Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  

NOTICIACRISTIANA.COM.- Lee estuvo preso 15 años en su país, Corea del Norte, tras ser sorprendido por el régimen con una Biblia en su poder. Cumplió su castigo en una prisión correccional laboral.

En prisión, Lee estuvo recluido en régimen de aislamiento después de haber sido torturado e investigado repetidamente por la posesión de la Biblia. “No había luz en la celda, estaba empapada de un olor terrible, como el de un cadáver”, recuerda Lee, informa portal Guiame.

Incluso en esas condiciones, Lee se mantuvo firme, creyendo en Jesús. “Un día estaba recitando Juan 3, 16: ‘Tanto amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, y tenga vida eterna’. Luego grité: ‘Dios, por favor sálvame’.

Lee dice que como resultado del continuo interrogatorio al que fue sometido, se había vuelto muy delgado, dejando solo piel y huesos. “Debido a la desnutrición, mi ano no se contrae y las heces se caen. Los funcionarios de la prisión no querían otro cadáver, así que decidieron dejarme en libertad”.

Luego de ser liberado notó que el mundo que conocía ya no existía. Así que no tuvo más remedio que dejar su tierra natal para volver a China e intentar encontrar un trabajo allí. Pero en ese momento, nadie en China empleaba a inmigrantes ilegales norcoreanos”, explica Lee.

Salvación de Dios

Tras las dificultades para encontrar empleo, Lee conoció a un misionero que lo llevó a casa, donde lo atendieron hasta que Dios le dijo qué hacer. “Mientras leía la Biblia, Dios me dijo: ‘Ve y haz discípulos de todas las naciones, bautízalos en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Siempre estaré contigo”, afirma.

“Ese mismo día fui bautizado en el Espíritu Santo. Confesé mis pecados a Dios y acepté a Jesús como mi Salvador con todo mi corazón”, dije.

“Cree en el Señor Jesús, y tú y tu casa seréis salvos”, esa palabra marcó a Lee, asegurando que, “lo recogí para mí, oré y comencé a profundizar en los versículos de la Biblia”.

El norcoreano dice que Dios dejó en claro que era un siervo de Jesucristo. “Es un sueño que un pecador como yo haya crecido como un siervo de Dios que puede transmitir su Palabra y su amor. Debo confesar que en lo que me he convertido hoy es en la gracia y el amor de Dios”, concluye Lee.


Publicado por: NOTICIACRISTIANA.COM – Agradecemos su fidelidad con nuestro medio de comunicación. Le invitamos a suscribirse al boletín informativo y activar la sección de notificaciones en la portada de nuestra página web.