Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
nav
Martes 18 de Septiembre de 2018

Iglesia Episcopal debate si debe adoptar género neutro para referirse a Dios

Cambiar a lenguaje neutro en términos de género es la razón más comúnmente mencionada para hacer el cambio, pero muchas partes interesadas en la iglesia quieren otras revisiones.

  • Iglesia    
  • 6 jul 2018   

¿Qué sientes con esta noticia?

EE.UU.- La Iglesia Episcopal tiene, entre sus sacerdotes, algunos defensores del discurso progresista que cuestiona la naturaleza de Dios y el motivo por el cual nos referimos a Él con sustantivos masculinos, como Padre, Rey y Señor, entre otros. El debate, oriundo del movimiento feminista contemporáneo, quiere cambiar el Libro de Oración Común de la denominación, para referirse a Dios como un género neutro.

El Libro de Oración Común es un texto usado en toda congregación episcopal y valorado como un elemento central de la identidad de la denominación.

Ahora, los líderes de la iglesia están discutiendo si el texto debe ser revisado para que el concepto de Dios sea libre de género.

“Mientras que los hombres y Dios están en la misma categoría, nuestro trabajo hacia la equidad no sólo será incompleto. “Yo sinceramente creo que eso no importa en algunos aspectos”, dijo la reverenda Wil Gafney, profesora de Biblia Hebrea en la Brite Divinity School en Texas.

Gafney es un miembro de la comisión que discutió el asunto y recomendó un cambio en el lenguaje de género en el libro de oraciones de la Iglesia Episcopal, y reveló al diario The Washington Post que, cuando predica, a veces cambia las palabras del Libro de Oración Común, incluso si los sacerdotes episcopales no estén formalmente autorizados a hacerlo.

Los cambios, según la reverenda, ocurren en términos como “Rey”, que ella sustituye por “Gobernante”, o “Creador”, por ejemplo. En algunos momentos, su osadía va más allá, y cambia “Él” por “Ella”. En otros, mantiene la tradición, como en el caso del “Padre Nuestro”, la oración enseñada por Jesús. “No voy a opinar con eso”, dijo Gafney.

Sin admitir que el debate está motivado por una demanda social actual, que coloca al hombre en el centro de todo, la reverenda dice que la sugerencia por cambio pretende dar mayor libertad a los reverendos, que como ella, cambian el texto del Libro de Oración Común y, no querer hacerlo burlando reglas.

Para ello, Gafney y sus pares dicen que la Iglesia Episcopal-descendiente de la Iglesia Anglicana, pero separada de la matriz británica, necesita adaptar su teología a un concepto de Dios mayor que el género.

El Comité emitió una resolución pidiendo una gran revisión del Libro de Oración Común, que fue revisado por última vez en 1979. En respuesta, la Iglesia dice que una revisión completa llevaría años, lo que significa que ningún cambio significativo se haría hasta 2030.

Cambiar a lenguaje neutro en términos de género es la razón más comúnmente mencionada para hacer el cambio, pero muchas partes interesadas en la iglesia quieren otras revisiones. Hay defensores para añadir lenguaje sobre el deber de un cristiano de conservar la Tierra; para agregar una ceremonia litúrgica, para celebrar la adopción de un nuevo nombre por un transgénero; para añadir ceremonias de matrimonio entre personas del mismo sexo a la liturgia, ya que la iglesia realiza esos matrimonios desde hace años; y para actualizar el calendario de santos para incluir figuras importantes nombradas como santos después de 1979.

Una resolución alternativa dice que la iglesia no debería actualizar el Libro de Oración Común ahora, y debería pasar los próximos tres años estudiando intensamente el libro existente, que tiene sus raíces en el primer libro de oración anglicano, publicado bajo el mismo título en 1549.

Es lo que el obispo de Chicago Jeffrey Lee defiende. El Libro de Oración Común, según él, “realmente constituye la iglesia episcopal de maneras significativas”. “Nuestra teología es lo que oramos”, añade Lee, miembro del comité que considerará las dos resoluciones y presentará una de ellas -o una propuesta revisada alternativa- a los órganos legislativos mayores de la convención.

Otras denominaciones protestantes, incluyendo la Iglesia Metodista Unida y la Iglesia Evangélica Luterana en América, debatieron de forma semejante el uso del lenguaje de género para Dios, así como el movimiento judío reformista, que actualizó su lenguaje de Dios para términos neutros en términos de género al sustituir su libro de oraciones de 1975 por una nueva edición en 2007.

[ Fuente: Washington Post ]