nav
Sábado 21 de Octubre de 2017

Prueban a viajeros marcados con un chip para mejorar la seguridad y los retrasos

Investigadores británicos han desarrollado un sistema de seguimiento en aeropuertos con el que los servicios de seguridad no perderían la pista a nadie dentro de las terminales.

  • Ciencia y Tecnología    
  • 14 nov 2006   

¿Qué sientes con esta noticia?

Hungría prueba una tecnología que permite seguir e identificar a los viajeros gracias al uso de chips de radiofrecuencia. Investigadores británicos han desarrollado un sistema de seguimiento en aeropuertos con el que los servicios de seguridad no perderían la pista a nadie dentro de las terminales. En el momento de facturar, se facilita a los pasajeros un chip que emite una señal única que le identifica, con lo que se le puede seguir o encontrar en cualquier momento con receptores y cámaras distribuidas por la terminal.

El pequeño aeródromo comercial de Debrecen, situado al este de Hungría, será el campo de pruebas de OPTAG, un proyecto del University College de Londres financiado con fondos europeos que pretende aumentar la seguridad de los aeropuertos y que según el centro de investigación podría revolucionar la eficiencia de éstos. Si el examen es satisfactorio podría empezar a usarse de forma generalizada “en dos años”, según los científicos del centro del University College de Londres que lleva a cabo la investigación.

El sistema obligaría a los pasajeros que se encuentren en el aeropuerto a llevar un dispositivo que emite señales de radiofrecuencia, un chip que se les proporcionaría en el momento de obtener su tarjeta de embarque y que puede ir pegado a ésta o en una pequeña pulsera.

La información que contiene sobre la identidad del portador podría ser leída por receptores que funcionan coordinados con el circuito cerrado de televisión del aeropuerto, por lo que los pasajeros podrían ser localizados en cualquier momento.

El doctor Paul Brennan, uno de los directores del proyecto, explica en la web de la UCL que con la llegada del A380, que llevará entre 600 y 700 pasajeros, se hace muy difícil que todo el mundo llegue a la puerta de embarque a su hora, pero es muy importante evitar los retrasos, pues son muy costosos para las aerolíneas y molestos para el viajero. Con OPTAG si alguien despista su zona de embarque podría ser avisado de forma automática.

El lugar donde se encuentra el pasajero puede ser detectado con una exactitud de un metro, además, los datos que arrojan el video y el chip electrónico pueden ser combinados para brindar un poderoso sistema de vigilancia. Y es que la seguridad es otra clara aplicación que podría darse a esta tecnología, pues tener localizados a todos los viajeros dentro del aeropuerto puede ser de gran ayuda para los servicios de seguridad.

Sin embargo, aún se necesita superar algunos obstáculos como, por ejemplo, encontrar una manera de asegurar que los chips electrónicos de identificación no puedan ser intercambiados entre pasajeros o removidos sin notificación.

La tecnología también podría asistir a los terminales aéreos en la evacuación en caso de incendio, mediante la localización rápida de niños, y la búsqueda de pasajeros que se tardarían en llegar a las vías de escape.

BBC Mundo