Internet y quejarnos cuando la gente simplemente se burla de nosotros.

Sin embargo, mientras que los creyentes en Occidente pueden no experimentar el mismo nivel de persecución que los cristianos históricos o los demás creyentes de todo el mundo de hoy, sentimos que no nos gusta. Tal vez incluso te haya costado una promoción en el trabajo. O tal vez ha limitado las relaciones que tienes con ciertas personas.

Pero, ¿por qué el mundo odia tanto a los cristianos? Nuestro mensaje es de amor. Dios amó tanto al mundo que envió a su Hijo a morir por nosotros para que pudiéramos tener vida. Sin embargo, todavía parece que frotamos a las personas de manera incorrecta.

A veces, a los cristianos no les gusta nada que no sea culpa suya. Otras veces, innecesariamente lo traemos sobre nosotros mismos. Se necesita sabiduría y madurez espiritual para saber cuándo somos odiados por los motivos correctos.

Aquí hay siete razones por las cuales el mundo puede odiarte por ser cristiano, algunas buenas y otras malas:

1. Buena razón: tu integridad moral molesta a la gente

Cuando estaba en la escuela primaria, un niño en el patio de recreo nunca dijo ninguna maldición. Creció en un hogar cristiano y creyó que era un gran error jurarlo.

Cuando algunos de los otros estudiantes se enteraron de esto. Lo intentaron todo. Maldijeron más y más a su alrededor. Lo insultaron a él y a su madre. Incluso se ofrecieron a sobornarlo con dinero y bocadillos si él solo maldecía. Él nunca lo hizo desearía tener el mismo nivel de integridad moral y fortaleza que ese niño.

No vaciló en lo que creía. Y por alguna razón, eso molestó a los otros niños. Tal vez les hizo sentirse culpables cuando él no se hundiría a su nivel. Tal vez solo pensaron que estaba siendo ridículo. En cualquier caso, les molestó la fuerza de sus convicciones.

Esto sucede con los creyentes. Las fuertes creencias y un fuerte compromiso de vivir por ellas provocan una fuerte respuesta. Y esa respuesta no siempre es positiva.

2. Mala razón: eres crítico

En el otro lado de esto, a veces los cristianos son culpables de ser críticos. Tendemos a pensar que somos mejores que otras personas porque hemos experimentado una medida de transformación. Vivimos buenas vidas cristianas.

Nos volvemos arrogantes en nuestras convicciones, y eso nos hace despreciar a otras personas. La gente puede sentir eso. Y no les gusta.

3. Buena razón: su alegría y confianza hacen que la gente se sienta incómoda

Los cristianos deben ser algunas de las personas más pacíficas del planeta.

Esto es lo que Pablo dice en su carta a los filipenses: “No lo digo porque tenga escasez, pues he aprendido a contentarme, cualquiera que sea mi situación. Sé vivir humildemente, y sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad. Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”, (Filipenses 4: 11-13).

Una vez que este tipo de confianza inquebrantable arraiga en tu corazón, comienza a filtrarse fuera de ti. La gente se da cuenta. Algunos podrían preguntarse si eres de verdad. También pueden preguntarse si no tiene ni idea de los problemas del mundo.

Ciertas personas pueden sentirse frustradas contigo, porque simplemente no pueden entender qué te motiva. Tu confianza los hace inseguros. Tu contentamiento los hace envidiosos y confusos. A veces las personas te atacan porque no les gusta lo que están viendo en sí mismas.

4. Mala razón: eres insociable

Amo a los cristianos, pero tenemos una tendencia a ser raros. Tenemos nuestra propia jerga, música y películas, y eso nos puede aislar del resto del mundo.

Mientras más permanezcamos en nuestros ‘santos amontonamientos’, más extravagantes nos convertimos en los incrédulos que nos rodean. Es bastante común que los seguidores de Jesús no tengan muchas relaciones cercanas con los no creyentes, si es que tienen alguna.

En cierta medida, deberíamos ser extraños. Pero las cosas que deberían ser notablemente extrañas sobre nosotros son nuestra inquebrantable esperanza, nuestra fe eterna y nuestro amor desinteresado.

Para que los incrédulos en nuestros vecindarios, aulas y lugares de trabajo vengan a amarnos (y nosotros oramos para que amen a Jesús), tienen que conocernos. Debemos aprender a relacionarnos con ellos en sus términos e invitarlos a nuestras vidas.

Ahí es cuando rompemos las barreras y le damos a las personas la oportunidad de ver quién es realmente Jesús.

5. Buena razón: defiendes a los débiles y vulnerables

Cada vez que defiendes la protección de los débiles y vulnerables, estás haciendo la obra de Jesús. En la cultura actual, defender los derechos de los niños por nacer puede llevar a que una gran parte de la población te odie, incluidas algunas celebridades notables.

Por más que intentes expresar tu posición con amor y lógica, ciertas personas nunca escucharán hasta que Dios cambie sus corazones. Entonces, hasta que esa persona tenga un encuentro con Jesús, debemos aprender a responder con gracia a las cosas odiosas que se dicen sobre nosotros cuando defendemos lo que sabemos que es verdad.

6. Mala razón: actúas con odio

Defender lo que es bueno y verdadero en la sociedad es noble. Gritar, insultar y colocar carteles con imágenes gráficas de abortos o insultos contra la comunidad LGBTQ + es desagradable. De hecho, es francamente odioso.

Debemos estar en desacuerdo con el mundo incrédulo donde nos sentimos obligados por las Escrituras y la conciencia. En algunos casos, deberíamos estar en desacuerdo muy fuerte e inequívocamente. Pero el mensaje que debe impregnar cada desacuerdo es este: “Te amo, aunque creo que estás profundamente equivocado”.

Sin amor, no somos mejores que los que actúan con odio hacia nosotros. No podemos decir que estamos siendo perseguidos por la causa de Cristo cuando nosotros mismos estamos en el odio.

Jesús no vino lleno de odio. Él vino lleno de gracia y verdad. Esa es la línea en que caminamos.

7. Buena razón: Amas demasiado a tu Dios.

Daniel era un funcionario gubernamental influyente, y los otros funcionarios en el imperio no podían soportar cuánto Dios lo bendecía en todo lo que hacía. Así que conspiraron para derribarlo.

Esto es lo que se les ocurrió: “Entonces los gobernadores y sátrapas buscaban ocasión para acusar a Daniel en lo relacionado al reino; mas no podían hallar ocasión alguna o falta, porque él era fiel, y ningún vicio ni falta fue hallado en él. Entonces dijeron aquellos hombres: No hallaremos contra este Daniel ocasión alguna para acusarle, si no la hallamos contra él en relación con la ley de su Dios”, (Daniel 6: 4-5).

Lo único que podían usar contra Daniel era su devoción a Dios. En todos los demás aspectos de la vida, él era incuestionable. No había manera de que pudieran derribarlo.

Que lo mismo se diga de nosotros. No queremos causar obstáculos innecesarios a las buenas nuevas de Jesús. Que la única queja que legítimamente se pueda imponer contra nosotros sea esta: que amamos a nuestro Dios más de lo que alguien más puede entender.


Publicado en: NOTICIACRISTIANA.COM – Por Dale Chamberlain – Entérate diariamente de todas las noticias cristianas evangélicas.


Continue Reading
Advertisement

Más leídas

Recibe Notificaciones de las nuevas noticias.    OK No thanks