Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
nav
Lunes 24 de Septiembre de 2018

Encuesta: Pornografía es más accedida que Netflix

“Nosotros los cristianos somos la comunidad que puede volverse contra esa marea de la pornografía y renovar nuestra cultura”, afirma Patrina Moley

  • Encuestas    
  • 18 jun 2018   

¿Qué sientes con esta noticia?

EE.UU.- Un estudio del Consejo de Investigación de la Familia (CPF) muestra los efectos dañinos de la pornografía sobre las mujeres que la asisten, generando, incluso, comportamiento similar a los adictos a las drogas.

El testimonio de una mujer que admite ser adicta a la pornografía afirma: “No estoy siendo dramática cuando afirmo que un clic incorrecto cambió mi vida… Fui instantáneamente llevada a un mundo de imágenes donde hombres y mujeres se tratan unos a otros como animales, en relaciones sexuales abusivas”.

Ella prosigue, diciendo: “Lo que vi me dejó sorprendida, pero no fui capaz de salir de aquel sitio a causa del efecto que tenían sobre mí. Comencé a acceder con frecuencia y eso empezó a distorsionar mi percepción de lo que debería ser el amor. Las imágenes quedaban grabadas en mi mente y yo no conseguí sacarlas”.

“Quiero decirles a todos los que luchan contra el vicio de la  pornografía que no necesitan desesperarse porque no pueden librarse, porque hay ayuda disponible”, finalizó.

Patrina Mosley, autora del análisis del CPF, hace una alerta que la influencia de la pornografía que permea en nuestra sociedad, con la Internet permitiendo el acceso fácil a ese tipo de material.

El informe de su institución indica que los sitios pornográficos tienen un número medio mensual de usuarios mayor que Netflix, Amazon y Twitter sumados. Y el 76% de las mujeres estadounidenses entre 18 y 30 años admite que asisten porno al menos una vez al mes.

Sorprendentemente, el 15% de las mujeres cristianas entrevistadas admite acceso pornográfico al menos una vez al mes. Mosley también cita un estudio publicado en el Journal of Adolescent Research, revelando que el 49% de las mujeres adultas jóvenes creen que el porno es una “forma aceptable” de expresar la sexualidad

Otro dato mencionado es el informe de un sitio porno popular, indicando que los términos de investigación de pornografía dirigidos específicamente a las mujeres aumentaron un 359% entre 2016 y 2017.

La investigadora resalta que existen indicios científicos que la pornografía tiene un impacto negativo en el cerebro y puede ser resultado de actividades peligrosas, como el abuso de mujeres en manos de traficantes.

Cristianos pueden cambiar esa cultura

La preocupación del Consejo de Investigación de la Familia es por la tendencia de que el porno sea la principal fuente de aprendizaje sobre sexo para jóvenes. Pero ella mantiene el optimismo.

“Nosotros los cristianos, somos la comunidad que puede volverse contra esa marea de pornografía y renovar nuestra cultura sexual. Si usted ha permitido que el porno se haya convertido en parte de su vida, hoy puede ser el comienzo de una nueva vida. Usted puede decidir hoy que va a purificar su corazón y su mente, rehusándose a ver otro segundo de eso”, escribió.

“A medida que un número cada vez mayor de cristianos son liberados del porno y tienen su corazón y mente transformados, más nos convertimos en una comunidad capaz de establecer un patrón en nuestra cultura”.

Finalizó diciendo que “tenemos el poder de determinar si la pornografía tendrá o no espacio en nuestra casa. Si las personas empezaron a negarse a acceder a la pornografía, eso disminuirá la demanda no sólo de pornografía, sino también de tráfico sexual y prostitución “.

[ Fuente: Christian Post ]